Hay un grupo que dice: el Centro Pablo de Festival

Analía Casado Medina • La Habana, Cuba

Una vez más convocan tiempos otros, voces de otras épocas, voces de siempre… La realizadora Lourdes Prieto presenta durante una conferencia de prensa organizada por el 35 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, junto a su equipo –porque, como se sabe, el cine es un empeño que se debe a muchas personas absortas en un proyecto común, en un común desvelo–, el documental Hay un grupo que dice, que cuenta la historia del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC.

Imagen: La Jiribilla

Como un sueño acariciado por largos años, postergado por diferentes entregas, calificó este material su directora, quien resaltó la labor y los cuidados del conjunto de especialistas que la apoyaron en la concepción de este filme, en el cual se percibe la acuciosa investigación desarrollada por la creadora, su interés por acopiar testimonios reveladores, personalísimos, irreverentes.

Para Raúl Rodríguez, a cargo de la dirección de fotografía de esta obra que dejará clausurado el Festival de La Habana, el documental se encuentra en desventaja frente a otros géneros audiovisuales: es frecuente que las televisoras se nieguen a incluir en sus programaciones este tipo de propuestas inquisitivas o que sus cultivadores tengan que explicar las razones de su interés por dedicar sus esfuerzos a un filme de este tipo, señaló el fotógrafo.

Imagen: La Jiribilla

Por su parte, Víctor Casaus, director del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, institución que produjo esta película junto al ICAIC, habló sobre la importancia, la urgencia, de observar y analizar desde la complejidad nuestro contexto, nuestra cotidianidad. En este sentido, el poeta y cineasta llamó la atención en torno a la figura de Alfredo Guevara, a su imprescindible labor, desbordante de lucidez y coraje, junto a Haydée Santamaría, en el rescate de esos jóvenes con infinitos deseos de crear que conformarían el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC.

Sin embargo, el autor de Girón en la memoria puntualizó que la recordación necesaria debiera siempre hacerse desde eso a lo que Alfredo Guevara convocó y convoca con fervor desde sus múltiples acciones, libros y artículos: la complejidad, el riesgo, la defensas de la cultura viva.

El Centro Pablo continuó la jornada de sábado en el 35 Festival con la entrega del Premio Memoria al documental Quebranto del realizador Roberto Fiesco, de México, por la impecable realización en el empeño de dignificar la condición humana de un sujeto transgénero, según puede leerse en el acta del jurado compuesto por María Santucho, Raúl Rodríguez, Ernesto Pérez Zambrano y Marcel Beltrán.

Imagen: La Jiribilla

Además, los especialistas otorgaron una mención especial al documental Los días con él (Os días com ele), de la realizadora brasileña María Clara Escobar, que muestra con honestidad y coherencia entre forma y contenido una relectura profunda del pasado reciente de esa nación sudamericana y de las decisiones tomadas por sus protagonistas en cada circunstancia.

Para Ernesto Pérez Zambrano es de destacar la pluralidad de estéticas, miradas, asuntos que pudo observarse en el Festival. En algunos casos se percibe, a diferencia de periodos anteriores de la evolución del género, que el punto de vista sobre determinados temas se ha vuelto más personal, más autorreferencial, apunta el cineasta, para quien ha habido una gran irrupción de realizadoras, no solo en la dirección, sino en otras especialidades como la dirección de fotografía, el sonido, los guiones.

Sobre las peculiaridades del Premio Memoria, Pérez Zambrano consideró que cada vez es más difícil encasillar el término memoria o determinar una temática específica a evaluar: “tenemos que ver el tópico desde una perspectiva desprejuiciada, no como el recuento del pasado, sino como un proceso complejo, en construcción”, acotó.

En esta cuerda, Marcel Beltrán, señaló que “tomamos los términos memoria y cultura desde un perspectiva amplia, desde la experiencia humana, desde el vivir, que es también historia”. El proceso de selección fue lindo, relató el director del documental Digna Guerra, “porque estuvimos juntos en muchas proyecciones e intercambiábamos opiniones al final de cada exhibición”.

Por su parte, Raúl Rodríguez manifestó que Quebrantos resulta un documental “extraordinario, fabuloso”. En tanto, Los días con él es insólito, rompe los esquemas del cine documental, por la manera tan especial en que se utilizan la luz y los encuadres. Para la entrega de este galardón “nos apoyamos, sobre todo, en las formas en que se ve reflejado el ser humano, en el incalculable valor de los testimonios que los realizadores han podido recoger en estos materiales”, subrayó.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato