Estudios de Animación del ICAIC

Mucho más grande que Meñique

Roberto Miguel Torres Barbán • La Habana, Cuba
Imágenes de Internet
Viernes, 9 de Mayo y 2014 (12:38 pm)

Casi una década después de que Ernesto Padrón llevará al guion sus ideas sobre Meñique, el primer animado cubano en tecnología 3D, por fin la obra ya esta lista para comenzar a exhibirse en las salas oscuras del país en la  etapa veraniega, cuando se presente como el principal estreno de la animación cubana en el año en que el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) arriba a su aniversario 55. La presentación, según confirmaron a La Jiribilla directivos de la institución, tendrá lugar el próximo 20 de julio.

Imagen: La Jiribilla

Inspirado en la adaptación qué  Martí hiciera para La Edad de Oro de Pulgarcito, del francés Edouard Laboulaye, este Meñique del siglo XXI llega con atractivos añadidos a su tecnología de producción pues cuenta con la música de Silvio Rodríguez, Anabel López y Edesio Alejandro, quien tuvo a su cargo la banda sonora que el músico español Manuel Riveiro orquestó, a los que se suman las voces de Yoraisy Gómez  y Lieter Ledesma quienes interpretan a los protagónicos.

La cinta es coproducida entre los Estudios de Animación y la empresa gallega Ficción Producciones. En dicha unión la entidad cubana realizó la película, mientras el grupo español asumió la licencia del programa Lightwave, la composición, la iluminación de varias secuencias de la cinta, efectos especiales y los sets de luces de las locaciones.

Esta coproducción ha demorado no solo por cuestiones de producción sino porque para esta experiencia inicial con la tecnología 3D se tuvieron que realizar importantes inversiones de equipamiento, enfrentar un cambio de software, así como la capacitación del equipo de trabajo. Tampoco había experiencia en el área de producción en 3D.  

“Meñique ha sido una escuela viva en la que hemos tropezado, nos hemos demorado, pero logramos el primer largometraje realizado en 3D en Cuba”, precisó Armando Alba, director de producción de los Estudios de Animación del ICAIC y uno de los protagonistas de la concreción de este sueño de la animación cubana.

Alba quien acumula una amplia experiencia en la entidad donde labora hace casi dos décadas destacó el espíritu de trabajo, talento y creatividad que distinguen a quienes trabajan en los diferentes pisos del edificio donde radican los Estudios de Animación, sede inaugurada por Fidel en 2003. “Desde entonces los Estudios… ampliaron su espectro tecnológico y creativo en modernas instalaciones y con un equipamiento para asegurar el éxito en la creación del cine digital, aunque es necesario admitir que la tecnología en materia de animación está en constante avance y de cierta manera se vuelve necesaria su actualización”.

Imagen: La Jiribilla

La animación en el país, desde sus primeras producciones en 1960 ha ido transformándose y avanzando, gracias a lo cual forma hoy parte incluso del imaginario popular y continúa marcando la niñez y adolescencia de varias generaciones de cubanos. Desde aquellos años iniciales, cuando la animación tradicional a base de tinta china, acetatos, pinceles, plumas, cartulinas y temperas signaron la realización de El maná  —primer filme de la animación cubana— y los que le siguieron bajo la firma de reconocidos realizadores como Juan Padrón, el padre de Elpidio Valdés o Tulio Raggi creador pocos años después de El negrito cimarrón y más tarde con Ernesto Padrón, Jorge Oliver o Mario Rivas, quienes destacan entre las principales figuras de esta especialidad.

A lo largo de estos años se ha logrado una amplia producción en largometrajes y cortos animados que  ha alcanzado más de 70 premios internacionales en festivales de gran importancia, como Espinho, Cannes, Huelva, Nueva York y Moscú, la mayor parte de ellos desde antes de 1998, cuando se introduce la tecnología digital. “Si bien la época de los dibujos sobre acetatos fue quedando atrás, la animación en papel no ha quedado sepultada. Con la técnica tradicional se animan canciones y cortos, por ejemplo muchos clips de canciones infantiles son una nueva  línea de producción desde el 2006”.

Sobre los momentos actuales de los Estudios de Animación, Armando Alba precisó que la mayor riqueza de ese centro es su capital humano, formado en su mayoría, por jóvenes creadores que provienen del campo del diseño, las artes plásticas y la informática pues aún la Facultad de Medios Audiovisuales del Instituto Superior de Arte (FAMCA) precisa incluir este género dentro de sus planes de estudio.

En cuanto al trabajo en el interior del país el directivo explicó que actualmente también se producen en Holguín, Las Tunas, Cienfuegos y Camagüey. Entre las principales debilidades de la animación contemporánea cubana identificó el guión, pues éste es fundamental para contar una buena historia.

Sobre esos caminos avanza la animación cubana, además del estreno de Meñique este verano, se anunciaron los últimos pasos que cubre la realización de Juan Quin Quin en Pueblo Mocho, próxima a salir, así como la producción de múltiples video clips y series para la televisión. Entre ellos destacan los largometrajes Samuel y el agua y Kaporito, el guardián de la montaña, ambas coproducciones con la República Bolivariana de Venezuela.

“Los Estudios de Animación del Icaic, agregó Alba, continúan en este 2014 la realización de las series televisivas Pubertad, de Ernesto Piña; Aventuras en la Isla del Coco, de Jorge Oliver; y Cuentos para una abuela, de José Martín. Asimismo para la Tv se produce la serie infantil Tremen2 Clips, creada y dirigida por Ernesto Piña, Las historias del taller y una nueva  serie de cortos de un minuto, dirigida por Paul Chaviano”.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato