El doctor House salva su primera vida real

La Información • España
Viernes, 7 de Febrero y 2014 (12:55 pm)

Un médico alemán ha logrado curar a un paciente gracias a un episodio de la popular serie americana ‘House’. El paciente tenía 51 años cuando empezó a encontrarse mal en el 2001. Según explican en la revista médica The Lancet, sin motivo aparente el paciente dejo de oír y de ver. Al poco tiempo empezó con procesos de fiebre que no desaparecían.

Tras varios diagnósticos incorrectos, en mayo del 2012 estaba al borde de la muerte. Ingresó en el hospital Universitario de Marburgo (Alemania) con una grave insuficiencia cardiaca. En aquel momento estaba ya prácticamente ciego y prácticamente sordo.

Según los detalles del caso que se presentan esta semana en la revista médica The Lancet, tenía una fracción de eyección del 25%, lo que significa que su corazón tenía tan poca fuerza que sólo conseguía bombear en cada latido una cuarta parte de la sangre que le había entrado. Para que una fracción de eyección sea considerada normal, debe ser superior al 55%.

El director del Centro de Enfermedades No Diagnosticadas del hospital, Juergen Schaefer, recordó en ese momento un episodio de la temporada 7 de ‘House’, en el que una mujer tiene un problema de corazón y varios síntomas aparentemente inconexos. En la serie, el doctor House llega a la conclusión de que la mujer sufre una intoxicación por cobalto debida a una prótesis de cadera defectuosa.

"Buscando una causa que combinara todos esos síntomas y recordando un episodio de la teleserie 'Dr House' que habíamos utilizado como material pedagógico para estudiantes de medicina, sospechamos una intoxicación con cobalto", explica este profesor en un artículo en la revista médica británica. "Su dossier médico estaba prácticamente vacío, aparte de la colocación de dos prótesis en la cadera", indica el médico alemán.

El paciente de Marburgo también tenía una prótesis de cadera metálica hecha con cobalto. Se la habían implantado en noviembre del 2010, medio año antes del inicio de los síntomas, para sustituir otra prótesis que se le había estropeado por un accidente. Una radiografía de la cadera y un análisis de sangre confirmaron que efectivamente la nueva prótesis estaba dañada y que el nivel de cobalto en la sangre multiplicaba por mil el nivel máximo recomendado.

Un año después de retirarle la prótesis metálica, la fiebre y la inflamación del esófago habían remitido. La insuficiencia cardiaca había mejorado, aunque se le tuvo que implantar un desfibrilador automático y su corazón seguía latiendo con poca fuerza, con una fracción de eyección del 40%. Su visión y su oído no se han recuperado.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato