Selección de poemas

Ficción

Nadie ve la identidad como una paradoja,    

el disfrute germinal de la certeza, la misógina fe del absoluto.

Antes fueron todas las lunas,  la  vanidad del plenilunio, 

el hombre en su atávico don -de nadie- y

una mujer,  herética, furiosa,  agazapada en su nuca.

 

Oh, dulce pájaro de juventud, no sangres a mi lado con ojos inmóviles.

 Una tensa cana organiza en vano su desquite

 en (esta mi memoria,  mi conciencia) con

la intención de ser yo misma y no la imagen para el disfrute de mis enemigos.

 

La retrospectiva es una promesa para alisar mi piel con frutas,

                                               con silicona,

no puedo borrar las canas, el maquillaje,

la procesión de gusanos que esperan por mí

la insolencia non- nata del espejo.

 

Los hijos con alardes de recién llegados, lavan el amor en un tono de cálidas sombras, alimentan el rostro con la savia del efugio.

 

Los que aman, dicen que los rostros agonizan. Han visto el fulgor ante el espejo.

Los que odian, dicen que no saben a ciencia cierta, Nada.

Los que ni aman ni odian no dicen ni una palabra. 

 

                                              

Bonne aventure

 

                                                                                    "Que ton vers soit la bonne aventure
                                                                                      Eparse au vent crispé du matin
                                                                                     Qui va fleurant la menthe e le thym...
                                                                                      ET tout le reste et littérature."
                                                                                                                           Paul Verlaine

 

Que ton vers soit la bonne aventure:

la mujer con su arquitectura de rosa,

 la blusa ceñida y el pantalón Azul latiendo aquel verano.

 

Eparse au vent crispé du matin:

Un cuerpo horizontal, un hartazgo de sábanas,

la noche traducida a una promesa. 

Otras insignificancias: pastillas, fotos, convenios de tú y yo,

presagios de mujer al día, el semen vegetal de la tristeza,

la absurda piedad de la aventura. Puro animal exhala la prisa de la tarde.

 

Qui va fleurant la menthe e le thym...

florecen  aventuras, mis mayores enemigas, 

juegan el papel, ideograman los espejos, inútil kermesse,

un orgasmo centra una tonta historia:

sencilla virgen                        tatuaje mañanero

muslos asediados por el hambre y el continuo gritar de la costumbre.

 

A pesar de todo,  la pródiga mujer,  bajo  precio de la carne,

de la raíz al pubis,

translúcida de A-Z.U-L 

con su arquitectura de rosa,

con la blusa ceñida y el pantalón raído. Dilapiden esta vulva, hártense.

ET tout le reste et littérature.

 

Cogito factito, ley preferida de la memoria  

La voz repetía - si el poema existe, qué es y cuál es-

Gracias a San Agustín por entregarme un corazón en-nochecido. Incluyo palabras, restos de palabras, otra vez palabras,  la música de un tapiz antiguo, un poema.     

La poesía salvada de antemano bautizó el nombre: Mnemosine.  Los versos debían estar allí antes que yo los aprehendiera. Muchas veces el tiempo ocupó su espacio, con el desaliento de los que tienen poco; más la naturaleza refrendó el jardín, y el último cuadrado de la luz. 

Quién fue el mejor modelo.  Una mujer encarnada en tres versiones: Los lectores estarán de acuerdo o no con  mis poemas,  paráfrasis de la noche a la que pertenecen los ángeles y los demonios.  Los moralistas estarán o no de acuerdo con el modelo humano cuajado de hogarcitos, valor último de una filosofía en ascenso. Los críticos, ¡A los críticos no los incluyo!

Las cantidades rosadas, homenajes, recuerdos familiares (lícitos) recuerdos no familiares (ilícitos)  la Tristeza. Palomas a punto de caer en la era del corazón naranja.

Mujer confesando, a costa de cenizas y  alucinaciones, ―  Qué andando, enamorada ― me hice perdidiza y fui ganada.

Otra vez: las palabras, los humos de la infancia, los zapatos tennis, el vestido de novia,  las melenas largas, la taza de café, los invitados, los versos que dejé en la libreta escolar.   

Déjame pensar, eso fue todo para comenzar otro poema.

 

Con-vivencia

Temo que las palomas se conviertan en arañas.

Nunca supe que los Pájaros de  la Conciencia

provocan ciertas gratuidades y temores,  

la frase pura no salta, solo el silencio da una palmadita y la historia a punto de caer

                          (en verdad es histérica luz).

 

No sé qué noticia pueden traer los años,  nunca decir nada;

quién espera el timbre de un teléfono con hábito de virgen elegida,

con  uñas a pedazos,

con el pecho abierto disipa la propia realidad.

 

Escribo sin dejar rastros.

Una lengua numera, los ojos                   ( no son los mismos ojos) 

el cuerpo casi litúrgico,

la nuca, casi lésbica, con aire de paloma sentenciada.

 

Detrás del espejo no basta ser mujer,

no basta una gran dosis de fragancia,

el coraje de  ser la cuentamundo y la sacacuenta, 

el golpe de los usos, una que otra vellosidad,  olor de alguna sábana,

el ¡ay! de muchacha paridora.

 

No olvido la broma del espejo.

Nunca fui la que fui,    la cabeza adolescente burlando el lazo anciano.

 

Qué manos señalan el camino, cuando el dolor es el único saldo que me queda. 

Intento la fidelidad,

reclamo las cosas que no fueron,

más allá de lo blancas que fueron.

 

Quiénes

Los rostros, conocidos de siempre abrigan la deuda de los años,

un trozo de versos con espuma,

una octava marginal,

catarsis de lirios, desdice la memoria.

 

Llegan buhoneros de signos y planetas en  primera plana,

más allá de la suerte, las habitaciones de Dios,

el espejo uncido por Virgilio

recrean el Carpe diem, memorial y puro,

la tendencia es sentarnos sobre el asiento

                  “más cómodo”

andar con zancos, a pesar de Montaigne.

  

El intelecto es un círculo vasto

vasto y vasto, con un hablar soplado

Otro círculo es el hombre y su bruta inteligencia.

En fin, la vida es astuta,

quizás el suicidio sea una delicia

y el suelo este marcado por los muertos.       

 

Chica de portada

Existo y es un modo de existir, en telas de Chagall,

en la fatiga de la muchacha que amapola el vientre,

en el tiempo de los vidrios,

en la fragancia de Chanel, en la foto exacta de María.    

 

Ahora pienso en el vestido rojo,

en Berenice rapando su cabellera, 

en un círculo de palomas ebrias.

en el instinto y el aroma de la calle,

en la esquina que guarda uñas de colores,

en un puñado de hembras de Fellini,

 

Excluyo las colas de cigarros, los violadores, los perros,

las satánicas fotografías, las alternativas de las sogas y los lazos,

los horizontes, y la rabia de las madres que aman contra todos los infernos.

Excluyo a las Marías.

Siempre en la portada,  los ojos ven  algo parecido a una muchacha feliz.

 

Diana

                                                                        Desnuda entre los pájaros de arco y flecha
                                                                                                                     Dylan Thomas

Una muchacha guarda el pétalo matizado de penumbra, las alas de los pájaros y la sombra de la luna insensible a las flechas de amor, el clítoris marca la plenitud de nieve.

Yo no quiero la sangre ni su espejo

Por mis venas no nombres no agonía

sino cabellos núbiles circulan

no una razón contra el espejo, no un espejo, blanco, blanco del trazo olvidado de la calle, de la calle larga,  larga  por demás.

Una mujer preñada,  una cabalgata, cuatro frutos, la colección de centavos y la negritud que esconde la blancura al fondo del  espejo.

Este mundo mío,  este mundo mío, solo mío,  me excede, me tienta,  desnuda entre los pájaros de arco y flecha

 

Sísifo moderna

Sin novedad. Las mujeres escriben versos en el siglo XXI

hablan a solas, sin la fiebre de amor a cien años del Poema Veinte.  

 

Sin Novedad. El amor puede ser uno mismo,

la filosofía de quién lo tiene todo (y no tiene nada)

          los yerros y las influencias,

         un módico cerebro en la maldita avidez de algún poema,

         una nota sexual, divinamente maldecida.

 

Sin Novedad. Este corazón espeso y duro, el polvo de la peor metáfora,

la popularidad de la exitosa mujer                         un agresivo- Yo-

 los avatares de ser la rosa negra entre las rosas blancas.

 

Sin novedad. Las poetisas  del país, entre la Nieve, entre las fleurs du mal  y el velo de Hernani, entre las tendencias y las pinceladas. Adán, receta vital, en el muro del Malecón, espera a Eva, mientras la tía Tula busca su retrato. Paradojas sin fin con puños de madera.

Si fuera Dulce María me confesaría. Pero no: Sísifamente, guardo silencio.

 

Esta lírica mano azul sin sueños

 La suerte y la ironía, urgen la salvación del mito: La sospecha,  los caracoles, un  antifaz de virgen impoluta, en la escritura del silencio.

Y al alejarme irónica, intocada y gloriosa. De flor a lombriz, van las Marías, con el dogma humanizado del espejo.

Bajo un telar de lunas; contra la dádiva, fertilizada ficción de aquel tatuaje, y la muchacha primera de la lista.

Y muchas que trascienden a las flores de invierno,  Pálidas o morenas, voluptuosas o fuertes,  palomas desnudas, el lujo de la esperma,

el adorable obsequio de los labios,  nombres bíblicos, y la indefensión circunstancial de Santa Teresa.

Vuelve el azar con sus  licitaciones. .Los cuervos negros vuelan hartos de carne rosa Ignoran que el rosa ha muerto, salvajemente.

En todas, todas ellas, puede engarzar un sueño, muchacha que  escribe por última  vez, tras  esa línea recta del tiempo y la locura—  animal purísimo de nombre ─ y toda la piel de la sombra. 

Yo te diré los sueños de mi vida, en mi cuerpo duermen,  palomas, con poderosas alas, la ternura del poema. Esta lírica mano azul sin sueño

 

Especial para La Jiribilla
 
 
Thais Margarita Ballenilla Rodríguez: Poeta, académica e investigadora cubana. Nació en La Habana, en 1950.  Posee un Diplomado De Historia y Práctica de la Creación Poética. Miembro de la Sociedad de Amigos del Libro. Licenciada en Bioquímica, Universidad de la Habana. Máster en Ciencias Toxicológicas. Investigador Titular. Asesora del Centro de Control Estatal de Equipos Médicos y el Buró de Protección de la Salud del MINSAP. Publicaciones de artículos y libros científicos. Premio Anual de la Salud 2004 en la categoría de Libro. Premio Seminario Nacional Martiano, 1979; Premio Nacional de Poesía Rafaela Chacón Nardi, 2006, con Inventaré una Despedida, Edic. Extramuros, 2010. Primera Mención concurso Ada Elba Pérez, 2005; Premio de Poesía Oros Nuevos, 2009 con el poemario Amar. He aquí la Poesía.  Publicaciones Inventaré una despedida se presentó en la XX Feria Internacional del libro 2011. Otras publicaciones en boletines como Plaza del Escribano de la Casa de Cultura de Plaza de la Revolución y en blogs como Alas Cuba y otros blogs Estudios Literarios en Perú y en sitios web de diferentes países.  En E-book Mil poemas para Miguel Hernández, y Mil Poemas para José Martí, Proyecto de  Alfred Assis, Isla negra, Chile. Revista Digital Cubana, La Jiribilla. Antologada en: Antología Poderosos Pianos Amarillos, Edit. La Luz, 2014. Feria del libro 2014. Tiene  publicaciones en revistas impresas y digitales nacionales y extranjeras. Ha participado en los Festivales Internacionales de Poesía Proyecto Sur desde el VIII Festival hasta la actualidad, Coloquio Nacional 10 años de la creación de la Peña  Corcel de Fuego,  Vigilias por el día internacional de la poesía desde el 2004 hasta la fecha, como poeta invitada en la VI Bienal Identidad (homenaje a Ada Elba Pérez en setiembre del 2007) lecturas y otras actividades de talleres  literarios y Tertulias.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato