Tout va bien!

La 17 edición del Festival de una de las cinematografías más singulares del mundo —la gala— llega nuevamente a los cines cubanos. Acción siempre posible por auspicio de Cinemanía, la Alianza y Embajada Francesas en Cuba, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y la Cinemateca, entre otros responsables.

En medio de la celebración cinéfila que siempre es el festival un grupo de cineastas en su mayoría franceses hizo un paréntesis en La Habana para intercambiar criterios sobre el revigorizado clima de las relaciones entre Cuba y Francia y, por supuesto, de lo que esto supone de ventajoso para el cine galo en cuanto a su interacción con un público cada vez más fidelizado.

La heterogénea mesa compuesta por directores, actores y productores se lució con las intervenciones de, entre otros, Simon Brook, Pierre Niney, François-Xavier Demaison, René Bonnell, Hugo Gélin y Ruben Alves. Estos dos últimos, directores vitoreados en Francia el pasado año por sus cintas Como hermanos (2012) y La jaula dorada (2013), respectivamente.

Como hermanos es un filme que, en apuesta de muchos, basa su éxito en la atinada dirección de actores pues consigue una envidiable yuxtaposición de tres de ellos que no se conocían y derivaban de medios muy diferentes: François-Xavier Demaison (humorista y actor teatral), Nicolas Duvauchelle (actor de cine pero de signo muy distinto al de esta comedia) y Pierre Niney (con formación clásica del conservatorio y del teatro, es considerado uno de los actores noveles más promisorios de Francia. Lo vimos del mismo modo protagonizar el filme dedicado al modista Yves de Saint Laurent un tiempo atrás).

Cambiando de tercio encontramos a La jaula dorada que, aunque persiste en el género de la comedia, es capaz de exponer un trazo tonal distinto cuando refiere la historia de los padres de su director, el portugués Rene Alves, pero apoyada musicalmente en notas profundas y nostálgicas que dan cuenta —idiosincráticamente— del pueblo lusitano. Es una cinta asimismo comprometida con la Historia pues habla de la expatriación lusa en Francia en los duros años de la dictadura en el país ibérico.

Par de documentales también indagados en su intríngulis resultaron ofrecidos a Peter Brook. En uno de ellos, el legendario director teatral es puesto en clave cinematográfica a través de cinco cámaras ocultas instaladas por Simon, hijo y develador del know how del además sabio dramaturgo. Con estos trabajos Simon logra demostrar que no existe un “método Brook” porque: “Cada espectáculo que mi padre realiza lleva una particularidad. No creo en métodos. En eso me parezco a él”.

“Ver con claridad lo oscuro” o “mostrar todo lo que oculta”, parafraseando a ese grande “cinematográficamente nuestro”, en palabras de Luciano Castillo, es también el homenaje que hace el evento a François Truffaut, 30 años después. Conforman un conjunto de su irrepetible obra, joyas como: Los cuatrocientos golpes (1959), Jules y Jim (1962), El último metro (1980) y Vivamente el domingo (1983), todas en exhibición.

René Bonnell aprovechó la ocasión para anunciar que impartirá una conferencia sobre economía del audiovisual en la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños. Bonnell es invitado especial al Festival y se confirma como una figura imprescindible de la producción audiovisual francesa. Su efectividad en tal campo le permitió elaborar un paquete de 50 medidas que entrará en estudio e implementación por el gobierno ese país.

En Francia hay una nueva oleada de actores, creadores, personas todas que tienen un verdadero conocimiento —de eso no caben dudas— del cine que se hace “a la françoise”. Sabiduría asentada por pioneros y aquilatada por núbiles generaciones que han puesto a dicha cinematografía también a dialogar con la española, la norteamericana, etc., sin hipotecar su valor seminal.

Este 17 Festival de Cine Francés en Cuba es un reservorio natural de ese talante y talento, una vez más en evidencia, por la calidad de los intercambios entre un arte de alta costura y un público cinéfilo que lo engulle con absoluta devoción. No es ocioso decir que cubanas y cubanos ya invertimos en él desde 1997. Tout va bien!

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato