Por él supimos “cómo se cuenta un cuento”

Ambrosio Fornet • La Habana, Cuba

Para muchos de nosotros, los que alguna vez nos dedicamos al cine, García Márquez no era solo ese monstruo iluminado que escribió dos o tres de las más grandes novelas del siglo XX, sino también el Presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, el fundador de la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños y el orientador del más concurrido de sus talleres, el de guión, al que cada año asistían estudiantes de todas partes de América Latina. En dos ocasiones, el desarrollo de esos talleres (las intervenciones del Gabo y sus alumnos) se grabaron y transcribieron, y de ahí surgieron dos libros: Cómo se cuenta un cuento, y La bendita manía de contar, que sirvieron de textos en escuelas y talleres de cine y televisión de todo el continente.

De manera que no solo millones de lectores en todo el mundo estamos de duelo con su muerte, sino todos los estudiantes y cineastas de cine de nuestro continente que estarán honrando su memoria cada  vez que demuestren con imágenes cómo se cuenta un cuento.

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato