Fernando González

Bienvenido a casa

Yimel Díaz • La Habana, Cuba
Lunes, 3 de Marzo y 2014 (2:19 am)

Música, alegría y cubanía fueron los ingredientes del espectáculo que en la noche de este sábado tuvo lugar al pie de la escalinata de la Universidad de La Habana para darle la bienvenida a Fernando González, el segundo de los Cinco Héroes que regresa a la Patria luego de cumplir la sentencia a que fue condenado por un tribunal norteamericano en uno de los juicios más largos y manipulados que recuerda la justicia norteamericana.

Tu familia ha crecido —dijo al comenzar la velada Yunisasky Vaquero, secretaria General de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) —, la Patria te recibe como el hijo victorioso que regresa con la misión cumplida. Aquí encuentras a tu pueblo ante el cual levantaste la frente y diste validez al pensamiento martiano de que el poder de las ideas justas es capaz de vencer a un ejército aún desde el fondo de una cueva.

La lucha no ha terminado. Aún quedan tres hermanos sometidos  a una prisión absurda y vengativa —recordó. No podemos esperar de brazos cruzados a que Antonio (Guerrero) y Ramón (Labañino) regresen a la Patria después de cumplir los largos años que le restan a sus infames condenas. Ni  podemos resignarnos a que Gerardo (Hernández) jamás disfrute de la libertad que le han arrebatado, o de los besos de una esposa a la cual le prohíben ver. Apelamos a los sentimientos, a los valores, a la cordura de quienes pueden y deben ponerlos en libertad. ¡Los queremos en casa ya!

Aquí está una representación de los artistas que han formado parte de la lucha por traerlos a casa. Este concierto es un regalo del pueblo cubano a ti, Fernando —aseguró.

El héroe cubano agradeció su presencia a los allí reunidos y calificó de indescriptibles las emociones vividas desde que el pasado jueves descendiera por la escalerilla del avión y  fuera recibido por el presidente cubano, el general de Ejército Raúl Castro Ruz.

Fernando aprovechó esta primera oportunidad de dirigirse en vivo al pueblo cubano para reiterar su gratitud infinita por estos 15 años de apoyo: “Sé que no cesarán hasta que el resto de mis compañeros también estén de regreso”, comentó.

“Miles de jóvenes han respondido a la convocatoria a este concierto. Doy gracias a ellos, y a los músicos que se han reunido en esta Escalinata universitaria que tanta historia evoca. Los jóvenes de hoy son los herederos de una tradición de lucha de la que esta Universidad es un símbolo…  Durante estos 15 años he conocido de los esfuerzos del pueblo por salir adelante. El rol de los jóvenes  constituyó siempre una fuente de energía para seguir resistiendo. En ustedes están reflejadas las enseñanzas del artífice de la victoria, del Comandante invicto, del compañero Fidel.  Los llamo a aplicar esas lecciones en la lucha hasta traer de regreso a Gerardo, a Ramón y a Tony. Para ellos será este concierto”, concluyó.

A las sencillas palabras de Fernando siguió la música. Por la escena desfilaron David Blanco, enérgico, vital; Vicente Feliú y Eduardo Sosa, poéticos, reflexivos; Aramís Padilla y Héctor Gutiérrez con su rima improvisada; Tony Ávila, simpático, profundo;  y Gerardo Alfonso, metafórico y racial.

Cerraron la noche tres agrupaciones bailables de notable cubanía y popularidad: Havana de Primera  y Alexander Abreu quien desde la trompeta recordó las notas que llaman a la lucha en el Himno de Bayamo (Nacional);  Yoruba Andabo, cuyo repertorio explica por sí mismo por qué la rumba ha sido declarada Patrimonio de la nación y Van Van, el tren de la música cubana.

Junto a Fernando y sus familiares más cercanos, disfrutaron de la velada el primer vicepresidente Miguel Díaz-Canel; los miembros del Buró Político, Mercedes López Acea y Bruno Rodríguez; otros dirigentes políticos y del gobierno; así como René González, el primero de los Cinco en regresar a Cuba luego de también cumplir su condena.

Fuente: Trabajadores

Comentarios

“Volvimos a dar el zarpazo”

Soy feliz, soy un hombre feliz y orgulloso con los logros de mi Patria y el júbilo de un pueblo gigante, un pueblo de necios que se levanta por encima del nivel de cualquier imperio cuando de afrenta e injusticia se trata. Aun no encuentro la manera de expresar la alegría que sentí al recibir la noticia que estremeció a Cuba y al mundo entero: la llegada a la Patria de Gerardo, Ramón y Antonio el pasado diecisiete de diciembre. Ese día no presté atención alguna a las conversaciones y habladurías de mis compañeros, pues no podía creer lo que estaba sucediendo, ya estaban aquí nuestros cinco héroes, nuestros cinco hermanos, hombres que permanecieron más de una quincena de años bajo las cadenas del imperio. La hazaña realizada por nuestros patriotas no tiene precio, no se paga ni con millones de los más valiosos diamantes del mundo. Es increíble como se ha cumplido la promesa de aquel hombre con barba que nunca nos falla, el que prometió a toda Cuba que volverían los Cinco y que estarían de nuevo junto a sus familias y su amada Isla. Llevo los dieciséis años de mi vida escuchando la frase: ¡Volverán! por toda partes, escuchando sus nombres y observando carteles con sus fotos por las calles de La Habana. Siempre me interesé por esta causa y deseé con ansias que llegara este momento. Y al final vencimos de nuevo. Ganamos los humildes, los pequeños, los revolucionarios. Golpeamos al Goliat norteamericano con nuestra honda de David. Los derrotamos como lo hicimos en 1895 con España en la Guerra de 1895, como lo hicieron jóvenes de la generación del centenario, como lo hicimos en Girón y con el niño Elián en la batalla de ideas. ¡Volvimos a dar el zarpazo!

Alejandro Jiménez Viña. 203
IPV “Hermanos Martínez Tamayo”
07/01/2015

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato