Teatro de Las Estaciones, 2013:

Los 20 años llegarán mañana

Rubén Darío Salazar • Matanzas, Cuba
"En el carrusel del año
sueño en un viento de otoño
con hojas color castaño”
[1]

 

El año 19 del Teatro de Las Estaciones durará hasta el 12 de agosto de 2014. Al arribar a los 20 entraremos, según la numerología, en el año de la renovación. Desde 1994 hemos apostado por eso. Renovar equivale a transformar, realizar reformas y mejoras en nuestra creación, sin cambios abruptos o superficiales. Dicen que con los 20 vienen la buena salud, la búsqueda de la verdad y la práctica de la fe. Durante casi dos decenios, hemos trabajado en más de 30 espectáculos, acciones pedagógicas, teóricas, investigativas, materiales audiovisuales, publicaciones, muestras expositivas, siempre en pos de esos mismos valores: confianza, vitalidad y sinceridad.

Abrimos el año que se muere con Campiña encantada, montaje navideño que ya tiene más de una década en  el repertorio activo. Campiña… es un repaso artístico y titiritero por las tradicionales fiestas de diciembre que duran hasta el nuevo enero. Continuamos el montaje, iniciado en 2012, de Alicia (En busca del conejo blanco), un arriesgado paso en la escalera de espectáculos que hemos hecho inspirándonos en narraciones literarias. Retomamos El patico feo, una pieza de 2006, muy especial en el camino del colectivo, ahora con total  renovación del elenco, prueba de que no tuvimos que esperar al año 20 para hacerlo. Esa misma puesta, junto a Burundanga (homenaje tácito con muñecos y actrices a las divas musicales Celia Cruz y Lola Flores), volvió a ganar los aplausos atronadores del respetable villareño, famoso por su fidelidad a las tablas y protagonista principal del Festival Nacional de Teatro de Pequeño Formato, de Santa Clara, liderado por Ramón Silverio.

Imagen: La Jiribilla
El patico feo
 

En febrero regresó Una niña con alas, paseo escénico por la poesía para niños de Dora Alonso, estrenado en 2009. Esta pieza funciona para los nuevos integrantes de Las Estaciones, como medidor de las condiciones histriónicas, físicas y para la animación de títeres. Participamos en la Feria Internacional del Libro de La Habana con el libro Mito, verdad y retablo: El Guiñol de los hermanos Camejo y Pepe Carril, escrito a cuatro manos con el dramaturgo, poeta y crítico Norge Espinosa; texto que meses más tarde recibió el honroso Premio de la crítica literaria a los mejores libros publicados en el año.

Marzo, primaveral y oloroso, nos convocó a celebrar el Día Mundial de los títeres mediante una actividad que unió a Las Estaciones con poetas matanceros. Títeres y versos inundaron la tarde para hacerla inolvidable desde la sala teatro que lleva el nombre del maestro cubano Pepe Camejo. En compañía de mi colega Zenén Calero, recibimos también el Premio Especial Omar Valdés de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), lauro que confirma la maestría de Calero en su especialidad y significó un regalo anticipado en las vísperas de la media rueda de mi nacimiento.

Funciones de La niña que riega la albahaca, Pedro y el Lobo o Pinocho corazón madera, fueron sucesivas en eventos entre abril y mayo;  el taller de editores de la zona occidental de la Isla, la jornada teatral de Unión de Reyes, el evento provincial de teoría, crítica e investigación de las artes plásticas, el 4to Estudio de Primavera que organiza el Teatro Papalote con la Asociación Hermanos Saíz, entre otras actividades culturales en la región.

Imagen: La Jiribilla
La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón
 

El florecimiento del año trajo también el Premio Provincial de la Crítica Orlando García Lorenzo para mi libro Retablo abierto, contentivo de crónicas, entrevistas y visiones titiriteras que desde 2010 se publican en la revista cultural digital La Jiribilla. El Premio Provincial de Teatro Brene, que otorga la UNEAC matancera por la obra de toda la vida recayó en nuestro diseñador Zenén Calero, artista con más de 35 años de bregar en las tablas.

Junio llegó con nuevos premios, el del evento científico El Anaquel, que organiza la Casa de la Memoria Escénica en Matanzas, por mi trabajo sobre la opera de cámara con títeres Manita en el suelo, de Alejandro García Caturla y Alejo Carpentier. La producción de Alicia…se encontraba casi a punto y colaboraron, como siempre, Liliam Padrón en los montajes coreográficos, el maestro José Antonio Méndez en el entrenamiento vocal y Elvira Santiago, quien escribió para violines, viola, violonchelo, clarinete y flauta una sugerente partitura musical. En julio debuta Las Estaciones, en coproducción con el Teatro de Muñecos Okantomí, en el Festival Nacional del Humor Aquelarre. La obra elegida fue Burundanga, que repletó durante tres días la salita Adolfo Llauradó, testigo de su estreno en La Habana, en 2012.

Todo estaba dispuesto para la llegada del 17 de agosto. Tras celebrar nuestro 19 cumpleaños, se estrenó en dobles funciones, nuestra versión de las famosas narraciones del inglés Lewis Carroll Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí. La generación fundadora (Farita Madrigal, Migdalia Seguí, Rubén Darío Salazar) y la más reciente (Iván García, María Laura Germán, Karen Sotolongo y Luis Toledo) se unieron para festejar el aniversario con trabajo. Este  jolgorio continuó con otras representaciones en el Teatro de la Orden Tercera en La Habana Vieja, sede de la Compañía Infantil La Colmenita, nuestros hermanos en la capital. La prensa plana, radial y televisiva, más los especialistas de la escena, acompañaron las peripecias de la intranquila Alicia, pero fueron los niños y niñas quienes se llevaron la mejor parte, al dejarse guiar por la tropa yumurina en el misterioso mundo de los sueños.

En septiembre, y después de regresar de las presentaciones en el majestuoso Teatro Terry, de Cienfuegos, la Sala Pepe Camejo entró en proceso de remodelación. Durante octubre, noviembre y diciembre nos mudamos a las sedes del Teatro Mirón Cubano y el Teatro Papalote. Hasta allí persiguió el público las huellas de Alicia, muchachita incansable que enseguida preparó los bártulos, para enfrentar nuevas lides en el 15 Festival Internacional de Teatro de La Habana, como parte de las siete compañías nacionales de teatro de títeres invitadas a la sección infantil del prestigioso certamen. Otros tres galardones se suman a los obtenidos anteriormente, los Premios Adolfo LLauradó para los mejores actores jóvenes del teatro para niños en el país, alcanzados por Iván García, Karen Sotolongo y María Laura Germán, por sus interpretaciones en Alicia (En busca del conejo blanco).

Encuentros literarios en la Biblioteca Fayad Jamís de la capital, intervenciones públicas en Casa de Las Américas o presentaciones en el municipio de Colón, en Matanzas, mitigaron el sentimiento errabundo de nuestra banda titiritera, en espera de regresar a casa, en la calle Ayuntamiento.

Los 20 años llegarán mañana, para entonces nuestro hogar será la mansión de todos los que aman la profesión más linda del planeta. Sobrevendrán, según los vaticinios del doble diez, un período donde resta y suma, apertura y cierre se darán las manos de forma apretada. Vivir también es eso, por mucho que a uno le afecte o le duela. Personalmente creo que comprender el ciclo de la existencia humana y teatral, implica también defender a toda costa las cosas que uno verdaderamente quiere, aquellas en las que nos va la vida y la muerte. No saberlo significa despertar a los 20 agostos sin disfrutar el sentido de triunfo que nos proporciona ser perseverantes. Lo que nos espera en 2014 es renacer, afrontar nuevos proyectos, anhelos (incluidos algunos frustrados viajes internacionales en 2013), y todo lo que se nos quedó por hacer en este lapso temporal que ya fenece.

“Pero ¿Quién pierde si gano
lo verde que es mi paisaje
lleno de vida en verano?”
[2]

 

[1] Fragmentos del poema “Las Estaciones”, del poeta cubano Francisco de Oraá.
[2] Ibíd.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato