Bitácora de la Cumbre en La Habana

Por fin parece que “todas las voces, todas” de los pueblos latinoamericanos y caribeños encuentran cómo traducirse en un objetivo común: lograr la unidad dentro de la diversidad por la defensa de los intereses comunes de la región.

Esa reversión particular de la torre de Babel en nuestras naciones, fragmentadas e incomunicadas por poderes colonizadores que pretendieron debilitarlas haciéndolas extrañas entre sí, se emprende hoy a partir del reconocimiento de que solo un mismo discurso puede fortalecernos, aun cuando lo expresemos en lenguas diferentes.

Y esta certeza, plasmada por Bolívar hace 200 años y ratificada por Martí tiempo después, nunca se había enunciado tan alta, tan clara, tan plural y tan unánime en nuestro continente, como se escuchó durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, efectuada entre los días 28 y 29 de enero en La Habana.

La identificación cultural y los intereses comunes de nuestros pueblos fueron la plataforma desde la cual los mandatarios se propusieron alcanzar mayores consensos, y seguir defendiendo las raíces históricas compartidas.

Un blindaje desde los valores de nuestras identidades latinoamericanas y caribeñas, y desde las potencialidades de nuestras economías, se asumió como la vía para revertir latentes procesos de neocolonización e impulsar el desarrollo.

Dos días de reunión de coordinadores nacionales, y una jornada para que los cancilleres alistaran los documentos que se someterían a la aprobación de los jefes y jefas de Estado, antecedieron a las dos sesiones de trabajo de alto nivel.

Contra la pobreza, el hambre y la desigualdad, lema de este encuentro, se pronunciaron los 29 mandatarios y la presidenta electa de Chile, quien también asistió a la cita. La alta convocatoria lograda entre los 33 países miembros de la Comunidad fue el primer reflejo del respeto y la fuerza logrados por este mecanismo de integración, a dos años de creado.

Otro elemento común en el discurso de los gobernantes fue el reconocimiento y el agradecimiento al papel de Cuba al frente de la CELAC, y a los aportes de Chávez y Fidel en la concreción de la integración de nuestros pueblos. Los presidentes también coincidieron en resaltar la acogida del pueblo y el gobierno cubanos, así como la importancia histórica de celebrar esta Cumbre en La Habana, capital del país al que se intentó aislar al triunfo de la Revolución

Uno de los principales logros de la cita lo constituyó la proclamación de una Zona de Paz en la región, lo cual se traduce en un compromiso permanente con la solución pacífica de controversias, a fin de desterrar para siempre el uso y la amenaza de la fuerza, y con la promoción de una cultura de paz.

La inauguración de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel con financiamiento de Brasil, expresión de una nueva forma de cooperación en la región, constituyó una de las más importantes actividades colaterales al programa oficial de la Cumbre.

Significativa también fue la participación de muchos de los mandatarios visitantes en la tradicional Marcha de las Antorchas, homenaje al más iluminado de los cubanos en el 161 aniversario de nacimiento, José Martí.

Y altamente sobrecogedora resultó la presencia de tantos líderes en la inauguración de la sala museo dedicada al Comandante Hugo Chávez, en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña. Muchos de ellos no se reunían desde que acudieron a despedirlo, hace casi un año, a su amada Caracas; ahora, estaban en La Habana reafirmando lo imperecedero de su recuerdo, haciendo realidad uno de sus más grandes sueños, que es otra forma de revivirlo.

Fue esta una Cumbre en la que de diversos modos nos involucrarnos más culturalmente, a sabiendas de que solo fortaleciendo y aunando nuestro capital simbólico, lograrán conjurar nuestros pueblos los efectos y las amenazas del poder imperial, cuya historia presente escriben todos los días los medios de comunicación.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato