Noche de lluvia y de premios en Casa

Thais Gárciga • La Habana, Cuba

El trigésimo día del año se despidió con una inesperada lluvia minutos después de anunciarse los ganadores de la edición 55 del Premio Literario Casa de las Américas, en la sede de dicha institución en la capital cubana.

Imagen: La Jiribilla

El país con más distinciones fue Colombia con tres lauros en las categorías de cuento por Cosas peores, de Margarita García Robayo; y en ensayo artístico –literario por José Lezama Lima: estética e historiografía del arte en su obra crítica, de Carlos Orlando Fino Gómez. A propósito de este último título, se le otorgó el premio de poesía, que lleva el nombre del intelectual cubano, a Explicaciones no pedidas, de Piedad Bonnett.

Lasana M. Sekou, en representación del jurado que evaluó los textos de literatura caribeña en inglés o creol, fue el encargado de revelar en la noche el nombre del ganador. El jamaicano David Austin, autor de Fear of a Black Nation - Race, Sex, and Security in Sixties Montreal, obtuvo el galardón por este complejo  estudio que se extiende hasta el siglo XXI, sobre movimientos revolucionarios en los años sesenta en una Canadá desconocida para el mundo.

En homenaje al vigésimo aniversario del programa de Estudios sobre la Mujer, la Casa incluyó este año una categoría homónima en concurso. La venezolana Mariana Libertad Suárez fue la triunfadora en esta edición con el texto  La loca inconfirmable: Apropiaciones feministas de Manuela Sáenz (1944-1963).

Marighella: o guerrilheiro que incendiou o mundo, de Mário Magalhães se adjudicó la máxima distinción en literatura brasileña. Mientras que Blanco con sangre negra, de Alejandro Román, fue el título ganador entre los competidores de teatro.

Por las páginas cubanas el dramaturgo Abel González Melo obtuvo Mención de honor por la obra Sistema, entretanto María Antonia Borroto Trujillo, conocida por el seudónimo de Plimunda, recibió similar distinción en el apartado de ensayo artístico-literario por explorar con rigurosidad  el tenso vínculo entre periodismo y literatura en Julián del Casal: modernidad y periodismo.

El premio “José Lezama Lima”, junto al de narrativa “José María Arguedas” y el de ensayo “Ezequiel Martínez Estrada” forman una tríada honorífica que concede la Casa de las Américas desde el año 2000 a libros pertenecientes a estos géneros.

Como colofón de la noche Roberto Fernández Retamar, presidente de Casa de las Américas, dio a conocer los merecedores de estos tres lauros. Uno de ellos fue el escritor mexicano Juan Villoro en la categoría de narrativa, a quien la institución cultural dedicó la Semana de Autor del pasado año.

Imagen: La Jiribilla

Con la entrega de los galardones literarios concluye una jornada de diez días en la que los veintidós miembros del jurado no sólo se vieron embargados en largas horas de lectura. Como si el desafío no fuera suficiente también presidieron espacios de diálogos en la propia Casa, que orbitaron alrededor de los géneros en concurso tal fue el caso del Mujeres plenas de hoy, gracias a las de ayer. ¿Qué pasará mañana?  y  Narrar en tiempos de Facebook.

El hogar de todos los latinoamericanos continúa siendo sino un termómetro al menos sí un referente indispensable en las letras latinoamericanas desde hace más de cinco décadas.  

Esperemos que el Premio Casa y su institución rectora continúen preservando la misma vitalidad y poder de convocatoria como cuando Benedetti y Cortázar recorrían medio mundo para participar en el certamen. Ahora ya se abre otra vez la convocatoria para el próximo año y el mítico edificio  art déco de la calle quinta en el Vedado habanero aguarda ansioso por las letras venideras.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato