Eduardo Ponjuán sale de su “anonimato” para hacerse del Premio Nacional

No respondió a las llamadas, mensajes de texto, ni correos de felicitación por ser acreedor del Premio Nacional de Artes Plásticas 2013. Solo ofreció una entrevista para la televisión en la que condicionó que su rostro no fuese grabado. Parecería excéntrico o mal educado, pero no es así, Eduardo Ponjuán es tan sincero en su poética como en la vida, y se reserva el derecho al "anonimato" en los medios, cuando no lo hace en el mundo del arte.

Imagen: La Jiribilla

Por ello, un prestigioso jurado presidido por Ever Fonseca (acreedor de la distinción el pasado año) reconoció a este pinareño de La Coloma por sus más de 30 exposiciones personales y colectivas, importantes lauros, y por el riesgo de una poética sincera y descarnada desde los 80 del pasado siglo.

Venciendo su propia timidez y parquedad, como admitiría en su "discurso", Ponjuán llegó este viernes al edificio de Arte Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes para recibir su Premio, en presencia del ministro de Cultura, Rafael Bernal, y el presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, Rubén del Valle.

La crítica de arte Lilian Yánez, en sus palabras de elogio, catalogó como muy merecido este premio que justiprecia la obra del pintor, dibujante y escultor, quien ha asumido como ideal la comprensión del hombre y sus destinos. "Ponjuán es un artista genuino, fiel ejemplo de la autenticidad en el arte, pues es de esas personas genuinas que hacen del humor y la ironía una forma cotidiana de expresión".

Considerado entre las figuras más sobresalientes del arte contemporáneo en el archipiélago, Ponjuán agradeció la presencia en la sala de familiares, amigos y maestros, momento que escogió para dedicar el Premio a sus mentores Pedro Pablo Oliva y Antonio Vidal.

Como parte del Acta del jurado se reconoce la influencia del destacado artista sobre las nuevas generaciones, a través de una intensa labor pedagógica, en tal sentido Ponjuán precisó que le resulta más fácil lidiar con los alumnos en el aula, que con el público, pues es mucho más íntimo el diálogo en ese entorno.

El Premio Nacional de Artes Plásticas, instituido en 1994, consiste en un diploma, premio metálico y el derecho a una exposición personal en el Museo Nacional de Bellas Artes en el 2014, y con él se distingue la producción de un creador vivo y residente en Cuba, con un valioso aporte al desarrollo de las artes visuales, y su proyección nacional e internacional.

(Tomado de Granma)

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato