Carlos Varela:

Una ciudad al desnudo

Analía Casado Medina • La Habana, Cuba

“Guillermo Tell”, “Graffiti de amor”, “Nubes”, “Monedas al aire”, son todas canciones que nos trasladan a sucesos de nuestras vidas, quizá por el indiscutible poder evocador de la música, acaso también por las poderosas imágenes que envuelven los versos, que cuentan de descalabros e historias comunes, que reconstruyen con esa capacidad de síntesis y emotividad que encierra el buen arte un rompecabezas nacional apenas explorado, pero sin dudas extensión y punto de giro de innumerables existencias.

Imagen: La Jiribilla

Firma estas composiciones, que conforman la banda sonora del devenir de un buen número de cubanos, un trovador que experimenta con melodías y ritmos alejados de la tradición trovadoresca nacional, pero cuyas piezas están íntimamente ligadas a ella, por aquello de ser crónica, de llamar la atenci