Chico siempre está presente

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Desde que reencontró el camino de casa —porque esta de aquí también es suya—, Arturo O’ Farrill no ha dejado de volver, como ahora que se desarrolla la vigésimo novena edición del Festival Internacional Jazz Plaza.

Hablamos de un notable pianista, compositor y director de orquesta que se considera a sí mismo “producto del cruce de muchas culturas, pero con las raíces latinas bien establecidas”. Nació en México, creció y estudió en EE.UU.  pertenece a la escena del jazz latino neoyorquino, uno de los centros de mayor influencia internacional en el desarrollo y promoción de esa tendencia. Su enfoque integral de la música lo ha llevado no solo a cultivar el jazz y alternar con figuras de la dimensión de Dizzy Gillespie, Steve Turre y Wynton Marsalis, sino también a colaborar con Harry Belafonte y grupos de salsa y hip hop.

Pero por encima de todo tiene muy claro ser el legatario de la herencia de su padre, el genial Arturo O’ Farrill, Chico, músico cubano que aportó enormes contribuciones al perfil de lo que se ha dado en llamar jazz afrocubano.

Chico nació en La Habana en 1921, en el seno de una familia irlandesa con suficientes recursos como para enviar al adolescente a formarse en una academia militar en Georgia, donde aprendió a tocar trompeta. Pero sin darse cuenta, o mejor dicho, con la sensibilidad abierta a las experiencias sonoras de su tierra, fue formándose una personalidad artística que no tardaría en aflorar.

De vuelta a Cuba a mediados de los 40 decidió que lo suyo era dedicarse a tiempo completo a la música y como venía de EE.UU., al jazz. Dato curioso; antes de que se pusiera de moda el bebop, ya Chico reunía a un grupo de amigos a mediados de los años 40 en La Habana bajo el nombre Los Beboppers.

En 1947 se estableció en Nueva York. Con Gil Fuller aprendió los secretos de la orquestación y adquirió un oficio que lo clasificó entre los mejores de su especialidad en las décadas subsiguientes.

El más acucioso e integral estudioso de la historia del jazz entre  nosotros, el maestro Leonardo Acosta, recuerda uno de los hechos que cambió la vida de Chico:

Cuando Benny Goodman decidió sumarse a la corriente del bop, contrató solistas como Doug Metrone (trompeta), Wardell Gray (saxo tenor), Buddy Greco (piano), y Sonny Igoe (batería), pero le hacía falta un arreglista que escribiera el nuevo repertorio y convocó a una especie de oposición en una sala teatro donde la banda interpretaría los arreglos enviados. Luego de desechar varios arreglos apenas en los primeros compases, interpretó Undercurrent Blues de arriba abajo y tomó la decisión de contratar a Chico O’ Farrill.

Poco después, en 1950, Chico se consagraría como autor al escribir la Afrocuban Jazz Suite, grabada por parte de los músicos de la banda de Machito (el maraquero cubano que lideró, apoyado por Mario Bauzá, una de las agrupaciones imprescindibles del jazz afrocubano), Charlie Parker, Flip Phillips y Buddy Rich.  A esa obra, avalada por la labor del notable productor Norman Granz, seguirían otras de la talla de la Second Afrocuban Jazz Suite; la suite Manteca, para Dizzy Gillespie, hasta la que escribió en 1992 para Wynton Marsalis con el título Trumpet Fantasy.

A lo largo de los 50, Chico no dejó de vincularse con Cuba. Grabó aquí uno de sus discos más explosivos, Chico’s cha cha cha y aportó arreglos al cuarteto Las D’ Aida y Bola de Nieve.

Sobre la permanente relación del músico con su país de origen, Leonardo Acosta acotó:

Aparte de los LP’s hechos bajo su nombre en EE.UU., durante los años 50 se escucharon arreglos de O’ Farrill, algunos  nuevos y otros de la década anterior pero muy avanzados, en Tropicana, ejecutados por la banda de Armando Romeu, con quien Chico siempre se mantuvo en contacto.

Estoy seguro que pocos saben que en los años 80, cuando el exbeatle Ringo Starr quiso ponerse al día con la interpretación de famosos covers, acudió a Chico para que orquestara Night and Day.

Su hijo Arturo honra su memoria con su filiación al jazz latino y la incorporación al repertorio de la banda que dirige de obras de su padre.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato