Gaceta de Bellas Artes, el comienzo de un nuevo sentir artístico

Un año especialmente importante para la vida cultural cubana fue 1923. Aunque despuntó con un hecho de carácter político —la Protesta de los Trece, ocurrida en marzo, en contra de los desafueros del gobierno de Alfredo Zayas—, el hecho de que los protestantes estuvieran imantados, desde comienzos de la década del 20, por la fuerza de un poeta  llamado Rubén Martínez Villena, unido a otros jóvenes actuantes en nuestro mundo artístico, quienes también estaban permeados de ideas revolucionarias, significó, por primera vez en nuestra historia, la unión entre la vanguardia cultural y la vanguardia política, organizada entonces, aunque de manera informal pero sí con ideas muy precisas, en lo que se conoce como Grupo Minorista, con Villena como figura capital, y  cohesionado en torno a ideas estéticas y p