Dame la Sabon, dame la Trade Gothic

Fabián Muñoz • La Habana, Cuba
Imágenes: Cortesía del autor
 

Como esto es una charla sobre tipografías, seré fiel al tema y voy a leer en letra impresa este texto redactado en Arial de 11 puntos. Para mi gusto, la arial es la letra idónea para trabajar en Word Pad y en Outlook. Sentirse cómodo con una tipografía depende también del programa que emplees. Yo no podría escribir este mismo texto, en Arial de 11 puntos, en QuarkXpress, por ejemplo.

Pienso que la elección de una tipografía no obedece solo a su belleza, legibilidad y contexto, sino que tiene que ver con las manías inexplicables de un diseñador, pasa como con la ropa: tienes que sentirte cómodo con ella.

Imagen: La Jiribilla

Titulé esta charla "dame la Sabon, dame la Trade Gothic", como cuando niño pedías a los mejores para jugar pelota. En tipografía elijo a la Trade Gothic y a la Sabon como las primeras, y sucesivamente a la Trade Gothic impresa y digitalizada, a la Sabon con idéntico tratamiento, otra vez a la Trade Gothic con efectos del quark x press trabajados posteriormente con filtros en photoshop, de nuevo a la Sabon con similares tratamientos, otra vez la Trade Gothic contorneada en illustrator y manipulada en escáner e impresora en modo económico, —y ya aquí solo entre Sabon y Trade Gothic hay siete plazas—, para dejar en los dos últimos cupos a las letras decorativas y dibujadas.

Aun con esta tendencia aparentemente reductora, confieso que siento gran alegría cuando me cae en las manos un disco tipográfico. Me entusiasmo con muchas de ellas pero siempre termino con la Trade Gothic y la Sabon.

Antes había trabajado con la News Gothic y la Bell Gothic. Vi a la Trade Gothic en Linotype, en su web. En este sitio recomendaban para masas de texto a la Garamond, la Caslon, la Baskerville, la Helvética, la Monticelli, la Times, pero cuando vi la palabra Trade Gothic escrita con tipos Trade Gothic apreté el botón con la misma alegría electrizada con que el jurado de La Voz Kid reclama a un talento musical. Después compuse un titular en Trade Gothic y resultó hermoso, y maqueté un párrafo con justificación completa a diferentes interlineados y me pareció sólido y transparente a la vez.

La Trade Gothic es sobria, pero puede gritar cuando va condensada en alto puntaje, es moderna pero al margen de las modas, tiene una g minúscula graciosa y es armónica, afinada y rítmica. Ofrece la ventaja de lucir mejor en pequeños puntajes de 8.5 a 9.5 en columnado estrecho y en puntajes altos como 72 y 96. Es una tipografía social. Sabon es una tipografía literaria, pero Trade Gothic es un pasquín que tiene mucho de mensaje político, deportivo, comercial y cinematográfico.

Imagen: La Jiribilla

¿Cómo vi a la Sabon?

A veces busco tipografías en un viejo libro Letraset. Tiene alfabetos que no he encontrado en discos tipográficos, y que los puedo escanear y emplear con todas las impurezas del papel impreso. Hay gente que dice que yo trabajo con churre, y es cierto que rechazo la pulcritud de la factura digital.

Volviendo al Letraset, allí tengo marcadas las letras que más me gustaban cuando estudiaba en la universidad. Estudiaba periodismo y no diseño, y es curioso que mis preferencias de antaño fueran similares a las actuales. Tenía señaladas unas cuantas romanas que se parecen a la Sabon. Desde entonces perseguía la belleza en las letras, y por suerte en las tipografías clásicas la belleza es funcional. Y la Sabon tiene el aire de esas letras; es grácil, y cubre con suavidad el alto del renglón conformando una mancha tipográfica más uniforme que la conseguida con la Garamond o la Caslon. Luego supe que la Sabon era preferida por los diseñadores alemanes de libros. Y en Alemania, en Leipzig, hay o había una feria del libro famosísima a la que enviaban los libros más hermosos del mundo; y en Leipzig nació Juan Sebastián Bach, que es cómico pensarlo, habría sido un alemán de la RDA, y Bach componía y tocaba como se debe realizar una página, con planos sonoros chocantes en los que la improvisación juega un papel importante. Esta es la razón por la que me gusta tanto la Sabon. Es una justificación rocambolesca pero como dato histórico es irrefutable.

Imagen: La Jiribilla

En mi trabajo empleo estas dos familias tipográficas porque son alfabetos individualmente hermosos y legibles; y porque ambos garantizan titulares, epígrafes, subtítulos y pies de notas impecables. Si colocas un titular en Trade Gothic en la parte superior de un párrafo en Sabon, este funciona como separador que demarca textos y que equilibra tu página. Si por el contrario, utilizas un titular en Sabon sobre un párrafo en Trade Gothic, tu diseño gana una elegancia lograda simplemente con dos tipografías. Por eso digo que la Sabon y la Trade Gothic me dan tranquilidad y tiempo para concentrarme en pensar una página, un anuncio o un cartel. Trabajo confiado en que cuando ponga el texto en su caja tipográfica o en un punto del papel este quedará bien. 

Pero hay días y encargos en que quieres otra cosa. Sobre todo en trabajos publicitarios y de cartel porque la verdad es que en proyectos editoriales, me siento casi incapaz de usar para textos largos otras fuentes que no sean estas dos.

Hay días y encargos en que uno tiende a la "descarga" en los diseños. Entonces entran a jugar tipografías decorativas o dibujadas. Veo estas letras, sin temerle a la palabra, como adornos, como recursos expresivos que enriquecen pero que no definen el diseño. Letras como Nasty, Platelett, Cooper, Masquerade, son muy útiles pero no esenciales en mi trabajo, el cual considero que no es racionalmente sereno, equilibrado, en cuanto a concepción, pero diría que con la Sabon y la Trade Gothic es suficiente para llegar a lo esencial. Es como si estas tipografias decorativas fueran imágenes al mismo nivel de las otras dibujadas o fotográficas. Son imágenes puras, porque evito cargar con significados a una tipografía. Nunca usaría para una imagen de un dios griego una tipografía cirílica, nunca pondría Nueva York con una Plaza. En este sentido imagen y tipografía deben convivir solo a nivel formal, como decía hace un rato, a nivel gráfico.

No hay racionalidad, no hay teoría matemática en mi estrecha paleta tipográfica, a todas las letras las seguiré buscando con el intuitivo criterio de la belleza. Pero la Sabon y la Trade Gothic tienen el elixir de la juventud.

Imagen: La Jiribilla
 

Ponencia presentada en el evento teórico de la Sexta Bienal de Tipografía Latinoamericana Tipos Latinos, La Habana, abril, 2014.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato