10 Años de Arte en Casa

Embellecer la vida de la gente

Roberto Chile • La Habana, Cuba

Yaser Cardosa, gerente general de Comercial Lauros, división importadora de ARTEX, explica sobre el surgimiento -no sin contratiempos- del proyecto Arte en Casa y las nuevas tendencias que lo conforman. Tras diez años de fecundo quehacer, en el presente el proyecto abarca una amplia gama de productos con creaciones de pintores cubanos de diferentes generaciones y estilos. El camino recorrido no ha sido fácil, pero la vida se impuso y ahí, palpable, está la obra: ventana abierta al arte de la Isla.

Imagen: La Jiribilla

¿Cómo surge Arte en Casa?

Arte en Casa nació en el año 2003. Su antecedente fue la línea de confecciones, también nuestra,  Natural Cuba, la cual surgió dos años antes inspirada en el propio concepto: reproducir el arte cubano contemporáneo en las confecciones juveniles.  Arte en Casa, sin embargo, desde sus inicios cobró una visión más abarcadora, pues su espectro se amplió al llevar la obra de nuestros artistas a una gama mucho más amplia de productos, en este caso utilitarios y decorativos, en un espectro antes inimaginable. Así aparecieron platos, abanicos, rompecabezas, y algunos otros productos estampados con las creaciones de afamados pintores cubanos de diversas generaciones.  Surgió así Arte en Casa, suerte de ventana abierta al arte cubano.

¿Pudieras abundar sobre los inicios y desarrollo ulterior del proyecto?

El inicio fue complejo, lleno de obstáculos y dificultades. Por una parte, porque ni siquiera nuestra propia institución estaba convencida del alcance y posibilidades del proyecto. Un proyecto riesgoso, entre otras cosas, por su originalidad. En segundo lugar,  algunas instituciones se resistieron, entre ellas, el Museo Nacional de Bellas Artes, hasta que después de palpar el desarrollo de la producción y su alcance estético y artístico, decidió involucrarse enriqueciendo con su patrimonio el proyecto en ciernes. Incluso, algunos artistas, tal vez por desconocimiento, no tomaron en serio la propuesta, pero al ver los resultados de los más arriesgados, la hicieron suya y se sumaron. Afortunadamente,  hubo quienes creyeron desde el primer momento en la iniciativa y brindaron su apoyo. Liván Figueroa, entonces director del Taller de Serigrafía René Portocarrero, fue nuestro primer aliado, gracias a él y a otros, pudimos despegar.

¿Qué aconteció con el tiempo?

Cuando aparecieron los primeros productos en el mercado, Abel Prieto, entonces Ministro de Cultura, usó su poder de convocatoria y sumó a la expedición a importantes artistas, quienes  dieron el impulso determinante a la iniciativa. Así se fue consolidando un equipo multidisciplinario de trabajo. Con el  tiempo, se fue ajustando y a la vez, enriqueciendo  la selección de creadores, obras y productos, para dar mayor consistencia a la producción, en cuanto a la calidad de las obras, los diseños, y a la coherencia entre la imagen y el producto base, lo cual se prestigió con la incorporación de obras patrimoniales del Museo Nacional de Bellas Artes y la participación de artistas contemporáneos cubanos reconocidos nacional  e internacionalmente.

Unido a ello, nuestros proveedores se adaptaron a los requerimientos del mercado, para lo cual se crearon establecimientos de venta apropiados. También  se diseñaron campañas promocionales y acciones publicitarias, y con el apoyo de la prensa escrita, la radio y la televisión, se logró la consolidación comercial y el crecimiento que hasta el momento hemos alcanzado.

¿Cuál es tu valoración de Arte en Casa a diez años de fundado?

Arte en Casa, en sus primeros diez años, se enorgullece de haber aplicado la obra de más de cien artistas cubanos en una gama que supera los quinientos productos variados.

Hemos conquistado la aceptación y el reconocimiento de la población, artistas e instituciones culturales y comerciales, presentes a lo largo y ancho del país, y nos hemos convertido en una línea exportable abierta a nuevas propuestas e iniciativas. Contamos con tiendas especializadas en toda Cuba, las más reciente, la del bello complejo cultural El Sauce,  y somos, sin duda, un camino para llevar el arte a nuestros hogares,  promocionar a nóveles y reconocidos artistas, y traspolar el arte y la cultura a nuestro pueblo de manera original y utilitaria. Es reconfortante ver en nuestras calles la obra de nuestros mejores artistas en sombrillas y abanicos, los hogares cubanos decorados con cortinas, vajillas y otros utensilios, y degustar el buen café cubano en una taza estampada con la gitana tropical de Víctor Manuel o la obra de algún artista contemporáneo.  Lo que hace diez años era  apenas un sueño, hoy en día es tangible realidad. Somos  el regalo por excelencia, estamos  presentes en toda Cuba.

Epílogo

Cuando Yasser me convocó a realizar un audiovisual para conmemorar los primeros diez años del proyecto Arte en Casa, lo primero que hice fue entrevistar a algunos de los artistas cubanos sumados a la idea desde sus inicios.

La pregunta esencial fue: ¿Qué es arte en Casa?

Estas fueron las respuestas:

Carlos Guzmán: Amor

Arturo Montoto: La casa en el arte.

Yasbel Pérez: Tener el placer de llegar a muchas personas mezclando el arte con lo útil.

Roberto Fabelo: Es una contribución al embellecimiento de la vida de la gente.

José Miguel Pérez: El buen gusto del diseño cubano.

Esteban Machado: Cubanía, insularidad.

Alfredo Sosabravo: Arte y amor para todos.

Ileana Mulet: Arte en Casa une lo útil con lo bello.

Flora Fong: Y de verdad, llegó para quedarse.

En fin, a diez años de haber surgido, Arte en Casa es vehículo para situar el quehacer artístico cubano en cualquier hogar o rincón a lo largo y ancho del país.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato