Notas al fascismo corriente

Explicando a Obama

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Si algo ha dicho y redicho el presidente Obama hasta el cansancio, ha sido una frase con la que al parecer marcará su mandato: “siento llegar tarde”. Para todo, ya sean conferencias de prensa, apariciones en público y hasta cenas informales –como la que organizó en septiembre el presidente ruso Vladímir Putin–, Obama llega siempre hasta con media hora de retraso.

Quizá esa impuntualidad crónica sea lo que explique el hecho de que durante su primera campaña electoral, Obama haya prometido cerrar antes de cien días el Campo de Concentración y Torturas que su gobierno mantiene en la ilegal base de Guantánamo, y tantos años después no ha dado todavía ni un solo paso en esa dirección.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato