Los Tres de La Habana

Transfer

Joaquín Borges-Triana • La Habana, Cuba

En la emisión del Premio Cubadisco de 2013, máximo certamen de la discografía en nuestro país, estuvo nominado el disco titulado Transfer, la más reciente producción de la agrupación Los Tres de La Habana. Este álbum se inscribe en la tendencia que ha tenido la industria fonográfica desde hace ya varios lustros de publicar trabajos a modo de tributo a agrupaciones o solistas que en momentos de un pasado cercano o remoto fueron muy populares. Así, se recicla un repertorio que ya ha sido probado con anterioridad y de algún modo, se evitan los riesgos que se corren cuando se trata de material nuevo y por tanto, absolutamente desconocido por las audiencias.

En el caso de Transfer, el CD acreditado a Los Tres de La Habana, estamos en presencia de un homenaje al célebre grupo Manhattan Transfer, fuente de inspiración y consulta obligatoria para todos los interesados en hacer música a partir de un formato vocal en las últimas décadas. En el álbum que hoy comento, se revisita el recordado repertorio de Manhattan Transfer, pero versionándolo en los aires de la salsa o, más propiamente, de la música cubana que apuesta por los procesos de hibridación sonora.

Esta es una clase de experimento que ya se ha hecho con anterioridad, no obstante en el caso que nos ocupa el resultado final es muy novedoso. Diez cortes en inglés y dos en español conforman la totalidad del álbum, salido al mercado a través de la compañía Sony U.S. Latin, en una apuesta por géneros y estilos de la música popular cubana.

Piezas como “Java Jive”, “That´s the way it goes”, “Blue Champagne”, “Boy from NY City”, “Alphabet song (A.B.C.)”, “Birdland”, entre otros temas que gozaron de notable reconocimiento años atrás en las voces de Manhattan Transfer son ahora asumidas desde una perspectiva diferente a la que fueron concebidas originalmente, en muestra de lo mucho y bueno que se puede hacer en el universo del hoy tan popular fenómeno del llamado cover.

Con este fonograma, la agrupación dirigida por Germán Pinelli mantiene el sello que les ha caracterizado desde su fundación (de inicio como trío) y en el que decisivo ha sido el rol desempeñado por el destacado cantautor y productor discográfico Toni Pinelli como suerte de guía espiritual o ejemplo de un modo de trabajo en el ámbito del montaje de voces, desde los lejanos tiempos de la desaparecida pero todavía recordada agrupación Los Cañas.

Ahora, sus descendientes directos y herederos de un particular modo de hacer, evidencian que han llegado a la madurez como artistas y nos entregan en su CD Transfer una llamativa muestra de lo que es hacer un disco de cover pletórico de originalidad y, además, muy sabroso para bailar.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato