Centenario de la damisela encantadora

Miércoles, 4 de Diciembre y 2013 (10:19 am)

La Asociación de Músicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), realizará este jueves 5, a las 5:00 p.m., la gala Oda de amor a Esther Borja, homenaje a la gran dama de la canción cubana en su centenario, en la sala Rubén Martínez Villena.

Para la ocasión se proyectará el documental Rapsodia de Cuba, se inaugurará una exposición de fotos de la intérprete de “Damisela encantadora” y se escucharan en su voz sus canciones de siempre.

El poeta y etnólogo Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, dirigirá un panel testimonial, integrado además por los maestros Guido López-Gavilán y Luis Carbonell. También el Ballet Nacional de Cuba, en la noche del jueves, se unirá a este reconocimiento en el teatro Mella, con un programa de concierto que incluirá el estreno mundial de A la luz de tus canciones, coreografía de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, creada especialmente para la ocasión, sobre la base de cinco interpretaciones vocales de la máxima intérprete de la canción lírica cubana, en grabaciones históricas recuperadas con este fin. Los compositores seleccionados son: Ernesto Lecuona, Orlando de la Rosa y Adolfo Guzmán, además de las presentaciones de “En las sombras de un vals”, “Tarde en la siesta”, “Al fin amor” y “Damisela encantadora”.

Esther Borja nació en La Habana el 5 de diciembre de 1913. A los 16 años se inició dentro del canto en Santiago de las Vegas, pero no fue hasta el año 1935, cuando ya había conocido a la pianista y compositora Ernestina Lecuona, con la cual montó su primer recital, y más tarde a su hermano Ernesto, que hace su verdadero debut profesional actuando en infinidad de veladas musicales. Estudió magisterio, música y piano, graduándose en 1932 en la Escuela de Música del Centro Gallego de La Habana.

Estudió canto con Juan Manuel Elósegui y, en 1942, en Perú con Rubén Lepchutz, así como baile con Dania D´Esko. Ya muy vinculada a Lecuona, su fama comienza en 1935 como parte del elenco de la opereta Lola Cruz (Lecuona y Sánchez Galarraga) cantando exitosamente el vals “Damisela encantadora”, escrito especialmente para ella por el maestro Lecuona.

En 1936 en unión de Ernestina Lecuona, su hermano e Ignacio Villa Bola de Nieve viaja a Argentina y, triunfalmente, desde ese país a Chile, Perú, Uruguay y Brasil, presentándose en los mejores teatros y en la radio.

En la ciudad de Buenos Aires, además de las presentaciones en teatros y en emisoras radiales como Radio El Mundo, Radio Argentina y radio Tucumán, filmó junto a Lecuona y Bola de Nieve la película Adiós a Buenos Aires y alternó con prestigiosos artistas de la época como Alfredo de Pera, Tita Merello, Tito Lusiardo, Rosita Moreno y Libertad Lamarque.

En 1943, junto a Lecuona, Esther Borja actuó en los EE.UU. en el Spleinway Hall, de Nueva York, donde fue escuchada y contratada por el prestigioso compositor de operetas Sigmund Rombers, lo que propició su actuación, con su gran orquesta, en el Carnegie Hall con un triunfo absoluto. Tal éxito hizo que siguiera vinculada al afamado músico, con quien actuó, entre los años 1943 al 1948, con gran éxito en cuarenta y cuatro estados norteamericanos.

La televisión fue fundada en Cuba en 1950 y, un año más tarde, Esther Borja comienza a cantar en este nuevo medio de comunicación en distintos espacios como Show del Pueblo, Noche de Ambar Motor y Parece que fue ayer, entre otros, junto a Ernesto Lecuona, el tenor Miguel Ángel Ortiz, el pianista y director de orquesta Armando Orefiche, el compositor Frank Domínguez, entre otros.

En el año 1961 Esther Borja funda el reconocido y necesario programa de televisión Álbum de Cuba, el cual estuvo en el aire durante 23 años presentando a figuras consagradas y artistas jóvenes cultivadores de lo mejor de nuestra música cubana.

En su centenario, Esther es y seguirá siendo baluarte e identidad de nuestra cultura, y en su voz palpita siempre la nación cubana.

Fuente: Periódico Juventud Rebelde

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato