Ese corazón

Gerardo Alfonso • La Habana, Cuba

Hoy es un día extraño, extraño y triste a cuba le falta algo, a la canción le falta algo a los hijos y a la esposa, a los amigos, a todos nosotros nos falta un pedazo. Santiago se fue. Ese corazón que le falló a Santiago es el mismo del cual le brotaron esas canciones únicas con las que le cantó a la vida es el mismo corazón intuitivo e inteligente con que adivinó el camino que tenía que seguir, amén de las modas y los modos es ese  mismo corazón  libre, desafiante, gracioso muy tierno, donde guardaba la esperanza para todos.

Es el mismo corazón inagotable de sentimientos buenos sentimientos que nos regaló, en forma de amistad, de melodías, de inclaudicables ideales y exóticas metáforas, de visitas inesperadas y de un guitarrear “azul e infinito”.

Dentro de ese corazón cambiamos todos: sus amores, sus familiares, sus amigos, sus conocidos; sus enemigos no, porque en su original manera de existir cabían los adversarios, pero no los enemigos, porque no tenía enemigos.

Santiago se nos fue de una manera increíble, se fue sin advertirnos, sin prepararnos, nos tomó de sorpresa por la madrugada y se marchó, con tanta falta que nos hace y con tanto que tenía para dar. Así es la vida, aunque no lo acepto, aunque no me creo su partida. Porque lo quiero y adoro esa canción que reza “de abrirme en el verso, un palpitar, no me dejes ir”.

Y cierto, no te dejo ir. Aquí estamos todos los que no te dejaremos ir  nunca.  Niño travieso, rebelde y sincero. Te voy a recordar siempre y te quiero recordar de paso esta canción tuya para que donde quiera que estés te sirva de boleto y regreses:

“Seré cuanto pida el viento

Mi canción será por todos

No vendré descamisado

Seré todo un buen regreso

Vendré de la misma forma

Con un poco más de viejo

Lleno de pasado y tanto de recuerdo

Tendré para mi canto.

A mi espalda irá el futuro

El que ante mis ojos tengo

Luego el porvenir de siempre

Algo de esta voz tendrá”.

Por eso estamos contigo todos los que te queremos y admiramos y te regalamos flores: aquí no están las flores que te enviaron a nombre de Raúl Castro, nuestro presidente; están las flores que te envió Raúl en este momento tan particular de nuestra historia. Otros amigos también te enviaron flores: Pablo Milanés, el ministro de Cultura Rafael Bernal, te enviaron flores del ICM y del Centro Nacional de Música de Concierto. A nombre de todos tus compañeros. Y están las flores que tenemos colgados todos en el recuerdo para ti.

Chao brother.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato