Lasana M. Sekou, poeta y editor de St. Marteen

El Caribe habla en múltiples idiomas pero con una lengua común

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

“Hablamos español, inglés, holandés, francés, papiamento y diversas variantes criollas, pero a fin de cuentas hablamos una lengua común, con una cadencia, un sentido y una sensibilidad metafórica que rebasa las barreras lingüísticas. Por eso somos capaces de entendernos y estamos obligados a propiciar cada vez más ese entendimiento entre nuestros pueblos”.

Esto lo afirma, con pleno conocimiento de causa, Lasana M. Sekou, quien viajó a Cuba para forma parte del jurado en la categoría Literatura Caribeña en Lengua Inglesa y Creole del Premio Literario Casa de las Américas 2014.

Imagen: La Jiribilla

Lasana, caribeño de pura cepa, es uno de los intelectuales más respetados y activos de la región. Vino de St. Marteen, o Saint Martin, isla cuyos habitantes comparten la nada deseable herencia de haber sido colonizados por Francia y los Países Bajos, aunque la lengua franca sea el inglés, de ahí que la población responda a tres matrices idiomáticas.  Lasana también es un activo promotor de la definitiva independencia de su país.

Su obra poética comprende Moods for Isis; Picture poems of Love & Struggle (1978), For the Mighty Gods…An Offering (1982), Images in The Yard (1983), Maroon Lives; For Grenadian freedom fighters (1983), Born Here (1986), Nativity and monologues for today (1988), Mothernation; Poems from 1984 to 1987 (1991), Quimbé; Poetics of sound (1991), The Salt Reaper; Poems from the flats (2004, 2005), 37 Poems (2005), Nativity / Nativité / Natividad (2010), y Maroon Lives Tribute to Maurice Bishop & Grenadian Freedom Fighters. Revolution As Poetic Inspiration: Grenada in Maroon Lives (2013).

“Nos quejamos muchas veces de que la presencia de escritores caribeños en el mercado editorial de Estados Unidos y Europa occidental no guarda relación  proporcional con las cantidades y calidades que se han desarrollado a lo largo de más de un siglo en nuestras tierras. Pero debíamos percatarnos que el déficit existe, en primer lugar, entre nosotros mismos. Todo lo que hagamos por favorecer los intercambios y publicaciones en nuestros países, para que un barbadense se conozca en Santo Domingo, un haitiano en Curazao, un cubano en Jamaica, un puertorriqueño en Saint Martin o un martiniqueño en Trinidad, nos hará más fuertes”.

A esta filosofía responde la labor que Lasana ha llevado a cabo desde 1984 al frente de la editorial House of Nehesi Publishers, que le ha dado cabida a Kamau Brathwaite y George Lamming, pero también a la dominicana Chiqui Vicioso y la cubana Nancy Morejón.

“Me gusta expresar la visualidad y la gestualidad de nuestra poesía. Nada sustituye la comunicación directa con el público. Lo sé por experiencia; ante públicos que hablan diferentes idiomas. Con la tecnología digital se expande la posibilidad se que nuestros performances lleguen a audiencias mayores”.

Una demostración de esa manera de proyectar la poesía la dio Lasana en Casa de las Américas, con la entrega de fragmentos de Nativity, poema que ha sido considerado por el crítico inglés Conrad M. James como “un triunfo de la estética caribeña”. 

“Desde hace mucho tiempo admiro lo que hace la Casa de las Américas para difundir entre los hispanoparlantes la literatura caribeña en inglés y creole, de modo que ser jurado del Premio es un inmenso honor y una magnífica oportunidad para confirmar un concepto que he asumido; el de una cultura latinocaribeña”.   

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato