Selección de poemas

A. Storni

Desde mi habitación en sombras veo el mar

como una mentira.

A veces voy a observarlo de cerca,

es tan inmenso,

tan inquietante su lenguaje de infinita espuma.

Refleja el cielo como un espejo al mar,

con idénticas olas de nubes, con atardeceres,

con silenciosas piedras de luz.

Desde mi habitación en sombras veo el mar,

como una mentira.

Algún día iré hasta su orilla, me dejaré arrastrar a lo profundo.

como un amante antiguo devolverá mi cuerpo

en la mañana,

impregnado de Luna y raras algas.

Los curiosos llenarán la playa,

y yo lo observaré todo tranquila, desde mi casa,

desde mi habitación en sombras.

 

Juana de Asbaje

Ayer han colocado el velo sobre mi cabeza,

el velo negro.

Me han dado la cruz y he cerrado los ojos.

Nadie vio mis lágrimas,

ni Dios.

Nadie vio mis manos temblorosas bajo el hábito burdo.

Sentí un olvidado temblor

una felicidad solo comparable

a la que siente el mar cuando devuelve sus ahogados.

 

Figuras del sueño

Cada noche he prendido un cirio al revés

he observado el claro reflejo de las gotas

sobre el piso.

Esos pasadizos oscuros,

ese gotear de agua sobre las losas es mi música,

los acordes que haz escuchado.

Sé que te has detenido frente a esta habitación,

sé que no has podido entrar.

Rosas rojas y blancas

han muerto antes del amanecer en tu honor,

aún temes.

Déjame escuchar tus palabras,

hace siglos que no escucho a nadie.

Traigo alfileres de cobre en mi corazón,

es la señal inequívoca de que estoy muerta,

No hay por qué temer.

 

Epistolario

A veces se olvidan las frases más bellas

y sin transiciones se pasa de un sueño a otro sueño

con la simpleza del agua, también se olvida ser feliz.

Retomar los días primeros

donde la placidez del sol era lo único cierto.

Donde Juana y Carlos

escribían interminables cartas olvidadas

poemas olvidados.

La paz de la nada nos conmueve.

Qué luz es esa,

qué brillo es ese que esconden tus ojos.

Es la lejana sombra del olvido

que ha empezado a extenderse dentro de ti.

Como una fiebre antigua,

Como la agonía

que pronto y sin remedio,

nos traerá la muerte.

 

 

Poemas pertenecientes al libro Poemas en el último sendero.

Liudmila Quincoses Clavelo: Poeta, narradora, editora y periodista. Nació en Sancti Spiritus en 1975. Licenciada en Educación en la especialidad de Español Literatura, es miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, y de la Asociación Hermanos Saíz. En 1994 Un libro raro, obtuvo el Premio de la Ciudad, de Santa Clara y con Los territorios de la muerte en 2001 obtuvo el Premio Pinos Nuevos. En 2002 fue galardonada con el Premio Calendario por su libro Poemas del último sendero. En el año 2000 refundó, junto a Julio Neira (artista plástico), el proyecto alternativo Escribanía Dollz. Este proyecto incluye la escritura de cartas de amor, exposiciones de pintura, promociona la obra de escritores jóvenes, se llevan a cabo conferencias, lecturas de poesía, lanzamientos de libros. En el 2001 fundó al grupo literario Los Escribanos. Entre otros ha publicado Plaza de Jesús, (poesía), Letras Cubanas, 2005 y Poemas de los viajes, (antología poética personal bilingüe), Tasignano Editores, ciudad de Lucca, Italia, 2006.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato