Conversación con integrantes del grupo Stabfigurencompany

Que hablen los gestos

Yudd Favier • Matanzas, Cuba

Desde Alemania llegó a esta 11 edición del Taller Internacional de Títeres de Matanzas (TITIM) el grupo alemán Stabfigurencompany, quienes además de presentar su espectáculo Eumel también están a cargo del taller intercultural e interactivo de marionetas de varillas. En conversación con Sergio Serrano, miembro del grupo y nuestro intermediario en el idioma, Rolf Rubner y el director Michael Max Ebert, tratamos de conocer detalles de su estilo de trabajo, y peculiaridades de los talleres a impartir.

Imagen: La Jiribilla

¿Cómo contactan con el Festival?

En el 2007, cuando estuve en Matanzas, conocí a Rubén Darío, fue nuestro primer contacto, y de ahí supimos del Taller del Títeres, por tanto llevamos más de tres ediciones tratando de participar y finalmente se dio, aquí estamos. 

¿Qué expectativas tienen con el público cubano?

Nos interesa interactuar, corroborar que nuestro trabajo tiene un carácter universal y que puede comunicar con los públicos de cualquier  lugar del mundo. Hemos estado en México, Colombia y otros países de Latinoamérica, y la recepción es más cálida que en nuestro propio país, también esperamos eso de Cuba. Sobre todo desarrollar una interacción profunda. Nos motiva expandir nuestras maneras de entender el teatro.

Si pudieran calificar un estilo de representación de Stabfigurencompany, ¿cómo lo harían?

Comenzamos trabajando desde el empirismo; la investigación motriz, los resortes de las diferentes partes del cuerpo, sus particularidades, son las que nos interesan explorar: cómo desarrollar una gestualidad concreta y fácil de identificar por el espectador, y en la que al mismo tiempo la coordinación y sincronismo de las extremidades del personaje, con sus piernas, su tronco, sus brazos y su cabeza, sean orgánicos. No nos presentamos con una dramaturgia previa como por ejemplo,  aquí está el texto del Fausto y en base a él vamos a trabajar. Experimentamos con la anatomía de nuestros personajes. A Cuba hemos traído a  Eumel pero tenemos otras marionetas como Magic-man y Pifke.  

¿Cómo piensan orientar los talleres?

A partir de la manipulación de la técnica que hemos desarrollado: un títere, casi de tamaño natural, que es articulado por varillas. Queremos enfatizar en esa relación entre las partes del cuerpo de la que hablaba, y también descubrir las aptitudes de los talleristas para animar las diferentes partes del cuerpo del títere. Pero no vamos a develar en la entrevista todas las formas de cómo funciona el muñeco, porque para eso está el Taller…

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato