Oscilante y prometedor cine brasileño

Joel del Río • La Habana, Cuba

En los últimos años, los mejores títulos y grandes hallazgos del cine brasileño provienen del documental y de la notable cantidad de jóvenes realizadores con sus primeras películas, que han invadido el panorama audiovisual contemporáneo. Ya se habla, incluso, del Novissimo Cinema Brasileiro que agrupa a noveles distanciados de los núcleos tradicionales de la producción como Río de Janeiro y Sao Paulo, y también interesados en apartarse de las propuestas asentadas por Walter Salles o Fernando Meirelles a través de exitazos internacionales como Estación Central de Brasil o Ciudad de Dios.

Más adelante, hablaremos sobre los muchos jóvenes que están arribando al cine brasileño de acuerdo con la selección que compite en La Habana; pero el primer título que llama la atención en la lidia por los Corales es Memorias cruzadas y lo dirige la experimentada Lucía Murat, quien padeció en primera persona los desmanes cometidos por la dictadura militar y es una de las pocas cineastas brasileñas interesadas en invocar los tangibles y muy olvidados fantasmas de la represión y la tortura.

En su décima película, Memorias cruzadas, con un premio de la prensa en el Festival de Moscú, la Murat mezcla diálogos e imágenes del pasado y el presente para reflexionar sobre lo que significaron aquella época terrible, el silencio posterior, la impunidad de los culpables y la visión actual de aquellos militantes que abogaban por consumar una revolución. En la película hay un grupo de amigos que resistieron a la dictadura y sus hijos van a padecer un conflicto entre lo cotidiano y el pasado, en este drama sobre utopías derrotadas y construcción de un mito.

A la violencia del presente se remite Edén, de Bruno Safadi, que se ambienta en el Rio de Janeiro de hoy mismo, y presenta a una mujer de 30 años, con ocho meses de gestación, cuyo esposo es asesinado sin móviles aparentes. Ella se salva de milagro, y por la intercesión de un pastor evangélico de la iglesia llamada Edén, que le da título a la película. A partir de ese momento, el filme recurre con frecuencia al thriller, y al melodrama para potenciar el conflicto entre sexo y religión, violencia y perdón, culpa e hipocresía, pues el carismático ministro de la iglesia seduce y manipula a la mujer, pero al mismo tiempo la convierte en embajadora de sus prédicas sobre los valores familiares, el perdón y la otra mejilla.

Interpretada notablemente por Leandra Leal, quien ganó el premio a la mejor actriz en el Festival de Río, Edén está contada de manera no lineal, sin que llegue a la extrema fragmentación y madeja cronológica de Memorias cruzadas. Edén es una película que subraya la visualidad a través de imágenes hermosamente compuestas y, a veces, recurre a retrospectivas muy elocuentes que explican el comportamiento de los personajes, sin una sola línea de texto y con un conveniente aire surrealista.

La misma actriz, Leandra Leal, y el thriller como género ocupan también El lobo detrás de la puerta, que compite en el segmento de ópera prima, donde este año figuran tres largometrajes de ficción brasileños. Fernando Coimbra es uno de los muchos jóvenes que recién llegaron al cine brasileño para intentar sostener el éxito y la calidad de hace diez o años. O Lobo atrás da Porta es algo así como un thriller harapiento, vinculado con el realismo sucio —y ambientado en los suburbios no afavelados de Río de Janeiro— que alude metafóricamente a la violencia agazapada detrás de la vida cotidiana de cualquier hogar o familia común, normal.

El presupuesto anecdótico inicial incluye a Sylvia espantada al darse cuenta de que su hija de seis años abandonó la escuela llevada por una mujer que ella desconoce; se despliega una historia terrible, con visos de Atracción fatal pero mucho, mucho más convincente y menos moralista. En la estación de policía Sylvia y su esposo Bernardo son interrogados acuciosamente, hasta que él confiesa tener idea de quién secuestró la niña. La amante de Bernardo, una mujer en apariencia nada peligrosa, se llevó a la criatura de la escuela con el pretexto de que a la madre le era imposible ir a buscarla. La mujer es llamada a la estación de policía y, a partir de ese momento, asistimos a una larga retrospectiva que muestra el crimen escalofriante, la venganza aterradora de la amante despechada.

Los otros tres filmes brasileños que compiten por ópera prima, y que es probable monopolicen algunos de los premios principales en este segmento, se titulan Tatuaje, Menor de edad, y Estación Libertad, y los dirigen respectivamente Hilton Lacerda,  Caru Alves de Souza y Caito Ortiz. De los tres, es Tatuaje quien viene avalado con la leyenda de “el filme brasileño más premiado del año”. Su acción ocurre en la ciudad de Recife, en 1978, y se concentra en relatar la inusitada historia de amor entre un recluta del ejército brasileño y el líder de un grupo teatral subversivo en plena dictadura militar: Clecio Wanderley comanda la troupe de tranformistas Chão de Estrelas, cuya vida bohemia y cuestionadora seduce al joven recluta. Los shows provocan la ira de las autoridades por la desnudez recurrente y la mofa de las instituciones oficiales, y por supuesto se ponen en crisis las lealtades y autenticidad de ambos amantes.

La directora Caru Alves de Souza apuesta por incrementar el debate sobre la disminución de la edad penal, abierto en Brasil a raíz de una serie de asesinatos atribuidos a menores, con su primer largometraje Menor de edad, que habla sobre una abogada recién licenciada que trabaja como defensora de niños y adolescentes en la ciudad de Santos, y al tiempo, se encarga de cuidar a su hermano menor, Caio, también adolescente, al que adora. La relación será puesta a prueba cuando sea Caio quien tenga que comparecer ante el tribunal acusado de un delito grave. Menor de edad se ubica en la corriente naturalista y filodocumental del cine paulistano, que muchas veces presta atención a temas conflictivos de la contemporaneidad como la violencia y la exclusión social. De esta corriente provino una directora tan influyente como Tata Amaral, también consagrada en el Festival de La Habana a través de filmes como Un cielo de estrellas (1996).

Y hablando de antecedentes, es difícil encontrar filmes que se acerquen a las experiencias de la nutrida comunidad de japoneses y sus descendientes, que viven en Brasil, más allá de la memorable Gaijín, camino de libertad, en 1980, de Tisuka Yamasaki. Caito Ortiz aborda la historia de Mario Kubo, un antihéroe que sufre una crisis existencial sobre el fondo del barrio Libertad y la estación de metro que se nombra de igual manera, también en São Paulo. Según el director, este es un filme que “habla sobre identidad, sobre una búsqueda personal, y sobre una crisis de melancolía, porque la madurez pasa por el proceso de la incomodidad que nos provoca nuestra propia piel, en un entorno caótico”.

Fuera de concurso, se exhibe Flores Raras, de Bruno Barreto, el consagrado de Doña Flor y sus dos maridos. También titulada Reaching for the moon, y protagonizada por la popular Gloria Pires, la película habla sobre la relación que mantuvieron durante 15 años la estadounidense Elizabeth Bishop, Premio Pulitzer de poesía en 1956, y la arquitecta brasileña Lota de Macedo Soares. Barreto intentó trazar un retrato emotivo de una relación de amor que unió a las dos artistas, ambas tan profundamente comprometidas con sus trabajos y respectivas carreras que este será, precisamente, el obstáculo que impida la continuación de una historia de amor vivida a lo largo de 15 años.

Aunque no siempre acceda al Oscar, la Palma de Oro o el León de Venecia, el cine brasileño sostiene un fuerte diálogo con la cultura y la historia nacionales, y se mantiene como interlocutor de las famosas telenovelas dentro de índices de complejidad y franqueza mucho mayores.

Comentarios

Me gusta mucho el cine brasileño, en especial el cine de los años setenta. Hace poco me enteré de que se estrenará una serie que retrata la situación del cine en Brasil en esos años, valdría la pena verla, en http://www.hbomax.tv/magnifica-70 pueden saber todos los detalles sobre esta producción, se ve muy interesante.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato