Viaje a Unión de Reyes

Ulises Rodríguez Febles • La Habana, Cuba

Estorino ha muerto, dicen las noticias; pero me queda la duda. Es solo un viaje más hacia Unión de Reyes, con gentes de diferentes épocas y latitudes, con los que lo quieren. Me entristece no estar con el maestro y amigo, acompañarlo, por estar en Miami para el estreno de mi obra Huevos, por Akuara Teatro, dirigida por Alberto Sarraín. Pero él comprenderá. ¿Verdad, maestro? Estorino escuchó mis primeros textos en su casa de La Habana. Asistió a algunos de mis estrenos e incluso a la lectura de Huevos en el Teatro Nacional de Guiñol, durante las Lecturas de Teatro Cubano.

En el 2005, en la celebración de los Ochenta Estorinos, convocado por Tablas Alarcos y otras instituciones, inauguramos la nueva sede de la Casa de la Memoria Escénica y le pusimos su nombre: Sala Estorino. Disfrutamos rendirle el homenaje que merecía. Allí está su foto. Aparece recostado a la columna de una casa de su pueblo natal, mira al horizonte; quizá busca nuevos personajes, persigue el olor de la tierra, que lo llevan a la infancia, a su  partida hacia La Habana y el mundo. La Casa de la Memoria Escénica fue uno de sus hogares –otro-, a donde siempre volvía, con su sonrisa y agilidad juvenil para sentirse admirado y querido, respetado. Allí presentamos sus libros, se leyeron textos inéditos, se presentaron ponencias sobre su obra. Le permitió estar cerca de la casa de Milanés y del patio que en el Consejo de las Artes Escénicas  nombramos Vagos Rumores.

Sin dudas, Estorino solo camina, acompañado…

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato