@Chavezcandanga, una revolución
en Twitter

Miguel Ernesto Gómez Masjuan • La Habana, Cuba

Allá, en algún lugar en Miraflores, pudiera yo tener una computadora, una página, comunicarme con millones, no solo en Venezuela, sino en el mundo (...) Voy a tener mi trinchera en Internet, mi trinchera de batalla en la red. Te voy a mandar mucha información por ahí: firmé esto, estoy firmando, estoy discutiendo, hablé con esta, hablé con la otra (…) Va a ser un bombardeo”, prometió Hugo Rafael Chávez Frías, en la tarde del domingo 21 de marzo de 2010, durante su programa radio televisado Aló Presidente. El líder bolivariano realmente cumplió esa promesa.

En abril de 2010, casi un mes después de pronunciar aquellas frases, Chávez se convirtió en el usuario 128 637 475 de Twitter. Desde el mismo momento en que abrió la cuenta, mostró su estilo. No seleccionó un usuario genérico, con su nombre y apellido —como hacen tantos otros—, sino que prefirió llamarse “chavezcandanga”. Candanga es una expresión que, en Venezuela, significa “candela” o “personalidades muy dinámicas”. En su perfil podía leerse: “Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Soldado bolivariano, socialista y antiimperialista.”

El 28 de abril de 2010, en la madrugada, publicó su primer tuit: “Epa que tal? Aparecí como lo dije: a la medianoche. Pa Brasil me voy. Y muy contento a trabajar por Venezuela. Venceremos!!” Por casi tres años, hasta el 18 de febrero de 2013, cuando actualizó por última vez el perfil, Chávez empleó su espacio en la principal red de microblogging para enviar saludos al pueblo venezolano y a sus colegas, para comunicar decisiones del gobierno, como la aprobación de recursos para la inversión social y acuerdos de cooperación internacional con otros países, para nombrar ministros u opinar sobre disímiles temas de actualidad. “Es otro mecanismo más de contacto con el pueblo, para evaluar muchas cosas y para ayudar a mucha gente", dijo el Comandante en julio de 2010.

Además, probablemente con el objetivo de diversificar los propósitos de su perfil, Chávez empezó a responder, desde el 3 de mayo de 2010, a algunos de sus seguidores. Su primer mensaje fue para felicitar, en su cumpleaños, a una mexicana de 18 años: “@marianadelucio felicitaciones a tu Revolucionaria hermana en su cumple”, escribió el Comandante. Sobre esta posibilidad interactiva, Chávez expresó el 16 de mayo de 2010: “me ha dado más trabajo del que tenía, pero me gusta, porque recibo información y puedo responder; me ayuda el equipo a dar soluciones, pero sobre todo puedo interactuar, es una revolución de verdad”.

Imagen: La Jiribilla

@chavezcandanga revolucionó la ciberpolítica. No porque fuera el presidente que más tuits publicó (1824), tampoco por el uso destacado de hashtags, enlaces, fotos o por los perfiles que seguía (solo 23), sino porque comprendió, quizá como ningún otro político, que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) podían ser, por encima de todas las cosas, una herramienta para interactuar con los ciudadanos.

“En verdad @chavezcandanga ha sido una maravillosa creación colectiva, surgida al calor de las necesidades que plantea todo proceso revolucionario de manera permanente. Una Revolución es eso: una permanente situación de necesidades creativas (…) y debe imponerse la sabiduría colectiva mucho más allá de la individual”, expresó Chávez en una comunicación telefónica que sostuvo con las personas que asistieron en el Teatro Principal de Caracas, el 28 de abril de 2012, a la celebración del segundo año de su cuenta en Twitter.

El propio Chávez manejaba su perfil y en varias oportunidades mostró ante las cámaras de la televisión su teléfono BlackBerry, mediante el cual publicaba sus tuits; aunque también tuvo a su lado un equipo que monitoreaba los mensajes que llegaban con solicitudes de empleo, viviendas, denuncias de actos de corrupción, entre otros temas.

Así surgió la “Misión Chavezcandanga”, el 7 de mayo de 2010. Chávez indicó que esta iniciativa se debió al impacto que causó su cuenta. “Ya tengo un equipo de 200 personas trabajando en chavezcandaga. Esto se está convirtiendo en un centro de operaciones”, aseguró.

Para el líder, actualizar su perfil era realmente importante. “Estaban criticándome los voceros del escualidismo y el majunchismo, diciendo que estaba gobernando por Twitter. ¡Fíjense ustedes la crítica de la derecha! ¿No? Y comenté en algún momento lo absurdo de esta crítica. Porque uno gobierna en función del mandato popular, y en lo personal cada día he venido más gobernando, obedeciendo”.

El Comandante le dio a su perfil diversos usos. Por ejemplo, intercambiaba mensajes de saludo con sus homólogos latinoamericanos, especialmente con la mandataria argentina. “Veo a Cristina por TeleSur! Viva Cristina! Viva Kirchner! Viva Argentina!”, escribió el 27 de abril de 2012.

También recordaba momentos históricos importantes para Venezuela. El Bicentenario de la independencia de su país, el 5 de julio de 2011, lo motivó a escribir este tuit: “5 de Julio, llegaste al fin, estremecido, huracanado de PasiónPatria, 200 años después! Así te esperábamos nosotros, los hijos de tu Gloria!!

A través del perfil informaba sobre sus acciones y decisiones. “Enhorabuena! Tenemos nueva Ley del Deporte y Educación Física! Al fin, Dios mío! Felicitaciones y que se cumpla ahora! La Revolución Avanza!”, dijo el 2 de agosto de 2011.

Ante la temporada de lluvias que afectó la región andina venezolana, en mayo de 2011, Chávez informó: “Ahora mismo estoy decretando el Estado de Emergencia por 90 días en el Estado Táchira. El estado Mayor Andino Sigue Desplegado. UnidosVenceremos!”

Chávez fue el primer presidente latinoamericano en ejercicio que abrió una cuenta en Twitter y en apenas ocho meses —en octubre de 2010— obtuvo su primer millón de seguidores. Luego llegó a los dos millones en agosto de 2011, a los tres millones en mayo de 2012 y a los cuatro millones en febrero de 2013. En el momento de su muerte tenía más de 4,2 millones de seguidores.

Entre los 23 perfiles que siguió Chávez se encontraban tres personas de su familia (entre ellas una de sus hijas, Gabriela), tres presidentes de América Latina: Rafael Correa (@MashiRafael), Dilma Rousseff (@dilmabr) y Cristina Fernández de Kirchner (@CFKArgentina), también seguía a miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y la cuenta @reflexionfidel, en la que se publican citas del líder histórico de la Revolución cubana.

El 18 de febrero de 2013 aparecieron los tres últimos tuits del líder bolivariano, quien había regresado a Venezuela, tras estar poco más de dos meses en Cuba, donde fue intervenido quirúrgicamente. “Hemos llegado de nuevo a la Patria venezolana. Gracias Dios mío!! Gracias Pueblo amado!! Aquí continuaremos el tratamiento”; “Gracias a Fidel, a Raúl y a toda Cuba!! Gracias a Venezuela por tanto amor!!!”; “Sigo aferrado a Cristo y confiado en mis médicos y enfermeras. Hasta la victoria siempre!! Viviremos y venceremos!!!”, escribió el Comandante.

@Chavezcandanga, de acuerdo con la periodista Rosa Miriam Elizalde [http://www.cubadebate.cu/opinion/2012/04/28/chavezcandanga-un-monumento-a-la-audacia-y-la-creatividad/], ayudó a derrumbar el mito de que la red social de microblogging era el “predio exclusivo de la derecha, que empezaba a acostumbrarse a armar sus campañas políticas y sus revoluciones de mentiritas utilizando este canal de información”.

“La expresión de Chávez en Twitter fue la antítesis del marketing político. En @chavezcandanga se expresó realmente el líder bolivariano. Era su voz inconfundible y también una estrategia coherente de extensión y uso social de la red como política de Estado”, aseveró Elizalde. @Chavezcandanga sigue online, pero sin actividad. Su perfil queda como ejemplo de cuánto pueden hacer los políticos cuando realmente comprenden las TIC.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato