Adiós del Buena Vista Social Club

Viernes, 24 de Enero y 2014 (8:05 pm)

Con la gira internacional Adiós Tour, el Buena Vista Social Club anunció que cerrará el ciclo del proyecto comenzado en el año 1996, según se dio a conocer en una conferencia de prensa efectuada este viernes en el Hotel Nacional.

"El propósito de esta gira es homenajear a aquellos grandes que iniciaron el proyecto", explicó Omara Portuondo, integrante del Buena Vista Social Club.

La gira internacional comenzará el 23 de junio del presente año en Francia y se extenderá por el resto de Europa, Sudáfrica y Sudamérica, hasta octubre del 2015. Luego, para culminar este tour, se darán dos conciertos en el mes de noviembre en el teatro Karl Marx de La Habana.

Durante el periplo se crearán varios volúmenes con la música del proyecto, que en un primer momento contará con un disco de las personas que en la actualidad conforman el Buena Vista Social Club. A este fonograma, posteriormente,  se le irán incorporando materiales discográficos.

La mayor parte del repertorio estará conformado por canciones inéditas de los iniciadores del proyecto, como Rubén González, Cachaito López, Manuel "Puntillita" Licea, Pío Leyva e Ibrahim Ferrer, entre otros.  

Omara Portuondo, Daniel Flores, presidente de Montuno, Barbarito Torres, Jesús Aguaje Ramos, director del Buena Vista Social Club, Eliades Ochoa, Manuel  Mirabal, más conocido como el Guajiro Mirabal, todos integrantes del proyecto Buena Vista Social Club, presidieron el encuentro auspiciado por el Instituto Cubano de la Música.

ORÍGENES Y TRAYECTORIA DEL BUENA VISTA

Los miembros del Buena Vista Social Club cultivaron diferentes géneros musicales como el son cubano, el bolero, la guaracha y la salsa.

Los orígenes del proyecto se remontan a la década del 40, cuando músicos de la talla del bajista Cachao López, Arsenio Rodríguez y Rubén González tocaron en el club durante los años 1930 y 1940. De esa época de oro de la música cubana nació el mambo influenciado por el jazz, la charanga, y formas de baile como la pachanga y el chachachá, así como el desarrollo de tradicionales estilos musicales afrocubanos como la rumba.

En el año 1996, varios artistas cubanos, la mayoría de ellos miembros asiduos del Club, convocados por el músico cubano Juan de Marcos González y el guitarrista norteamericano Ry Cooder, se volvieron a unir para grabar el disco “Buena Vista Social Club”en los Estudios EGREM. Ibrahim Ferrer, Compay Segundo, Eliades Ochoa, Rubén González Fontanills y Omara Portuondo, fueron algunos de los músicos que integraron dicha agrupación.

Tras el gran éxito comercial y el premio Grammy que obtuvo el primer álbum, en 1998 Cooder volvió a La Habana con su hijo Joachim para volver a grabar. Esta vez, las diferentes sesiones de la grabación fueron capturadas en el documental del director de cine alemán Wim Wenders.

El documental también incluyó las taquilleras actuaciones en vivo del Buena Vista Social Club en Ámsterdam y Nueva York en 1998,  así como entrevistas a los músicos llevadas a cabo en La Habana. El largometraje de Wenders, también nombrado “Buena Vista Social Club, fue aclamado por los críticos y recibió una nominación al Óscar al mejor documental largo en el 2000, así como numerosos galardones, entre los que se incluye el de Mejor Documental en el European Film Awards.

El éxito de los discos y la película despertaron el interés internacional por la música cubana tradicional y la música latinoamericana en general. Algunos de esos músicos lanzaron después álbumes en solitario que fueron bien acogidos y grabaron otros en colaboración con diversas estrellas de la música internacional.

Sin embargo este logro fue efímero para la mayoría de los miembros del grupo: Manuel "Puntillita" Licea, Máximo Francisco Repilado Muñoz (Compay Segundo), Rubén González, Ibrahim Ferrer y Pío Leyva, ya que murieron pocos años después, a los 93, 95, 84, 78 y 89 años respectivamente; Licea en el 2000, Segundo y González en 2003, Ferrer en 2005 y Leyva en 2006.

En la actualidad se mantienen vigentes otros de los miembros principales como Omara Portuondo, Eliades Ochoa, el trompetista Manuel "Guajiro" Mirabal, el percusionista Amadito Valdés, el laudista Barbarito Torres, el guitarrista RyCooder, su hijo el percusionista Joachim Cooder, el director Joaquín Aguaje, Ibrahim Ferrer Jr. y Salvador Repilado (hijo de Compay Segundo).

El nombre Buena Vista Social Club se volvió una leyenda en el mundo, pues supo combinar el talento de sus artistas con la singularidad que distingue a los ritmos  cubanos. Su adiós es solo un homenaje a un ciclo que termina y la invitación a que jóvenes músicos se incorporen. 

"No se puede terminar con algo que ha sido tan importante para la música en el mundo. Yo creo que el Buena Vista nunca dejara de existir", aseveró Daniel Flores, presidente de Montuno. 

 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato