Opiniones

La Jiribilla • La Habana, Cuba

El verdadero congreso comienza cuando termine la reunión
Rolando Méndez Perera
(Artemisa)

De este histórico congreso en medio de todos estos cambios y transformaciones que se producen en  nuestro país espero que se cumpla lo que Silvio expresó: “Queremos hacer, pretendo que así sea el congreso del unido”. Igualmente que nos pronunciemos con fuerza para contribuir a la actualización y perfeccionamiento de nuestro modelo de vida, para ayudar a la erradicación de la chabacanería y el mal gusto, males que nos afectan a diario, como también las conductas impropias y la pérdida de valores y en cambio apoyar el enriquecimiento espiritual de la población.

Espero que lo que se acuerde y discutamos no quede solo para la memoria de los que allí estaremos, sino que sigamos dándole atención, y no quede en este primer paso, sino que tengan segundos, terceros y todos los pasos necesarios, porque verdaderamente el congreso comienza cuando terminemos esta reunión.

 

Un país sin una cultura fuerte perece ante el enemigo
Alfonso Lloréns
(Matanzas)

Pienso que este congreso llega en un  momento clave, en un momento de cambios en el país y que nos toca como vanguardia de la cultura cubana defender lo que tiene que salvarse. Pienso que los cambios que se vienen produciendo no pueden llevar a la marginación de nuestros más importantes valores artísticos y que el buen arte se convierta en mera mercancía. No debemos permitir que en 55 años de Revolución otras tendencias sepulten indiscriminadamente nuestros valores, nuestras formas de expresión artística. Le estaríamos poniendo en bandeja de plata al enemigo lo que tanto ha perseguido con su trabajo subversivo, el cual realiza con perseverancia aprovechándose de nuestras precariedades.

Un país sin una cultura fuerte perece ante el enemigo y  es eso  lo que Fidel siempre defendió y por eso nos situó como escudo de la patria, como soldados del frente de batalla, precisamente para seguir siendo libres e independientes como nación.

La cultura ante las transformaciones económicas en el país
Juan Carlos Muñoz Alfonso
(Artemisa)

Los miembros de la UNEAC han sido muy celosos  en la elección de los delegados en cada provincia con el fin de sentirse plenamente representados en el VIII Congreso. Los delegados no están a la espera de lo que pueda suceder en el mismo, como actores principales tienen la responsabilidad de hacer que el congreso sea un espacio de pensamiento, reflexión y unidad, donde el debate desemboque en la propuesta de soluciones para los problemas que más afectan a la sociedad cubana, ante el reto de las transformaciones que en la esfera económica ocurren hoy en nuestro país.

 

Todos somos responsables de hacer una Cuba mejor
Migdalia Tamayo Téllez
(Guantánamo)

En los últimos meses hemos asistido a los debates generados en las distintas comisiones de trabajo que en esencia corroboraron la preocupación y ocupación de los artistas e intelectuales de la UNEAC por los problemas de la sociedad cubana de hoy, y el lugar que la educación y la cultura tienen en la trasformación de los cubanos diseminados por todo el tejido social. Nuevos contextos demandan unidad de acción entre todos los actores y de la contribución responsable de cada uno de nosotros para hacer una Cuba mejor.

En mi opinión como ejercicio de pensamiento se debe insistir en las causas que están reproduciendo un sistema de relaciones sociales expresadas no solo en la gestión de la cultura artística (la promoción, la industria cultural, el patrimonio, etc.) y su relación con los medios de comunicación sino también en otros ámbitos de la sociedad cubana (manifestaciones de inequidades, en la aparición de rasgos discriminatorios de diversa índole, de individualismo, entre otros) y activar las vías de integración de los agentes sociales en el rescate de los necesarios valores humanos a la par de la actualización del modelo económico en la sociedad cubana.

 

Se abran las puertas a las soluciones
Rodolfo Vaillant
(Santiago de Cuba)

Esperamos que de los diferentes debates, se abran las puertas a la solución de problemas que aún persisten atentando contra la vida espiritual de los artistas y escritores.

 

Debatir sobre los dilemas de la sociedad toda
Yanela González Quintero
(Guantánamo)

Espero que el octavo Congreso de la UNEAC sea tan agudo como lo fue el anterior cónclave, al que asistí como reportera y parte del Sistema Informativo de la Televisión Cubana. Todavía estamos en el complejo proceso de resolver algunos de los planteamientos que allí se hicieron, de modo que la intención es que ahora seamos capaces de acompañar nuestras ideas de posibles soluciones. Considero que el debate debe dirigirse no sólo hacia las problemáticas que afectan la creación artística en Cuba sino alcanzar otros dilemas que inquietan a la sociedad toda. Nos preocupan especialmente temas como el rescate de los valores y el rol que desempeñan los medios cubanos de comunicación en la difusión de esos valores.

 

Esta es la hora
Adrian Rumbaut
(Cienfuegos)

Esperamos que este congreso sea decisivamente oportuno y que el pensamiento avanzado  no quede atrapado en las salas del palacio, como no puede atraparse el arte más genuino. Al mismo tiempo que logre hacer que el pueblo confíe más en sus artistas, pues como parte de él, bebemos de su savia para transformar, pero que esa voluntad de cambio que necesitamos hoy sea más intensa que nuestro ego. Deseo que la visión de cada delegado sea aguda si construye, convencidos de que la verdad de todos, compartida,  es la única verdad posible. En fin, que esta es la hora.

 

Seamos actores activos
Carlos Tamayo
(Las Tunas)

El VIII Congreso, al igual que los anteriores, debatirá los asuntos medulares de la cultura y la sociedad cubanas en las comisiones cuyos nombres se han divulgado en los medios masivos. Yo no voy al congreso a esperar nada; en los anteriores realicé el aporte que le corresponde a un delegado, y espero tener la posibilidad de ayudar a cambiar todo lo que debe ser cambiado para salvar la cultura, en el sentido más amplio del término. Pienso que se nos acabó el tiempo de esperar: ¡Seamos actores activos durante esos días y los del poscongreso, hasta el IX!

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato