Si no hablo de ti me muero

Enrique Carballea • La Habana, Cuba
Fotos: K & K

Fui amigo de Formell aunque él no lo supiera… Lo vi cientos de veces  y las pocas que él me vio a mí me durarán para toda la vida como un tatoo... Recuerdo tres  en especial…

 

Imagen: La Jiribilla

La primera en el malecón sin agua de la Vía Blanca, con los iniciáticos Van Van en el 70, donde el gran Lele se movía como un muñeco Pim Pom desde los sonidos rockeros más hermosos de la música cubana que realmente recién descubría. Mi amigo Manduley se sabe de seguro el año el disco… Me encantó todo lo que salía de aquel sonido de trompetas en el audio que sonaba a Carraguao, Atarés y el Canal juntos, con lo menos selecto de los linderos del Canal de Vento lleno de guajacones y colisables y el Santo Suárez de iglesias, de caracoles, que extraño cantidad. Un día debería producir un concierto con ese sonido de trompetas para recordar como sonaba Cuba en los 60, 70 y más  acá… Todo el mundo bailaba y cantaba sin parar. Ni una bronquita ni na´,  todo happy. En fin me enamoré a la primera de Van Van. Cuando Formell bajó del  escenario todos los fiñes del barrio le dimos la mano.

La segunda vez fue en los 80, en una casa por el parque Córdoba de la Víbora en una fiesta de amigos. Tarde en la noche cantaba y tocaba en la guitarra  sus canciones y la de Los Beatles con su voz de otro sonido.  Fueron muchas canciones y descubrí al trovador del que tanto oí hablar. Esa  fue la semilla de una idea que 30 años después  Luis Najmias me recordó por teléfono:  de querer unir a Roberto Carcassés al piano, Yusa en el Bajo, Elmer Ferrer en la guitarra, Samuel en el drums, e Inor Sotolongo en las percusiones con el sonido de Maykel Bárzagas y hacer el Unplugged de sus canciones en el patio de la casa para sus amigos. Nunca lo pude hacer, materializar. Pero hoy lo veo una y otra vez en mi cabeza como Memento y para siempre…

Imagen: La Jiribilla

De izquierda a derecha Enrique Carballea, René Baños, Juan Formell y Luis Najmías

La tercera vez fue en su casa. Lo entrevisté para el documental de Sampling con Luis y René Baños y el fotógrafo Enrique Smith, quien me sugirió que escribiéramos algo.

Al fin le dije a Juan cuánto le debía y le quería por hacerme feliz más de 40 años y que para mí era un prócer de la cultura de la alegría de esta Cuba suya y un pedacito de todos. Se rió como un niño Leo y esa es la imagen que nunca olvidaré. Gracias don Juan Formell, el otro quinto beatle.

Si no hablo de ti me muero
Mi son para ti lo entrego
Ya tú ves

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato