Jornada titiritera para celebrar los cien de Onelio

Dainerys Machado Vento • La Habana, Cuba
Miércoles, 7 de Mayo y 2014 (11:51 am)

Onelio Jorge Cardoso, el escritor aupado en Cuba como Cuentero Mayor, cumpliría cien años el próximo 11 de mayo. La fantasía que empleó en sus narraciones cortas, el entorno de ruralidad donde las enmarcó, la frescura y sencillez de su escritura, llaman la atención de jóvenes y adultos sobre su extensa creación.

Imagen: La Jiribilla

Según la investigadora Denia García Ronda, “la concisión informativa, la caracterización elíptica, el simbolismo de objetos y situaciones, la escasez de operaciones valorativas, la funcionalidad motivadora de los inicios” (1), son algunos de los elementos estilísticos que caracterizan la obra de Cardoso desde sus más tempranas incursiones literarias.

La joven actriz titiritera Yilian Fernández Alcal define estas mismas características desde su visión particular: “Cada vez que leemos un cuento de Onelio Jorge Cardoso siempre nos parece que, a nivel de acciones e imágenes, hay una magia que solo el teatro de títeres puede mantener intacta. Siempre sus personajes hacen algo más allá de lo objetivamente posible, como el cangrejo que sueña con volar, o la búsqueda de Francisca por la Muerte. La suma de personajes reales con historias sobrenaturales es totalmente titiritera”.

Fernández trabajó varios años en el Teatro Guiñol de Holguín y actualmente forma parte del recién estrenado Frente infantil de Teatro D’Dos. Asegura que comprendió la magnitud de esta especial relación entre el títere cubano y los cuentos de Onelio en 2013. “Comencé a preparar un unipersonal llamado El atrevido e intrépido quiróptero volador en busca de familia, que es una versión de su cuento Pájaro, murciélago y ratón. Contacté con amigos y otros titiriteros, y se convirtió en algo significativo que tantos grupos de teatro, hoy por hoy, tengan en sus repertorios activos versiones de los cuentos de Onelio”.

Motivada por estos diálogos, y con el centenario del Cuentero Mayor a las puertas, nació bajo su cuidado la campaña Titiriteros por los Cien Onelios, que según su coordinadora “continúa el 10 de mayo con un breve homenaje de las y los creadores que históricamente han bebido de su literatura. También porque muchos niños y niñas cubanas han conocido sus historias a través de nuestras manos y de nuestro espectáculos”.

Con la voluntad como condición principal, el sábado 10 de mayo, grupos teatrales de las provincias La Habana y Pinar del Río regalarán una jornada de sus miradas titiriteras sobre narraciones célebres de Cardoso. La cita ocupará, durante todo el día, la terraza y la sala de conferencias del habanero Centro Cultural Dulce María Loynaz.

“El director del Centro, el poeta Jesús David Curbelo nos apoyó en la materialización de esta jornada, que se inserta en el programa cultural que ellos concibieron para homenajear a Onelio”, dice Yilian, quien agradece además la colaboración de la Casa Editorial Tablas-Alarcos, del Instituto Cubano del Libro, del Consejo Nacional de las Artes Escénicas y de la Asociación Hermanos Saíz. Esas instituciones se sumarán en un empeño poco común para presentar libros, conversar sobre la obra de Onelio, y sobre todo mostrar al público interesado versiones titiriteras de sus cuentos.

El evento comienza a las diez de la mañana, con la puesta en escena de Los Tres Pichones, dirigida por Miriam Sánchez, en la actualidad parte del proyecto titiritero El Arca. Al finalizar la función, se dará oficialmente la bienvenida a la jornada, que continuará con El Cangrejo Volador, a cargo del grupo Titirivida, de la provincia de Pinar del Río. A las 11 y 15 de la mañana comenzará el conversatorio “Presencia de Onelio”, a cargo del experimentado titiritero, director del Teatro Nacional de Guiñol, Armando Morales y del escritor Emilio Comas. Continúa el mediodía con la proyección audiovisual de varios cuentos de Onelio, dirigidos por la realizadora Magda González Grau. La tarde reserva las puestas en escena de Francisca y la Muerte, por el Guiñol Nacional; el unipersonal El atrevido e intrépido quiróptero volador en busca de familia, dirigido por Yilian Fernández; una puesta de Juan Candela, del Espacio teatral Aldaba y la presencia los cuenteros de Narrarte. A cualquier hora que usted se acerque al Centro Cultural Dulce María Loynaz hallará alguna función escénica, propuestas interactivas que divertirán a niñas, niños y adultos por igual.

El llamado a promover estos encuentros-homenajes, se hizo público en enero pasado, cuando Fernández Alacal realizó la primera acción de la campaña Titiriteros por los Cien Onelios, en la Casa de Cultura de Calabazar. Allí mismo Teatro Escambray regaló después a los pequeños de esa localidad la función de Los pintores, basado en el cuento Los tres pichones.

“La idea fue siempre hacerlo extensivo a todo el país”, dice Yilian, “pero la realidad a veces impone demasiados obstáculos. A pesar de todo, el movimiento de titiriteros cubanos no pasará por alto los cien años de Onelio, y en vísperas de su cumpleaños estaremos celebrando su obra”.

 

(1) García Ronda, Denia: Un poco más allá. Proyección ético-estética de la cuentística de Onelio Jorge Cardoso. Ediciones Unión, La Haban, 2009: 82.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato