ICOM: Puntos de partida

Elena Nápoles • La Habana, Cuba

Durante los días 27, 28 y 29 de noviembre, 250 estudiosos de la comunicación y la información de 9 países se dieron cita en La Habana para abordar temas centrales sobre nuestros campos académico y profesional, a propósito del VII Encuentro Internacional ICOM 2013.

Imagen: La Jiribilla

Cuatro conferencias magistrales sintetizaron preocupaciones claves para estudiantes, profesores e investigadores de la comunicación y la información. A saber, los aportes del pensamiento latinoamericano en la conformación de una teoría crítica de la comunicación desde el sur, que nutra políticas y estrategias comunicacionales verdaderamente emancipatorias; la pertinencia de fundar una biblioteca digital nacional en Cuba, que trascienda el rol de repositorio cultural para convertirse en un proyecto ético político capaz de acompañar a nuevas generaciones de cubanos y cubanas en el empeño de ser un país mejor;  los usos dignificadores de las tecnologías de la información y la comunicación, y, por último, el lugar de la formación, la investigación y la actuación profesional en la conformación de un campo académico todavía en debate.

Dieciséis comisiones acogieron las reflexiones contenidas en 134 ponencias, referidas mayoritariamente a estrategias contemporáneas de democratización del conocimiento y comunicación de la ciencia; las claves históricas necesarias para comprender muchas de nuestras prácticas culturales actuales; discusiones en torno a las relaciones entre medios, periodismo, poder y política en nuestro continente; estrategias hipermediales de construcción de ciudadanía, identidad y cultura; rutas metodológicas para el acercamiento a problemas asociados con el funcionamiento de la información y la comunicación en instituciones públicas; tendencias de los discursos mediáticos, así como experiencias de educación y alfabetización infocomunicacional, conflictos éticos y responsabilidad social de nuestros profesionales, entre otros.

Uno de los principales temas de debate, las políticas de formación e investigación en Ciencias de la Comunicación y la Información, permitió el  análisis comparativo de planes de estudio de nuestras carreras, de las coordenadas metodológicas más  recurrentes en las investigaciones sobre nuestro campo académico, así como de los vínculos entre academia, sociedad y mundo laboral. Los trabajos pusieron sobre el tapete las ricas, aunque desiguales, trayectorias teórico-metodológicas que hemos asumido en esas aproximaciones, así como los vacíos de investigación y formación que todavía exhiben nuestros currículos. Si algo revelaron las experiencias compartidas, es que, amén de todo lo logrado, todavía nos falta avanzar un enorme camino en la formación de profesionales potenciadores de prácticas sociales y mediáticas emancipadoras, un foco de atención que deberá concentrar buena parte de nuestros esfuerzos los próximos años.

Estas sesiones acogieron además un grupo de actividades colaterales, entre las que se destacaron cursos especializados, visitas a lugares de interés como la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, un encuentro estudiantil que permitió el diálogo entre futuros profesionales de la información y la comunicación, entre otras acciones.

Imagen: La Jiribilla

Según palabas del decano de la Facultad de Comunicación, Raúl Garcés, esta edición de ICOM constituyó un punto de llegada, pero también un magnífico punto de partida para empeños más ambiciosos.
 

ICOM fue además el espacio en que la academia cubana rindió tributo a un autor imprescindible en la formación de veinte graduaciones de comunicadores y periodistas en Cuba, el Dr. Manuel Martín Serrano, a quien se le otorgó el título de Profesor Invitado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana y se le reiteró todo nuestro aprecio y todo nuestro agradecimiento.

En medio de la amplia diversidad de criterios y experiencias compartidos en las sesiones de ICOM 2013, pueden advertirse algunos puntos de contacto:

Por una parte, la apuesta por investigaciones y actividades de extensión universitaria que reúnan a profesores y estudiantes en un proyecto común, sustentado en la premisa del aprender haciendo. Los participantes más atentos habrán advertido que muchas de las ponencias de este Encuentro Internacional recogen los resultados de experiencias de esta naturaleza, es decir, portadoras de una visión  profunda y horizontal de la construcción del conocimiento, que mucho beneficia a nuestro campo.

Por otra parte, se observa una fuerte preocupación por las estrategias de introducción de resultados de las investigaciones presentadas, particularmente aquellas que abordan al sistema comunicativo cubano en la encrucijada del proceso de actualización de la política económica y social de la Revolución, lo que demuestra la voluntad de los académicos cubanos de ser actores del cambio en el plano de la comunicación y la cultura.

Por último, destaca el reclamo, unánime, de avanzar en proyectos de articulación de nuestras universidades más allá de eventos y reuniones. En muchos casos, estudiantes y profesores coincidieron en la necesidad de crear nuevas redes de intercambio académico, que permitan la movilidad de profesores y estudiantes para la investigación de nuestras realidades latinoamericanas y para la formación colaborativa de pregrado y postgrado.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato