Hola buenas noches / Retorno

K & K • La Habana, Cuba

Hola buenas noches…

Así, luego de la ya habitual espera, aparecía furtiva y cariñosamente, y nos ametrallaba su saludo. Acto seguido rallaba los primeros acordes, ahí comenzaba mi concierto, porque cada uno de nosotros se inventa uno distinto, a través del lente, en la búsqueda del momento, como cíclopes al acecho de “la foto” la única, la que se recuerde por sobre otras, y por siempre. Ya conocíamos sus maneras, aprendimos sus canciones, siempre perdonábamos sus equivocaciones y cambios de versos, sus temas siempre estaban actualizados, yo llegué a escuchar tres versiones de Noticiero en momentos distintos, luego, la relajación, vaso en mano directo al piano. Nunca pude decirle la falta que nos hacía un disco a piano, ya tenía nombre: Santiago “Pianísimo”, ahora por supuesto nos hará más falta. Por alguna razón sus conciertos era en dos partes, comenzaban solemne, serios y tensos, luego de algunos temas, mágicamente salía del escenario, sin decir ni una palabra, se cambiaba de ropa y volvía relajado, whisky en mano y sonriente, y se desataba Santiago, el cómplice, que era capaz de callar al que no lo escuchara, Shhhhhhhhhhhhhhh, ¡Siooooo!, el whiskysitole relajaba la mandíbula, perdía toda la tensión del concierto-descarga y se revelaba conversador y chistoso consigo mismo. Así vi muchos Santiagos, el del mal acorde, el de la cara de quedarse en blanco en medio de sus temas, pero los comenzaba de nuevo más melódicos cada vez, (todo un teatro entero se lo perdonaba, era el Santi) así es como lo recuerdo en mi pupila, ya no podremos experimentar más La ilusión del regalo de sus conciertos de fin de año, y sus despedidas…

Bueno, hasta la próxima…(ya no habrá...)

Pd: ahora que ya eres polvo, (de donde todos venimos), no tendremos a donde ir los febreros a cantar tus canciones para tí… es tu deuda Santa-Santi con nosotros.
 

Enrique Smith Soto. (Kike)

 

RETORNO

Al Santi, quién ahora mismo debe estarse riendo de nosotros por llorones.

 

Un, dos, tres y… corazón,
¡Corazón late!

No lo dejes ir.
Imagina, solo piénsate
un día, una semana, meses, años
sin su gaguera.

Te condeno por romperlo a la mitad.

Un, dos, tres y… ¡Que rabia!, corazón,
¡Corazón late!

Un minuto más.

Dile a la muerte que la Vida lo espera,
dile que no,
que todavía me debe una canción,
o dos, o tres y… corazón,
¡Corazón late!

¡Qué egocentrismo!, corazón.
Ser el centro, el núcleo,
el principal, el alma, el fin,
el mejor y el peor.

¡Qué dolor!
Asumes mal la obra,
no el hígado, el pulmón,
el páncreas o el riñón.
Solitario, eres tú, sin salvación,
sin pulso, corazón.

Un, dos, tres y…
Un, dos, tres y… de nuevo
Un, dos, tres y… no pares,
hazme creer en ti,
ayúdame a aguantar lo nunca más…

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato