Entrevista con Mariela López, Dirección de Casting

Buscar una identidad con el aquí y ahora

Paula Companioni • La Habana, Cuba

De Conducta, película del director Ernesto Daranas recién estrenada en los cines de Cuba, se han dicho muchas cosas. Es que este filme ha llegado tocando de tantas formas a nuestra contemporaneidad que logra conmover a todos los que, de alguna forma, sueñan en la Isla.

Algunos críticos (como Joel del Río) han expresado acerca de Conducta que “para encontrar una película cubana con una dirección de actores tan convincente y poderosa como la que ostenta Conducta (…) debemos remitirnos a los tiempos de gloria de Humberto Solás y Fernando Pérez”.

El primer y espléndido triunfo de esta película está en la selección y preparación de los actores —tanto de los niños como de los adultos—, en el proceso de casting. Porque si muchos son los sentimientos que nos despierta Conducta, ellos están principalmente expresados a través de soberbias actuaciones.

La encargada de esta tarea en el equipo que eligió Ernesto Daranas para su película es Mariela López Galano, una realizadora que, ya sea en la televisión (con el gustado programa La sombrilla amarilla y la teleserie Mucho Ruido) o en el cine, logra nacer en los actores al personaje que tiene en mente.

Imagen: La Jiribilla

¿Cómo sucedió el trabajo previo a la filmación, el estudio de los textos, la concepción de un equipo?

Quedaron 17 niños con los que realizamos el taller, combinamos ejercicios para el desarrollo de la imaginación y la integración grupal con improvisaciones creadas por los estudiantes de la Facultad Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) y escenas escritas por Ernesto Daranas para valorar sus potencialidades sin viciar el guión.

Después de la selección, enfocamos los primeros ensayos en reforzar las relaciones entre los personajes, crecieron en el desempeño actoral mientras aportaban matices. Recibieron entrenamientos de boxeo, baile español, natación, canto, fútbol, se adiestraron en el cuidado de las palomas y el manejo de los perros, ensayaron en las calles de la Habana Vieja junto a los transeúntes. Cuando se enfrentaron a los actores comenzó otra etapa del proceso que culminó con el dominio de sus personajes.

Estuvimos respaldados por los estudiantes de la FAMCA Alejandro Menéndez, Ana Alejandra Alpízar, Ariagna Abreu, Reinel García, Irán Hernández y Daniel Mancebo; Geraldine León, 1ra asistente de dirección; el equipo de producción encabezado por Esther Masero; Indira Magaz, asistente de casting; los profesores y entrenadores.

Según han comentado acerca de la elección del elenco para la película, no les interesaban “niños actores”, sino que buscaban que realmente fueran parte de un entorno como el que se describe en la película. ¿Cómo fue el proceso del casting en Conducta?

El concepto fue ir hacia los niños, y no que vinieran a nosotros. Daranas intuyó que los iba a encontrar en sus aulas y así fue.

Más allá de ir en busca de una similitud psicofísica y social con los personajes, el entorno nos ofreció al niño y a la niña del aula cubana, que era en definitiva lo que estábamos buscando: una identidad con el aquí y ahora.

Así encontramos a Joan Angarica en Cayo Hueso; a Richard Andrade en el casting masivo; Cristian Guerra (que interpreta al Niño) decidió presentarse con el grupo seleccionado de su escuela, este último fue el primero que hizo aportes al guión en el casting para mejorar la participación de su compañero y también fue el primero al que Ernesto Daranas le otorgó el personaje. Jeni (Amaly Junco) y Chala (Armando Valdés Freire) entraron el día que hicimos el cierre de las primarias y secundarias del último municipio seleccionado, el Cerro. María Paula (Roxana Pérez) se presentó después.

Los maestros de los niños actores juegan un papel importante en las vidas de estos jóvenes impresionables: deben preparar a estos niños para las vocaciones más allá de las películas (ya que la carrera de los niños actores a veces puede ser fugaz), deben tener la flexibilidad para educar a los niños fuera del ámbito de un entorno típico de clases, y son responsables de mantener a los niños productivos cuando no están filmando escenas. Ustedes han dicho que Armando Valdés no tenía nada de Chala, ¿cuáles eran las diferencias iniciales entre actor/personaje?

Su aspecto físico era típico de un niño consentido y querido —lo que coincide con su entorno familiar—, y él es muy equilibrado para su edad. Según mi experiencia, pocas veces un niño está tan lejos de las características psicofísicas del personaje que interpreta, fue una revelación para mí. Armando y Chala tienen en común la inteligencia, la nobleza, la fuerza interna que develó en el proceso, y la capacidad de conquistar el corazón de todos.

Este (desde ya) niño actor (Armando/Chala), sin ninguna experiencia previa comunica la ira, los deseos, la rebeldía, la gracia, la ternura y tiene todos los matices necesarios para comunicarse con el espectador desde su primera aparición hasta la última. ¿Cómo se logra que un niño sin previa experiencia y sin la actitud que buscaban como condiciones básicas logre encarnar en todo momento su personaje? ¿Cuáles técnicas desarrolla?

Se logra conociéndolo y, queriéndolo, consigues la llave de su corazón y así abrir el tuyo también. Pero solo es posible si tiene talento.

Trabajamos para lograr el sentimiento adecuado partiendo de la situación que nos planteaba la escena. No apelamos a pensamientos que provocan ira y dolor.

Puede verse en la película que Armando/Chala ha crecido, ¿se siente responsable del Armando de hoy?

Armando se apropió del alma de Chala. A partir de ahora marca su crecimiento, es su responsabilidad.

Hace varias semanas, caminar por los cines de estreno deja claro que Conducta es uno de los filmes que pisan fuerte no solo para la crítica si no para la audiencia, ¿está satisfecha con el trabajo logrado?

Feliz. Con la certeza de que he vivido una experiencia irrepetible que me devuelve amor.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato