Premios Guillén y Carpentier, otra vez

Eileen Sosin • La Habana, Cuba
Viernes, 21 de Febrero y 2014 (2:09 pm)

Decía Nicanor Parra que mientras más uno persigue los concursos, estos se vuelven más lejanos e imposibles, como Dulcineas del Toboso. Pero otra es la historia de ayer, cuando fueron entregados el Premio Nicolás Guillén de poesía a Antón Arrufat, y los Premios Alejo Carpentier de ensayo a Pedro de Jesús López, de cuento a Daniel Díaz Mantilla, y de novela a Javier Rabeiro Fraguela.

Imagen: La Jiribilla

“No han premiado mi nombre, sino mi libro”, señaló Arrufat. Vías de extinción fue un trabajo de varios años, de manera que resulta el “último estado” que sus poemas han alcanzado. El alto rigor expresivo, ejemplar sentido de la síntesis y un dominio extraordinario del oficio poético, fueron algunas de las virtudes del volumen mencionadas por Virgilio López Lemus al dar a conocer el acta del jurado.

Imagen y libertad vigilada. Ejercicios de retórica sobre Severo Sarduy, de Pedro de Jesús, recibió elogios por el rigor conceptual de estudio, la precisión en el manejo de las categorías utilizadas en el análisis, y por cuánto esta entrega contribuye a conocer más la obra del escritor camagüeyano. Así consta en las conclusiones del tribunal, dadas a conocer por Margarita Mateo.

Imagen: La Jiribilla

Para el ganador, el ensayo significó visitar viejos fantasmas, pues ese había sido parte del tema de su tesis universitaria. “Casi 20 años después acometí la escritura de este libro que fluyó como un cuento, un poema largo”.

“Dentro de un año es cuando viene el concurso más importante, que es la lectura que van a hacer ustedes, y espero entonces ganar de verdad ese premio”,  fue el vaticinio de Daniel Díaz Mantilla. Entretanto no llega ese momento, el veredicto leído por Jesús David Curbelo resaltó que El salvaje placer de explorar descuella por su madurez conceptual y el nivel estilístico de cada uno de los cuentos que lo componen.

Imagen: La Jiribilla

Prosa de ritmo “atrapador”, que va lentamente robándonos, hasta que sin darnos cuenta llegamos al final del libro. En pocas palabras Alberto Ajón resumió los valores de El cordero aúlla. Javier Rabeiro, tan joven que sorprendió a unos cuantos, agradeció a los escritores allí presentes por las lecturas que lo nutrieron, ya que al parecer “el resultado ha sido muy bueno”.

Imagen: La Jiribilla

Para todos quedará ahora la labor, mano a mano, con los editores de Letras Cubanas. Y que las Dulcineas del Toboso, el año que viene y el otro, sean más posibles y cercanas.

Jurados

Premio Nicolás Guillén de Poesía: Rolando López, José Luis Fariñas y Virgilio López Lemus

Premio Alejo Carpentier

Ensayo: Margarita Mateo, Mayra Beatriz Martínez y Jamila Medina

Cuento: Estela Acosta, Yunier Riquenes y Jesús David Curbelo

Novela: Aida Bahr, Michel Encinosa y Alberto Ajón

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato