César “Pupy” Pedroso

“Este premio hay que respaldarlo haciendo más y mejor música”

Yeneily García García • La Habana, Cuba

Si se dieran reconocimientos al carisma, César “Pupy” Pedroso se los llevaría todos. Cuando La Jiribilla se le acercó para felicitarlo por el recién obtenido Premio Nacional de Música, nos sorprendió la humildad con que nos recibió: sin poses, ni maneras afectadas y sí muy asombrado por ser escogido para recibir el máximo galardón que se le da a los músicos en Cuba.

“Me hizo falta calmarme y hasta una que otra pastilla”, confesó al insistir en que todavía no se lo creía y que a sus casi siete décadas -¿lo dijimos? ¡Perdón!- esta era una de las alegrías más grandes de su vida. 

Y es que al niño que se escondía detrás del piano durante las descargas en la casa paterna, que tenía unos grandes zapatos que llenar y que a veces no estudiaba todo lo que debía, todavía le cuesta creer que ya oficialmente pertenece al grupo selecto de los grandes del pentagrama en la Isla, un país que ha dado no pocas glorias en este ámbito.

Acomodado en la sala de su casa en Cojímar, Pupy nos contó cómo comenzó