Cine y realidad

Mientras los seguidores de Rápido y furioso se preguntan cómo continuará la serie luego de que uno de sus personajes principales, el actor Paul Walker, falleciera en un lamentable accidente sobre cuatro ruedas, la foto que muestra cómo quedó el auto donde viajaba abre vías a unas cuantas conjeturas.

Imagen: La Jiribilla

El Porsche era conducido por Roger Rodas, amigo y asesor financiero del actor, y también corredor de autos. Se estrelló contra un poste del alumbrado público y se incendió en un barrio de Los Ángeles. En el mismo lugar había un cartel indicando que la velocidad máxima permitida era de 72 kilómetros, pero no se necesitan peritos para suponer que tal disposición fue incumplida.

Desde su irrupción en la pantalla, Rápido y furioso se ganó la aceptación de un público joven, ávido de emociones fuertes, en este caso relacionadas con las carreras fuera de la ley y las velocidades extremas. El éxito de taquilla del primer filme hizo que vinieran otros y en la actualidad se filmaba la séptima entrega.

Aquella primera película se realizó durante una huelga de guionistas de Hollywood, lo que quizá justifique su deficiente guion. Luego sí hubo guionistas, pero las tramas siguieron siendo el mismo mejunje de adrenalina motorizada, rivalidades entre pandillas, amores contrariados, desbordes sentimentales con carencia de dramaturgia y siempre, el triunfo de los protagonistas al timón.

Se sabe que la taquilla internacional la rige una audiencia joven (entre 14 y 22 años) y las fórmulas de Rápido y furioso prendieron en ese público, principalmente luego de que se agregaran a las nuevas entregas personajes de diversas nacionalidades y las historias se rodaran en diferentes países, con conflictos agregados de última hora, como el terrorismo internacional.

Una aceptación de la velocidad espeluznante que trascendió la ficción de los cines para convertirse en una realidad callejera, donde ya suman cientos las víctimas que en diversos países trataron de emular en la vida misma lo que habían visto en la pantalla.

En el año 2009, el periódico La Jornada, de México, entrevistó a los actores de Rápido y furioso, de visita en ese país con motivo de la presentación de la tercera película. En México se habían puesto de moda los “arrancones” (carreras ilegales como las que aparecían en los filmes) y el periodista le preguntó al actor Vin Diesel qué pensaba “de la influencia de esta serie en los jóvenes que hacen arrancones de autos”. La respuesta fue: “Les diría que manejen con cuidado, que esta es una película para entretener, no un modelo a seguir. Esta cinta es un escape que involucra a quienes les gusta manejar”.

Paul Walker, el actor ahora fallecido, declaró que Rápido y furioso servía como escape a las personas atrapadas en la crisis financiera internacional y que se debían arreciar las leyes para evitar que esas carreras tuvieran lugar.

Pero la influencia continuó y el negocio de la rentabilidad cinematográfica se hizo mayor aún cuando la industria automotriz descubrió que los carros que aparecían en Rápido y furioso eran los que mayor demanda tenían en el mercado.

Negocio rotundo: si una marca determinada de autos quería aparecer en pantalla, debía pagar por convertirse en estrella.

Un día después de la muerte de Paul Walker, los ejecutivos del estudio se reunieron para analizar cómo enfrentaban el hecho de que un héroe cinematográfico de la velocidad hubiera perdido la vida precisamente a causa de la velocidad. Los más de 2 mil millones de dólares recaudados hasta ahora por las seis cintas de Rápido y furioso son un argumento demasiado convincente como para renunciar a la serie.

La séptima parte estaba bastante avanzada y se esperaba estrenarla en junio del próximo año. Ahora, según la casa productora, habrá que readaptar el guion teniendo en cuenta que una de las estrellas no podrá completar el rodaje.

El difunto Paul Walker podrá ser visto entonces en ese estreno concebido para el 2015, y lo más probable es que el nuevo guion lo haga morir en la pantalla, aunque no necesariamente a causa de un accidente de alta velocidad.

Fuente: Periódico Granma

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato