Ruben Alves:

“No soy un personaje en específico,
soy un poco de todos”

María Carla Gárciga • La Habana, Cuba
Fotos de Archivo

La jaula dorada, “la más portuguesa de las películas francesas”, como la definiera su director Ruben Alves, llegó a la 17 edición del Festival de Cine Francés en Cuba avalada por una de las distinciones que más anhelan los realizadores: el Premio del Público, otorgado en los Premios de Cine Europeo.

Hijo de inmigrantes portugueses, Alves nació y creció en Francia bajo los influjos culturales del país galo. Sin embargo, confiesa sentirse portugués de sangre y corazón. No es de extrañar, entonces, que su ópera prima, sin ser del todo autobiográfica, se inspire en la vida de sus padres y el dilema que implica la integración a una sociedad preservando, al mismo tiempo, las raíces de la otra.

Imagen: La Jiribilla

“La historia del filme es curiosa. Le presenté a mi productor Hugo Gélin, el realizador de Como hermanos, un guión inverso a esta película, o sea, era sobre los franceses expatriados en Portugal. Estuve mucho tiempo viviendo en Lisboa y quise reflejar esta confrontación de culturas. Hugo me aconsejó que lo hiciera, pero desde las vivencias de mi familia en Francia. Fue una experiencia muy buena, pero me resultó bastante difícil porque implicaba contar una historia bien cercana a mí mismo.

“Mis padres emigraron a París en los años 70, huyendo de la dictadura en Portugal. Cuando escribí el guión me propuse hablar del sentimiento del pueblo portugués, porque es una historia universal: en cada familia hay un emigrante o alguien querido que se fue, y estas personas tienen hijos después en otros lugares. Siempre está el deseo de regresar a los orígenes, pero también la dicotomía de la cultura que están adquiriendo sus hijos del país donde viven. Es una situación muy complicada y quería reflejar eso, particularmente sobre los portugueses, con esa devoción que los caracteriza: ese era el sentido de mi película.  

“No soy un personaje en específico, soy un poco de todos. Los sentimientos que reflejo de la devoción, del trabajo, de la dependencia, de no saber si quieren volver, es algo que pasa en verdad, pero mis papás no tienen ninguna herencia en Portugal, me gustaría mucho, pero no, toda esta parte es ficcional.

“El matrimonio portugués de la película se entrega mucho a Francia, en reciprocidad al país que les dio una independencia económica y la oportunidad de salir de la dictadura. Los inmigrantes portugueses se integraron bien a la sociedad francesa, tanto que casi no se habla de ellos, es un grupo poblacional muy silencioso, que no se hace notar, y en el filme también hablo de eso, porque los hijos están sufriendo un poco este silencio. Necesitaba tratar estos fenómenos que son profundos, pero desde la comedia, aunque la música es melancólica porque el pueblo portugués es muy nostálgico.

“Trabajé mucho en el guión para lograr la emoción que necesitaba y, al mismo tiempo, una ficción bien escrita. La historia se concretó en un recorrido de tres años buscando dinero y resultó increíble, porque todo salió bien. Estoy contento, sobre todo por la parte emotiva del público. Portugueses en diferentes partes del mundo me han expresado que les ha gustado mucho, y no solo ellos, también italianos, españoles y de otras nacionalidades. He recibido cartas y mensajes por Facebook de varias personas agradeciéndome la realización de este filme. El éxito que ha tenido no me lo esperaba, ha sido una sorpresa para mí. El premio de la popularidad fue increíble, porque creas la historia para el público y la recompensa de éste es lo mejor que te puede pasar.

Es la primera vez que vienes a Cuba y presentas un filme en el festival, ¿cuáles son tus impresiones?

Cuba para mí no ha entrado todavía del todo dentro del fenómeno de la globalización, entonces creo que es un país intelectualmente puro, el pueblo está muy cultivado. El festival es muy importante, y me impresiona que el público cubano sepa y esté muy atento a todos los detalles, la significación histórica, es increíble, por tanto es un placer y una gran felicidad presentar aquí mi película. Llevo un año viajando por el mundo con La jaula dorada y terminar el itinerario en Cuba es muy fuerte.

Como joven realizador, ¿cuáles son tus criterios sobre el cine francés contemporáneo?

El cine francés recorre un buen camino porque está muy diversificado y eso es lo más importante. En la creación no te puedes encerrar en una sola cosa, tienes que tener de todo: en Francia hay cine de autor, cine independiente, cine comercial, cine del gran público, etc. Está presente el patrimonio de la cultura y la historia del cine francés, pero, a su vez, la influencia del cine anglosajón, o del gran público, muy business. Entonces, se produce una mixtura que pienso es muy positiva, porque existe un abanico para todos los gustos.

Próximas experiencias cinematográficas…

Estoy trabajando en otro proyecto, una historia difícil que voy a tratar de hacer de una forma ligera, parecida a La jaula dorada, pero sin tantos matices de comedia. Es sobre la identidad personal del ser humano, un tema fuerte con el que me gustaría regresar al festival de Cuba.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato