Leonardo Padura gana X Premio Internacional
de Novela Histórica

Cubadebate • La Habana, Cuba
Imágenes de Internet
Martes, 6 de Mayo y 2014 (9:14 am)

La novela Herejes, del cubano Leonardo Padura, ganó la décima edición del Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza, elegida por mayoría en una intensa sesión del jurado, que destacó la calidad literaria y el rigor histórico de la obra.

Imagen: La Jiribilla

El reconocimiento, dotado con 20 mil euros y una escultura en bronce realizada por el aragonés José Miguel Fuertes, se entregará el próximo 28 de mayo en el salón de sesiones del Ayuntamiento de la capital aragonesa, informó desde España la agencia Europa Press.

La novela, sobre un lienzo de Rembrandt y que relata una saga de judíos combinando el género histórico con la novela negra, superó a otras tres obras finalistas de esta edición: La casa de los dioses de alabastro, de Magdalena Lasala (editorial Martínez Roca); París, de Edward Rutherfurd (Roca Editorial de Libros), y Ronin, de Francisco Narla (Temas de Hoy), entre un total de 41 propuestas.

A propósito de Herejes, incluida en la Colección Andanzas de la editorial Tusquets, el escritor Juan Bolea, portavoz del jurado y coordinador del premio, destacó la “calidad literaria de un autor que cada vez escribe mejor", en el que encuentra “ecos del más contenido García Márquez“. En Herejes envuelve su historia en el “formato de novela negra” e invita al lector a “un viaje que comienza con un cuadro de Rembrandt que aparece en La Habana y llevará hasta Ámsterdam”.

Otro miembro del jurado, Ricardo Martínez Laínez, ha señalado que “se sale de los límites típicos de la novela histórica y puede leerse también como una novela negra, policíaca”.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato