Notas al Fascismo

Poncio Obama

La Jiribilla • La Habana, Cuba

A Obama, luego de confesar que él mismo no lleva un móvil encima, pues teme ser espiado, le han convencido de hacer algunos cambios en el súper sistema de espionaje telefónico norteamericano.

Ahora que el ex analista de sistemas Edward Snowden les ha puesto las vergüenzas al sol, un grupo presidencial ha propuesto una serie de pequeños cambios a la red de espionaje, que en todo caso dejarían funcionando la estructura de los programas denunciados.

O sea, que Obama se lava las manos. Pero se las deja sucias.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato