Aleja a tus hijos del alcohol

Amelia Duarte de la Rosa • La Habana, Cuba
Jueves, 3 de Abril y 2014 (2:01 pm)

Un texto inédito del dramaturgo Rogelio Orizondo llega, los fines de semana, al sótano del Teatro Nacional de Guiñol. La propuesta de Teatro El Público, ideada con la estética del karaoke escénico, lleva por nombre Aleja a tus hijos del alcohol y está dirigida por el joven actor y director José Ramón Hernández.

Merecedora de la Beca de Creación Milanés 2012, que otorga la Asociación Hermanos Saíz, la puesta en escena ofrece las revelaciones de dos actrices (la sueca Hilde Gorpe y la cubana Rosalía Roque), a través de una mirada experimental que rompe con la espacialidad o con la llamada “cuarta pared teatral”.

La tendencia de fragmentación de este discurso dramatúrgico —usual en la línea de los Novísimos cubanos— conduce a las intérpretes a intercambiar con el público, a testimoniar una parte de su realidad y a crear una atmósfera de complicidades mutuas, a veces hasta lúdicas.

A la manera de cabaret o karaoke escénico (exhibición, ridículo, espectacularidad, afectación, competencia, revelación, miedo); luces matizadas; un piano y su instrumentista; un refrigerador ruso; un cubo de agua y una pequeña pantalla que proyecta materiales de la vida personal de ambas actrices, Aleja a tus hijos… pretende provocar a los espectadores e introducirlos en una vida alternativa, una especie de subcultura urbana donde predomina lo sucio, lo íntimo, el dolor, la crisis y la cotidianidad.

Con una actuación en primera persona, tanto Gorpe como Roque logran crear un espectáculo donde se permiten cantar, bailar, reflexionar, reír e incluso beber uno que otro trago de Cuba Libre.

Su novel director re-contextualiza la obra en este nuevo escenario luego de haber tenido el primer contacto con el público, como work in progress, (trabajo en construcción) en el Encuentro Nacional de Jóvenes Teatristas, Teatro de Otoño, celebrado el pasado diciembre en la Filial Provincial de la AHS en Santiago de Cuba.

Sin embargo, aun con el cambio de escenario, esta vez en un sótano, Aleja a tus hijos… no cambia su intencionalidad dialógica y Hernández logra nuevamente acercarla al público y, de alguna manera, aturdir con información y sensaciones al espectador.

La obra —ya apúntabamos— rompe con la estructura de tener un conflicto como centro de la acción, su aporte nace de los testimonios y vivencias del equipo de trabajo lo que, desde un tiempo a la fecha, viene siendo habitual en el quehacer escénico joven de la Isla. Y es precisamente ese movimiento de jóvenes protagonistas el que comienza a marcar una pauta, que se escucha y se respeta.

Lo anuncian desde las propias palabras al programa escritas por la teatróloga Yohayna Hernández.  “Alejar a tus hijos del alcohol es alejarnos de la apatía, de la muerte, (…) de la inmovilidad, la desesperanza, del silencio, la simulación, del oportunismo. En Aleja a tus hijos del alcohol los jóvenes tienen la palabra, forman una ‘bulla escénica’, se empinan, crecen, creen y construyen, desde sus voces famélicas, un cuerpo liberado teatral y espiritualmente”.

Fuente: Granma

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato