De año en año, de canción en canción

Analía Casado Medina • La Habana, Cuba

El espacio A guitarra limpia, creado para la canción de autor, para la guitarra sin envejecer, ha teñido de poesía, de acordes siempre renovados, siempre por descubrir, el patio de las yagrumas del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau: de Teresita Fernández a Silvio Rodríguez; desde aquella tarde de 1998 en que Santiago Feliú afinara guitarra y canción, una y otra vez, toman la escena trovadores, cantautores, músicos, poetas, pintores, amigos… no se descansa, porque no descansan la belleza y el milagro, porque no descansa quien se desvela por aprehenderlos.

Imagen: La Jiribilla

Múltiples, variadísimas, han sido las propuestas preparadas por los centropablianos durante este año para aquellos que disfrutan encontrar en la canción fragmentos de la propia vida, de la propia experiencia. Aún desde antes. Recordemos aquel concierto, Guitarra latinoamericana (septiembre de 2012), del virtuoso argentino Víctor Pellegrini, seguro, preciso e inspirador en su ejecución de “Canción triste”, de C. Fariñas; “Alfonsina y el mar”, de A. Ramírez o de “Alegrías”, de T. Pazmiño. O la presentación de los camagüeyanos Saulo Antonio, Máximo Rolando, Reynaldo Rodríguez y Ebenezer Semé, quienes desde elaborados temas y complejos arreglos mostraron las posibilidades infinitas de la trova; como destacara Yoan Manuel Pico: “En los textos encontramos el lirismo y la fuerza de nuestra más excelsa tradición trovadoresca”.

A guitarra limpia también, aunque no precisamente los últimos sábados de cada mes, llegaron a La Habana, se apoderaron de la Sala Majadahonda para hablar de amores y cotidianidades otras, el cantautor español Rafa Bocero y la cantora peruana Miryam Quiñones. Mientras, noviembre recibió la milonga, la chacarera, la lírica de los argentinos Verónica Condomí y Raúl Carnota.

Con-ciertos nagües compartieron los espectadores para actualizarse sobre la trova que defienden jóvenes cantautores del Oriente del país y continuar el espacio Cuerda joven (23 de noviembre). Ramón David y Frank Martínez, del municipio santiaguero de Contramaestre; Manuel Leandro, de Holguín; Jorge Noel Batista, de Santiago de Cuba y Audis Vargas, de Guantánamo, fueron los protagonistas de esta tarde de descubrimientos, que el poeta y cineasta Víctor Casaus consideró de “crecimiento, auge y consolidación de los lenguajes de la trova, la nueva trova o la canción contemporánea, nombres posibles de una manifestación de la cultura que no se apaga ni se siente abatida, pese a su falta de reconocimiento”.

El sábado 22 de diciembre, el siempre telúrico Santiago Feliú festejó los 14 años de A guitarra limpia —escenario que inauguró en 1998— con el concierto Ay, la vida, a piano y guitarra, jornada de “reencuentro y confirmación de este espacio cultural, sistemático y cambiante, poético e indagador, comprometido y arriesgado, como debieran ser todas las instancias de nuestra vida social, es decir, de nuestras vidas”, según resaltó Casaus.

Imagen: La Jiribilla

Con anterioridad, los argentinos Julia Zenko y Luis Gurevich habían tomado el patio de las yagrumas con “Fogata de amor”, de Víctor Heredia; “Gracias a la vida”, de Violeta Parra; “Barco quieto”, de María Elena Walsh; “Te recuerdo, Amanda”, de Víctor Jara, para dejar en la audiencia la certeza de haber compartido en una inflexión de voz, en un arreglo novedoso, el sabor, los desvelos de una generación.

Abrió el 2013 el trovador Ricardo Gómez Fortes (Richard) con el recital Testimonio (26 de enero), que devino recorrido por algunas de sus más de 200 composiciones. En tanto, las Historias acústicas de Frank Delgado bordaron un A guitarra limpia muy especial (30 de marzo), donde ironía, humor e ingenio dejaron ver al músico heredero de una rica tradición que, sin embargo, no renuncia a la “visión cuestionadora, compleja y crítica que la cultura y la sociedad necesitan”, como subrayara Casaus.

Con un trabajo vocal significativo y una notoria búsqueda de novedad, según escribió la periodista Isis María Allen, dejó su estela de canciones, no queden dudas, a guitarra limpia, la banda Polaroid, con el concierto Cameos de la suerte (27 de abril), durante el cual llamaron la atención la seriedad y dedicación de los talentosos jóvenes liderados por Juan Carlos Suárez.

Algunos de Los líos de Lía, de Trinidad trajeron Liamer Llorente (Lía) y Eusebio Ruiz (Pachy) desde el Dúo Cofradía: con frescura y desenfado se presentaron, Corriendo las cortinas (29 de junio), para hablarnos a través de sus composiciones del respeto por la canción trovadoresca en una Cuba profunda, de lo necesario de poner en las nuevas generaciones el gusto por contar en la canción.

Cierra este recorrido por lo que ha sido A guitarra limpia en el Centro Pablo —que recibió también a la inconfundible Liliana Herrero— la referencia a los últimos encuentros, dedicados en julio al cumpleaños de Sara González, que tuvo como anfitrión al camagüeyano Reynaldo Rodríguez Martínez; en septiembre a los Cinco antiterroristas cubanos, con el joven trovador matancero Rey Montalvo. El justo homenaje a Marta Valdés, merecedora del Premio Pablo en 2011, trajo en octubre al patio de las yagrumas a la prestigiosa compositora, así como a diferentes músicos que se han apropiado de su obra.

Imagen: La Jiribilla

Regresa noviembre y la casi obligatoria premisa que traen consigo los aniversarios: celebrar, rememorar, agradecer. De tal modo, con la cantora argentina Teresa Parodi como pretexto para el festejo de estos 15 años, A guitarra limpia y los centropablianos que en el mundo somos, recordaremos a la imprescindible Teresita Fernández, juglar, nómada y libre, porque “la guitarra es la guitarra sin envejecer”, dijo el poeta, y en Muralla 63 no se descansa por demostrarlo una y otra vez: porque no descansan la belleza y el milagro, porque no descansa quien se desvela por aprehenderlos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato