Arte, Mercado e Industrias culturales

El lugar de la cultura de un país en refundación

En las primeras jornadas del VIII Congreso de la UNEAC, los artistas y escritores participantes en el debate del informe presentado por la comisión Arte, Mercado e Industrias culturales, sobre la base de encuentros previos con la membresía de la organización de todo el país, establecieron como premisa que todas las proposiciones, insatisfacciones o sugerencias debían estar encaminadas a encontrar, entre todos y de la manera más expedita posible, el lugar de la cultura como salvaguarda de la nación, dentro del rediseño al que se enfrenta la sociedad cubana.

En los intercambios sobresalió la postura que propuso comprender que la concepción de cultura que debe sustentar el proyecto humanista, sostenible y próspero al que aspiran todos los cubanos debe pasar primeramente por una comprensión holística de su naturaleza y no por un diseccionamiento de sus partes, postura errónea que se asume muchas veces, como si los procesos sociales, económicos o políticos no estuvieran atravesados transversalmente por ella.

Al mismo tiempo se llamó la atención sobre la peligrosa homologación de la producción cultural en cuanto a consideraciones de rentabilidad frente a otros sectores de la vida del país cuya esencia permite contabilizar cuantitativamente su impacto en la cotidianidad cubana. La riqueza espiritual de una nación no se fabrica en los mismos términos que se produce un bien material, ni se puede aquilatar a corto plazo bajo requerimientos economicistas.

Ello no fue óbice para que se conviniera en la urgencia de involucrar al sector cultural en los cambios que propone el país en cuanto a las nuevas formas de gestión, ya que todavía hay figuras y procesos del trabajo cultural, tanto en el cine, el audiovisual, la literatura, como en las artes escénicas y la música, que se desconocen y cuyo desempeño encuentra trabas legales que minimizan, imposibilitan o entorpecen su accionar.

Las instituciones culturales también estuvieron llamadas a rediseñar sus estructuras y objetivos a fin de marchar sincronizadamente con las transformaciones del país y poder combinar eficiente y coherentemente rentabilidad, servicio social a la comunidad y atención a los artistas relacionados con ellas.

Otro de los aspectos en el que los delegados al VIII Congreso hicieron hincapié fue en el necesario reflejo territorial de todos los cambios que se están proponiendo, ya que la capital del país no es el único escenario sobre el que gravitan los problemas relacionados con el trabajo cultural, ni donde exclusivamente está concentrada la valía de los procesos culturales.

En cuanto a la comercialización del arte los participantes instaron a delinear fórmulas legales que permitan ejercer estas funciones de acuerdo con las características de los procesos culturales que se enfrentan, más allá del ámbito de las artes plásticas donde se evidencian los principales avances en este sentido, y que les otorguen a los creadores un margen de autonomía. Dichas actividades no están exentas de conservar el compromiso ético, el respeto a la política cultural del país y la imprescindible retribución, tanto en la entrega de una producción cultural valiosa como del tributo impositivo, al que están obligados para con la sociedad a la que pertenecen.

De todo lo debatido pudo colegirse que quedan mecanismos de la producción cultural que deben ser repensados como la promoción nacional e internacional, la jerarquización cultural, la utilización de las nuevas tecnologías de la información, las nuevas formas de gestión, el pago de los derechos de autor, la seguridad social de los artistas y escritores, entre otros.

Del correlato que encuentre la dinámica social y económica en procesos culturales genuinos, que le sirvan de termómetro e inspiración, dependerá que el destino de la Isla no esté abocado a su empobrecimiento espiritual, el camino más recto hacia el abandono de los principios que nos sostienen como nación.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato