Maestros titiriteros del siglo XX en América (Final)

Jim Henson, el mago del cine
y la televisión

Rubén Darío Salazar • Matanzas, Cuba

El Taller Internacional de Títeres de Matanzas, desde hace buen tiempo, viene siguiendo la huella creativa del titiritero, productor y director cinematográfico norteamericano Jim Henson (Mississippi , 24 de septiembre de 1936-Nueva York, 14 de mayo de 1990), quien dejó un legado imprescindible a la técnica de animación de los muñecos en la televisión; tal vez ahí se halle gran parte de su inolvidable contribución a la manifestación titiritera, a través de figuras que trajeron al universo de la imagen y el sonido una vitalidad expresiva e inusitada para su tiempo. En ese medio audiovisual comenzó a trabajar desde los años 50 hasta los 80 (en programas habituales como Sam & Friends, Sesame Street, The Muppet Show, y Fraggle Rock, entre otros), aunque creo personalmente que su influencia va más allá de la tecnología inteligente e imaginativa creada para la pequeña pantalla. Su hija Cheryl recuerda que durante 15 años, entre 1954 y 1969, estuvo experimentando, lo cual significa que no se hizo famoso de la noche a la mañana, sino probando muchas cosas, encontrando la luz entre hallazgos y fracasos.

Imagen: La Jiribilla

El espíritu ingenuo e irónico de sus personajes incita a la risa y la ternura. Son seres absolutamente diferentes que coexisten en reveladora armonía. El atractivo ritmo de ellos atrae tanto a infantes como adultos. Lo mismo adoramos al monstruo Comegalletas, que a una cerdita (Peggy) sensual y consentida, por solo citar a algunas de sus estrellas televisivas. ¿Quién no se ha deleitado alguna vez con las salidas chispeantes de una de sus creaciones más conocidas, la rana llamada Kermit, René o Gustavo, según la zona geográfica del mundo en que se exhiban sus conocidos programas? El mismo Jim fue quien le puso voz y alma al batracio desde 1955 hasta 1990.

Entre 1964 y 1969 produjo varias cortos experimentales como “Timepiece” (nominada a los premios Oscar), “Youth 68” y “The Cube”. Estas películas le dieron la experiencia necesaria para soñar nuevos mecanismos titiriteros para los muppets y buscar impactantes efectos como los que parecen en “La gran película de los muppets” (1979), “El cristal oscuro”(1982), “Dentro del laberinto” (1986) y “Las tortugas ninja” (1990).

Henson no solo se preocupó por la creación artística, sino por la promoción y el desarrollo de un arte que él sabía podía llegar a mucho más; por eso fundó diferentes compañías: The Jim Henson Company, The Jim Henson Foundation y The Jim Henson's Creature Shop. Su obra llegó a más de 100 países, llevando la diversión, la magia y un mensaje lleno de optimismo. En Cuba hemos disfrutado de casi todo su universo titiritero, entre ellos la especial mini-serie para la televisión “El narrador de cuentos”, contentiva de nueve capítulos inspirados en leyendas y cuentos clásicos.

Cuando falleció en Nueva York, en mayo de 1990, a causa de una neumonía mal cuidada, nadie quiso aceptar la noticia, el planeta entero enmudeció de dolor. Es muy difícil imaginar la muerte de un mago, tienen fama de ser inmortales, sempiternos. Jim pidió que todos vistieran en su funeral ropas de colores, que tocara una banda de jazz y sus muñecos fueran los protagonistas del último adiós.

Heather Henson, la más pequeña de sus cinco hijos con Jane Nebel, directora de la Compañía Ibex Puppetry, de Orlando, en los EE.UU., estaba invitada para presentar en la fiesta de títeres de Matanzas del presente año, su espectáculo El vuelo, junto a una serie de cortos de animación con títeres artesanales. La repentina muerte de Jhon, el cuarto hijo del clan Henson-Nebel, le hizo variar sus planes de girar por Cuba, recorrido que tenía proyectado concluir el último día del 11no Taller Internacional de Títeres de Matanzas, el próximo mes de abril.

Cuando el día 25 de abril a las tres de la tarde, se le rinda tributo a Henson en la Ermita de Monserrat, ubicada en la capital de la provincia yumurina, su arte será recordado junto al de las maestras titiriteras Irma Abirad, de Uruguay, Mireya Cueto, de México y Carucha Camejo, de Cuba. El mago Jim será el gentil caballero de estas tres damas. Habrá un festín de muñecos de varios países, todos hermanos, todos clamando por un mundo nuevo, lleno de paz, justicia y amor.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato