Caída libre

Daniel Burguet • La Habana, Cuba
A Onelio y Juan Candela

En serio que yo no sé lo que pasó oficial. Yo no tuve nada que ver. Pueden preguntarle a cualquiera del campamento. Mire, si es que yo no tengo la culpa de que a Serafín le haya dado por ponerse a escribir. Con todas esas cosas de hacerse escritor y de pasarse el recondena’o día leyendo.

Si hasta se llevaba los libritos esos para el corte y cuando parábamos a almorzar, comía leyendo. Óigame, y no paraba de hablar de libros, y de literatura, y de técnicas narratorias ¿Narrativas? Ah, disculpe oficial. Técnicas narrativas. Ya lo azorábamos cuando se ponía al lado de nosotros en el corte, es que no hacía otra cosa que hablar de eso.

Después le dio por decir que tenía que recorrer el mundo. Que