Álvaro Torres en Cuba, maneras de agradecer

Sheyla Valladares • La Habana, Cuba
Fotos: Yander Zamora
Miércoles, 11 de Diciembre y 2013 (11:57 am)

El cantante y compositor Álvaro Torres nunca ha olvidado una costumbre que se mantiene entre la gente de su tierra, El Salvador: irse de romería para agradecerle a San Esquipulas por los bienes recibidos. Y aunque hace muchos años –aproximadamente 36- que salió del país en el que nació, agradecer es un gesto que renueva cada vez que la vida le da la oportunidad. Por eso está en Cuba – su romería particular-, para retribuir todo el cariño con el que aquí hemos acogido sus canciones por más de dos décadas.

Imagen: La Jiribilla
El cantautor salvadoreño ofreció una conferencia de prensa a su llegada a Cuba

“He venido no a pagar sino a agradecerles de todo corazón ese favor, ese bien tan grande que ustedes me han dado a través de las décadas, apoyando mi música, amando mi música, haciendo suyas mis letras, mis melodías. Así que para mí esto significa algo único, maravilloso y solo podré agradecérselos, si me dan la oportunidad de cantarles”.

El viernes 13 y el sábado 14 de diciembre son los días escogidos, para que desde el escenario del Teatro Lázaro Peña, el artista salvadoreño pueda cumplir un anhelo largamente acariciado desde el momento en que constató cuánto habían calado sus canciones entre los cubanos. Porque en principio no lo creía y fue caminando por las calles, conversando con la gente –en el inicio de sus viajes a Cuba- cuando supo que su música formaba parte de la variopinta banda sonora que por estos lugares se escucha.

“Yo había venido un par de meses con el ánimo de establecer si era verdad que yo era tan grande en Cuba, si mis canciones eran tan amadas. Yo no lo podía creer. Cuando vine la primera pude darme cuenta de que era verdad, que humildemente soy parte de la historia de cada cubano a través de mi música”.

Aunque le gustaría recorrer de una punta a la otra la isla, cargado de sus canciones, considera que esta oportunidad es inigualable. En el Lázaro Peña le estarán acompañando los integrantes de su banda, compuesta en su mayoría por músicos cubanos, quienes durante seis años y según sus palabras “le han aportado mucha estabilidad en el escenario, mucha serenidad, mucha confianza”; y por destacadas figuras de la Orquesta Sinfónica Nacional dirigidos por el maestro Enrique Pérez Mesa.

“La sinfónica es un lujo, es un agasajo, después de esto qué más puedo pedir. Son los 28 atriles principales de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, es un privilegio que, de verdad, nunca soñé, pero qué rico que se me haya otorgado, qué maravilla. Estoy emocionado por eso. Espero poder desempeñarlo a todo lo que da y poder disfrutar del trabajo de todos los maestros”.

Sobre lo que acontecerá esas dos noches confesó que será “un repaso de todas estas canciones que ustedes conocen, que ustedes me han devuelto a mí, en un cuadro único de afecto, de reconocimiento, de amor, que es lo que más importancia le ha dado a todas estas canciones”.

Imagen: La Jiribilla
Las presentaciones del artista han sido organizadas por el Ministerio de Cultura y el Instituto Cubano de la Música

Álvaro Torres interpretará sus temas románticos, un género que no abandona a pesar de los vaivenes del mercado y la posible veleidad de las audiencias, acrecentada ante la irrupción en el panorama musical de géneros y maneras de hacer tan diversos. Ante dicho entorno arriesga una declaración de principios:

“Esencialmente soy un cantautor romántico. Para mí el género femenino, la pareja, las acciones bellas entre los seres humanos son las que me inspiran. He grabado algunas cositas rítmicas, salsa, merengue, rumba, más recientemente una fusión de ballenato, merengue, un poquito más urbano, con la intención de acercarme a las nuevas generaciones. No es definitivo, es un paso que hay que dar. Me quedo con lo mío que es la música romántica, la música de pareja, la música de entrega, música de promesa, a vivir una vida juntos, a entregar lo mejor de uno a la otra persona. Ese es el tipo de música que me encanta y creo que nací para escribirla”.

Su presencia entre los cubanos –cuya ascendencia musical reconoce en los nombres de Benny Moré, Vicentico Valdés, Celia Cruz y Francisco Céspedes, entre los más jóvenes creadores- también obedece al nuevo impulso que toman las relaciones entre Cuba y El Salvador, de las que el intercambio cultural es un pilar importante.

Por eso espera regresar a la isla, para seguir intentando “devolver parte del tributo que me han brindado durante décadas sin tener idea de cómo era mi rostro. Aún así han rendido tributo a las canciones que yo he escrito. Entonces, para mí sería lo más grande que pudiera ocurrirme en la vida profesional”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato