Cultura para sentir

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Entre creación y pensamiento; reencuentros y despedidas; aniversarios y homenajes; visitas, festivales y eventos; crítica y construcción, la cultura cubana fue apropiándose de cada uno de los días del año recién concluido, a veces con una intensidad acostumbrada, común; otras, dejando en ellos la huella indeleble del momento irrepetible, histórico, porque algo muy grande perdió o ganó el espíritu de la nación.

De la sensibilidad e inteligencia de nuestros escritores y artistas nacieron nuevas obras que enriquecieron el patrimonio cultural cubano, así como emergieron análisis agudos que nos dotaron de otros prismas para observar los entornos culturales y sociales de nuestra nación.

Se les dijo adiós a muchos amigos de las artes, las letras y la política, entre ellos al Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, quien entre las tantas revoluciones que impulsó en Venezuela priorizó a la cultural; y a la vez, se les dio la bienvenida a otros que se estrenaban en nuestros escenarios o se habían ausentado por un tiempo.

La participación de los creadores en la actualización de una política cultural que debe acompañar los procesos en curso de transformación económico-social –como los vividos este año con el inicio del perfeccionamiento del ICAIC y el desarrollado en la enseñanza artística−, fueron temas de debate en muchos escenarios, en particular del II Congreso de la Asociación Hermanos Saíz, tribuna de la joven vanguardia artística revolucionaria y preludio del VIII cónclave de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, convocado para este 2014.

Como es habitual, el año inició con la Feria Internacional del Libro y la Literatura,  dedicada en su XXII edición a las letras angolanas, y casi terminó, complementariamente, con la celebración del VIII Congreso Internacional de Lectura. Ambos eventos atrajeron a grandes figuras de la narrativa, la poesía y la ensayística hacia nuestro país, que unidos a otros espacios de promoción literaria le ofrecieron al público cubano la posibilidad de acercarse a reconocidas obras y sus creadores.

Así, por ejemplo, tuvimos al escritor mexicano Juan Villoro protagonizando la Semana de Autor en Casa de las Américas –institución que además dedicó una jornada de homenaje a Gabriel García Márquez, a los 30 años de habérsele entregado el Nobel de Literatura−, y desde Colombia viajó Roberto Burgos Cantor para acompañar la Fiesta del Fuego dedicada a la región caribeña de esa nación.

Hubo en este campo noticias tristes, como la pérdida de Jaime Sarusky, y otras alentadoras, entre ellas el Premio Iberoamericano de cuento Julio Cortázar ganado por la cubana Nara Mansur; la publicación del diario de Alejo Carpentier; o el otorgamiento del Premio Nacional de Literatura a la poetisa Reina María Rodríguez.

El cine, por otra parte, confirió su Premio Nacional 2013 al realizador Manuel Pérez Paredes iniciando el almanaque, pero reservó una vez más para el último mes del año su gran cita con el audiovisual. La XXXV edición del Festival Internacional de Cine, que por primera vez se celebró sin su fundador, el gran intelectual Alfredo Guevara, indagó en los significados actuales de los conceptos “nuevo” y “latinoamericano” que lo han caracterizado desde su génesis, ante la dinámicas emergentes para la creación en este ámbito.

Los seguidores de los dibujos animados −quienes al concluir el Festival recibieron con pesar la noticia de la muerte de Tulio Raggi, padre de muchos personajes que acompañaron la infancia de varias generaciones de cubanos−, tuvieron durante estos días la oportunidad de ver las primeras escenas de la película en 3D Meñique, y de celebrar la entrega del Coral de Honor a Juan Padrón, creador de Elpidio Valdés.

Se recordó también en esta edición del Festival al gran Tomás Gutiérrez Alea, a los 20 años del estreno de Fresa y Chocolate, y al realizador Daniel Díaz Torres, quien falleciera este año después de legarnos su último filme, La película de Ana.

Y este nombre femenino estuvo también marcando lo más destacado del acontecer teatral, al ser Anna Karénina la obra con la que la exitosa compañía rusa del Teatro Vazhtángov inaugurara el XV Festival Internacional de Teatro de La Habana, dedicado en esta ocasión al célebre dramaturgo Konstantin Stanislavski.

La fiesta de las tablas en la capital habanera inspiró el asombro de cientos de visitantes ante la solidez del público cubano seguidor de esta manifestación, y sirvió de “escenario” para llamar a la integración de la Red de Teatro en Defensa de la Humanidad.

Las artes escénicas en la Isla igualmente acogieron durante el periodo, en la provincia de Holguín, al afamado bailarín ucraniano Vladimir Malakhov; a la par que celebraron los 50 años de la fundación del Teatro Nacional de Guiñol −compañía que recibió una felicitación del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz−; los 65 años del Ballet Nacional de Cuba, los XX del Centro Promotor del Humor, y los 90 del maestro Luis Carbonell.

Como Premios Nacionales de Teatro y Danza en el concluido año se erigieron Juan Rodolfo Amán y Rosario Cárdenas, respectivamente, y fueron despedidos para siempre de la escena cubana, pero no de su historia, el coreógrafo Fernando Alonso, el dramaturgo Abelardo Estorino y la actriz Asseneth Rodríguez.

Diversas muestras personales delinearon el acontecer de las artes plásticas durante el 2013, entre ellas las de los renombrados René Azcuy, José Villa Soberón, Ernesto Rancaño,  Roberto Diago, Zaida del Río, Juan Padrón, Lázaro Saavedra, Ever Fonseca,  y Eduardo Ponjuán, quien además recibió el Premio Nacional de Plástica.

Y con más de una exposición, la sensualidad de las líneas nacidas del pulso y la poética de Servando Cabrera permitieron rememorar el 90 aniversario de su natalicio.

Amplio espacio se le brindó también al reencuentro con la cartelística, −a través de la realización del Primer Festival del Cartel, entre otras acciones−, y al abordaje de la arquitectura y el diseño contemporáneos en nuestro país, reflejados en la muestra Señales de Vida.

Bajo el nombre Rodando se encuentran, fueron presentadas las nuevas adquisiciones de la colección del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, donde se integraron 50 artistas de varias generaciones.

Y muchas de las obras de nuestros pintores fueron llevadas a las artes aplicadas para su adquisición en diversos formatos, a través de las ferias de artesanía Arte para Mamá, Arte en la Rampa y FIART 2013, esta última dedicada a la provincia de Pinar del Río.

En cuanto al patrimonio, se conoció que el Premio Nacional recayó sobre el arquitecto Mario Coyula, y que, mientras el Museo Nacional de Bellas Artes arribaba a la condición de institución centenaria, el conjunto de edificaciones que conforman la Escuela Nacional de Arte (ENA) y la Universidad de las Artes (ISA), recibían la de Monumento Nacional de la República, categoría igualmente concedida a la localidad de El Cobre y su entorno, en Santiago de Cuba.

Como patrimonio cultural de la nación fueron declaradas las centenarias Parrandas de Remedios; decisión aplaudida por los amantes de las tradiciones y el folclor, que este año también vieron constituir la Cátedra Honorífica de Antropología Sociocultural Samuel Feijóo.

Para reconocer sistemáticamente el aporte de quienes han dedicado su vida al desarrollo de la investigación cultural, se entregó el Premio Nacional 2013 en este apartado al Dr. Jesús Guanche; mientras que el de Ciencias Sociales recayó en Aurelio Alonso.

La preocupación por la historia como fuente de conocimiento de los atributos que conforman nuestra identidad cultural, constituyó un punto de mira prioritario de las instituciones culturales, quienes participaron activamente del VII Congreso de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, apoyaron la producción de la exitosa serie televisiva Duaba: la Odisea del Honor –cuyo investigador, guionista y director recibieron la Distinción por la Cultura Nacional−, dedicaron un coloquio internacional a la figura del preclaro historiador marxista Eric Hobsbawm, y diseñaron un amplio programa de actividades para recordar el 160 aniversario del natalicio de Martí, y el 60 del asalto al cuartel Moncada.

En ninguna de estas jornadas de homenaje, entre las cuales también estuvo la dedicada a denunciar los quince años de injusto encierro de los Héroes cubanos encarcelados en EE.UU., faltó el concierto de lujo con artistas nacionales y extranjeros.

Y entre los varios que nos visitaron en el 2013 figuran, de España, el guitarrista Paco de Lucía, invitado al V Festival Leo Brouwer, así como los cantantes Ismael Serrano y David De María, este último participante del Cubadisco 2013, dedicado a Ecuador. Por último, casi como parte de los festejos de fin de año, recibimos al salvadoreño Álvaro Torres.

Asimismo, nos deleitaron con sus voces las argentinas Liliana Herrero y Teresa Parodi. Convocadas para celebrar el Segundo Encuentro de Voces Populares también llegaron la mexicana Lila Downs y la dominicana Maridalia Hernández. Y un poco antes había viajado desde Colombia Totó la Momposina.

Si múltiples fueron las visitas y presentaciones especiales, varios también fueron los premios relevantes recibidos por nuestros músicos: más de una decena de ellos fueron nominados en diferentes categorías al Premio Grammy Latino, y a Juan Formell se le concedió el galardón por la Excelencia Musical 2013.

Durante todo el año, fundamentalmente en los meses de verano, estuvieron de gira por las diferentes provincias del país Carlos Varela, Aldo Lopéz Gavilán, Liuba María Hevia, David y Ernesto Blanco, Rochi, Adrián Berazaín, Vicente Feliú, Buena Fe, la Orquesta Sinfónica Nacional, la Camerata Romeu, entre otros.

Además de estas presentaciones, las diferentes regiones del archipiélago fueron sede de habituales eventos como el Festival de la Trova Pepe Sánchez, en Santiago de Cuba; la Jornada Cucalambeana, en Las Tunas; o las Romerías de Mayo, en Holguín.

Pero así como no faltaron los motivos para celebrar, también varios momentos en el año enlutaron los pentagramas en el panorama musical, con la partida irreparable de César Portillo, Teresita Fernández, Esther Borja….

En cuanto a la proyección internacional de la cultura cubana, además de los frecuentes intercambios entre artistas y escritores, destacó durante este lapso la celebración de la I Reunión de Ministros de Cultura de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), y el arribo al quinto aniversario de la Misión Cultura Corazón Adentro en la hermana República de Venezuela.

También se avanzó en la firma de acuerdos y en los intercambios con titulares de sector cultural de varios países, entre ellos Jamaica, Mozambique, y Ecuador.

Por otra parte, diversas jornadas culturales fueron dedicadas en la Isla a naciones como la India, China, Haití, Italia y Reino Unido

Fue el 2013, sin dudas, un año de contrastes, de experiencias, de puntos de llegada y partida cuyo curso hay que continuar en este 2014. Pesares inevitables y alegrías que los desbordarán constituirán parte del trayecto, pero ambos sentimientos serán expresión de lo que nos importa la cultura cubana, y de la sensibilidad que nos ha cultivado para vivirla, a lo largo de estos 55 años de Revolución.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato