Remembranza de José Luis Posada, el gallego,
en Bellas Artes

Carolina Navarro • La Habana, Cuba
Fotos: Lianet Pujol

José Luis Posada y su arte fueron recordados recientemente en una sesión memorable en el Museo Nacional de Bellas Artes, con motivo de su exposición en la sala transitoria del edificio de Arte Cubano.

El conversatorio sobre su vida y obra tuvo lugar en la sala de medios audiovisuales, donde se hizo público el donativo que la familia Posada realizó al Palacio de Bellas Artes de 65 grabados: “una selección valiosísima que ha engrosado nuestros fondos, en un gesto poco común hoy”, según expresó la curadora de la muestra Delia López.

Imagen: La Jiribilla

Eugenio Posada, hermano del gran artista, en representación de sus otros familiares, recordó el deseo de aquel de “que nunca saliera su obra de Cuba y que gozara del privilegio de formar parte del patrimonio nacional”. Además, reconoció el esfuerzo y atención por parte del equipo del museo y su directora a la muestra y las actividades colaterales dedicadas a homenajear su memoria.

Víctor Casaus, director del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, Félix  Guerra, Pedro de Oraá y Fidel Díaz Castro abrieron las participaciones orales al referirse extensamente a la impronta de Posada en la cultura cubana.

Casaus recordó las tres exposiciones de Posada que se realizaron en la Sala Majadahonda del Centro Pablo, así como la relación profunda del creador  con su país.

“Fue el único asturiano que dejó que le dijeran gallego”, expresó, por su parte el pintor y escritor Pedro de Oraá y leyó unas cartas que le enviara el artista desde Asturias en 1995 y 1998, respectivamente. “Posada ha dejado de ser asturiano y cubano para ser universal”, aseguró al final de su intervención.

Imagen: La Jiribilla

Por su parte el escritor Félix Guerra recordó el título que ambos trabajaran, Criaturas insólitas o desaparecidas, con textos de él y dibujos de Posada, “que fue un libro único por varias razones, entre ellas, que fue realizada por un cubano asturiano, el escritor, y un asturiano cubano, Posada, el ilustrador”.

La labor del artista en la publicación cultural El Caimán Barbudo fue el tema de la intervención de Fidel Díaz Castro, director desde hace décadas de esa revista. “Siempre colaboró gratuitamente, con un auténtico profesionalismo”, recordó, al mismo tiempo que indicaba que Posada trajo consigo el ímpetu del 67 cuando comenzó el Caimán, de cuyo logotipo es autor.

La periodista Estrella Díaz leyó fragmentos de las entrevistas que le hiciera al gallego, intercaladas con las propias grabaciones de aquellas, donde se le escuchó decir en su voz: “Lo que soy actualmente, surge en El Caimán”.

Imagen: La Jiribilla

La última participación fue de Carina Pino Santos, quien hizo énfasis en la intensidad de la vida y obra del artista, así como subrayó  la necesidad de un trabajo multidisciplinario que comience a estudiar  la obra del hispano-cubano José Luis Posada, tanto desde la historia del arte como del libro, dada la actividad artística y editorial del creador, y asimismo se precisen abordajes especializados que examinen, también, la contribución de historiadores de la gráfica cubana sobre una de las obras más valiosas de nuestra caricatura y grabado de todos los tiempos.

Dos audiovisuales, uno dedicado por completo al artista homenajeado, realizado por Teresa Gómez para el programa Signos de la televisión cubana y otro donde aparece su testimonio sobre el concepto del arte fueron proyectados en la sesión que, como recordó al inicio del evento Víctor Casaus, “cumple una deuda con la gran obra de un hombre que vivió creando y fue generoso por el tesón con que enfrentó su trabajo creativo”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato