Dictámenes de la Comisión Medios y Cultura

La Jiribilla • La Habana, Cuba

La Comisión Medios y Cultura estableció sus debates sobre la base de un informe que recogió las inquietudes de los afiliados respecto a la jerarquización de los valores culturales de la nación mediante el empleo de todos los medios posibles, ya sean los propios de la producción comunicativa tradicional y los no tradicionales, o todas las mediaciones posibles que permitan propalar los verdaderos valores del arte y la literatura patrias. Hubo cincuenta y seis intervenciones que aportaron nuevos elementos para el completamiento del informe central.

Convenimos en que el esfuerzo debe ser colegiado y de mutuo entendimiento entre la institucionalidad cultural, el Instituto Cubano de Radio y Televisión (lCRT) y la UNEAC, en una cruzada contra el mal aprovechamiento mediático y a favor de la difusión de nuestra cultura.

Entre las recomendaciones que no aparecían recogidas en el informe central de nuestra comisión, se agregan:

1. La necesidad de sostener el trabajo de la Comisión Cultura y Medios y los debates e intercambios sistemáticos entre creadores y decisores de la política cultural, con el fin de garantizar el seguimiento de las acciones acordadas a favor de la promoción cultural y de la presencia de la cultura en nuestros medios.

2. La urgencia de fomentar que la dramaturgia sea una especialidad de rigor en las escuelas de arte, en la Universidad de las Artes y una prioridad en aquellas que se encargan de formar a los periodistas y comunicadores que luego son referentes y hacedores en nuestros medios. Existió un consenso en la importancia de la dramaturgia no solo para la realización de dramatizados en la radio y en la televisión, sino para todas las construcciones mediáticas.

3. La UNEAC debe trabajar de conjunto con el ICRT, el ICAIC y el Ministerio de Cultura para instrumentar formas prácticas y efectivas que garanticen que nuestros medios de comunicación difundan, en un franco ejercicio de jerarquización, los verdaderos valores culturales.

4. La UNEAC debe estimular el desarrollo de la crítica artística y literaria como referente y garante de la formación de un espectador avezado, capaz de discernir y de decantar lo valioso, así como de consumir los productos culturales desde una perspectiva crítica, con ojos propios de la realidad cubana. Para ello es importante priorizar la educación y la formación de especialistas en la materia, y la apertura o la consolidación de espacios para la crítica desde los medios masivos hasta las más especializadas publicaciones.

5. Evaluar la recomendación de constituir la Asociación de Cineastas dentro de la UNEAC, de cara a las nuevas formas productivas y a la universalización de la producción audiovisual en los tiempos que corren, hechos que complejizan las relaciones entre profesionales de ese universo.

6. La UNEAC debe fomentar, de conjunto con la academia y la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), los espacios para el desarrollo de competencias periodísticas en la programación de nuestros medios.

7. La UNEAC debe apoyar también toda acción encaminada a perfeccionar la programación de nuestros medios.

8. La UNEAC debe fomentar mecanismos que ayuden a sensibilizar a los emisores de música en todas sus variantes, incluidos los emprendedores privados, para que se difundan los verdaderos valores de la música cubana, lejos de la chabacanería, la vulgaridad y la banalidad. Los medios son entronizadores de patrones culturales, por lo cual constituyen un elemento estratégico en la construcción identitaria y en la proyección del trabajo ideológico.

9. Apoyamos la asunción de variados mecanismos que permitan difundir las producciones radiales y audiovisuales desde todas las provincias del país y hacia todas ellas en igualdad de condiciones.

10. Potenciar al Festival Caracol de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC hasta convertirlo en un evento que propicie no solo el intercambio teórico, sino una concurrencia nacional competitiva, que sirva de estímulo y jerarquización al universo audiovisual.

La UNEAC debe seguir acompañando activamente el proceso de transformación que viven hoy el cine y el universo audiovisual, y que se integra en un Grupo de Trabajo Temporal acorde con los Lineamientos del Partido, con la debida composición de artistas, intelectuales, instituciones culturales y todos cuantos deban participar en la formulación progresiva del conjunto de regulaciones que la práctica vaya aconsejando y en las decisiones que garanticen el futuro de estas manifestaciones del arte en el país.

11. Estimular la búsqueda de formas de distribución adecuadas para que las revistas y las publicaciones culturales lleguen a un público diverso, especialmente a los jóvenes, y puedan ser suministradas –tras hallar las fórmulas para que puedan ser adquiridas– a lo largo del sistema de bibliotecas del país.

12. Por último, la UNEAC debe insistir en que sus afiliados sientan los medios de comunicación como propios e impulsarlos a que participen activamente en el camino de concebidos cada vez más como espacios de la cultura, teniendo en cuenta que esta no debe ser un complejo vitamínico, sino la sustancia misma de los medios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato