Entrevista con RAUPA

Tipografía e imagen:
“siempre en paralelo”

Mabel Machado • La Habana, Cuba
Imágenes: La Jiribilla y cortesía de TL
 

Me encanta el trabajo con la tipografía, pero me gusta más la experimentación con la imagen”, acota Raupa (Raúl Valdés) antes de comenzar esta entrevista, para “curarse en salud”, como decimos los cubanos. El ilustrador, cartelista y realizador de audiovisuales con aproximadamente diez años de experiencia como profesional, se cuenta entre los más destacados del ámbito nacional en materia de diseño gráfico, pero sus materiales no suelen tener a la tipografía como el componente esencial.

Imagen: La Jiribilla

De su ordenador han salido, año tras año, los carteles de varios filmes cubanos, la imagen de la Muestra Joven del ICAIC, los spots de la Casa de las Américas y muchos otros trabajos por los cuales ha sido reconocido con varios premios. Hace unos días, con un grupo de sus videos cortos promocionales hechos para la Casa, recibió, junto con otros cuatro colegas, el premio Caja Alta, que otorga cada dos años la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Pocos meses atrás, los Premios Lucas de la televisión local lo colocaron a él y a sus amigos Edel Rodríguez (Mola) y Nelson Ponce, nuevamente en la top list de los diseñadores de avantgarde del país, por su video clip “El vuelo del moscardón”, hecho para Aldo López-Gavilán.

Recientemente Raupa participó como invitado y conferencista en la Bienal de Tipos Latinos, una iniciativa que ha servido para promover el trabajo con la tipografía en el ámbito latinoamericano. Además de que una muestra de su producción fue seleccionada para formar parte de la exposición que quedó abierta el 24 de abril en el Museo Nacional de Bellas Artes, dentro del programa de charlas ofrecidas en el Instituto Superior de Diseño se incluyó una intervención suya sobre el uso de caracteres y texto en el audiovisual. “Dale play!”, la conferencia que impartió ante jóvenes estudiantes de la especialidad, tuvo como objetivo la socialización de saberes aprehendidos fundamentalmente en la práctica.

En la Isla, además de las asignaturas que se incluyen dentro de la formación curricular de los diseñadores referidas al uso y experimentación con los abecedarios, existen muy pocos espacios para abordar el tema.

Imagen: La Jiribilla

Desde tu punto de vista, ¿qué importancia le otorgan los diseñadores cubanos a la experimentación con las tipografías?

La tipografía viene a ser la estructura de muchas cosas. Puede ser que alguien sepa dibujar muy bien, o crear un logo, pero si no sabe cómo manejar la tipografía, encontrar la variante justa entre las negritas, bold, condensadas y otras, si el diseñador no sabe cómo utilizarlas dentro de la composición de un cartel, le faltará bastante para ser realmente bueno en lo que hace.

De todas formas, los cubanos no explotamos tanto las tipografías del modo en que se hace en otros países como Alemania, por ejemplo.

Sí, hay una tendencia de larga data en el  diseño, específicamente de la cartelística europea, que se basa fundamentalmente en el uso de los tipos gráficos…

Exacto, pero eso aquí en nuestro país no se ve tanto. Tiene que ver, imagino yo, con el entorno en el que vivimos: el Caribe, los colores, un cierto “desparpajo” en la manera de ser.

Los alemanes, para seguir con el ejemplo, son más academicistas, puede decirse que tienen una escuela de tipografía y además mucha influencia de la Bauhaus. Los polacos también hacen un trabajo espectacular en este sentido.

Aquí su uso no es central, a no ser que sea muy necesario de acuerdo con el tema o el objeto. La utilizamos casi siempre en paralelo a otros elementos de diseño.

¿Cuánto puede evolucionar un abecedario desde el punto de vista del diseño? ¿Cuántas variantes, facetas, consigue tener?

Hay familias tipográficas muy sencillas, que no evolucionan, pero hay otras clásicas, hechas por tipógrafos con mucho nivel, que tienen hasta 20 variaciones.

Imagen: La Jiribilla

¿Existen referentes de peso en este ámbito del diseño en América Latina, como pretende hacer ver la Bienal?

Tipos Latinos reúne a un grupo grande de personas en el continente y da a conocer sus experiencias a nivel regional, lo cual ha sido importante para estar al tanto de lo que los otros hacen.

Sí considero que hay colegas que están proponiendo cosas interesantes en este campo. Aquí mismo en Cuba, Daniel DeMilán, quien es el coordinador de la Bienal en el país, ha desarrollado dos o tres tipografías algunas muy experimentales y otras con mayor utilidad práctica directa. El trabajo de creación, la “obra” de diseño es muy difícil de lograr en este caso, lleva mucha dedicación; por eso tampoco abundan los tipógrafos.

¿Con qué otro oficio o tarea pudiera compararse la profesión de tipógrafo?

Es casi incomparable. Un profesional puede demorarse diez años haciendo un alfabeto. Claro, hay tipos de letras que se hacen en un día. A eso le dicen alfabetos display, que son fáciles, para computadoras. Son muy bonitas también, se usan en los carteles generalmente, pero tienen menos rigor. Con esto último me refiero a que no se tiene en cuenta de la misma forma la separación entre las letras, el interlineado y otras cuestiones.

Las tipografías más difíciles, que tardan mucho en hacerse, pueden usarse por lo general en cuerpos de texto, porque deben tener tamaños adecuados, leerse bien, etc. Las tipografías display, por regla general, no se hacen para esto.

Yo mismo he hecho tipografías display y he puesto mayor énfasis en la belleza que en la legibilidad. Hay que tener mucha paciencia para lograr resultados mejores y para consagrarse en esta rama del diseño.

¿El uso de determinadas tipografías se asocia a variantes del diseño particulares? ¿Tú mismo puedes decir que usas más una que otra?

Tiene que ver con el momento. Los diseñadores tenemos “rachas”. Puedo pasarme un año utilizando una y luego dos empleando más otra. Si tuviera que generalizar te diría que uso mucho la Futura, que a mí me parece muy bonita. 

¿Qué elementos hay que tener en cuenta para trabajar con una en específico?

Cuando me pongo a trabajar, casi nunca selecciono una tipografía por lo que me quiere decir. A veces los diseñadores prefieren usar una “pinchona”, que tiene terminales muy filosos, porque van a hacer, por ejemplo, el cartel de una película de asesinatos. A mí me gustaría usarlas también así, pero no considero que tenga una experiencia grande con las tipografías y de hecho, tampoco tengo muchas tipografías a mano, debería tener más. Entonces, lo que hago es tratar de que el texto acompañe a la imagen, más que el proceso a la inversa.

Imagen: La Jiribilla

¿Pudieras ubicar algunos ejemplos (proyectos, trabajos, obras) que califican como “clásicos” en esta especialidad del diseño?

Hablando de lo que tenemos más cerca, tendría que volver a mencionar el trabajo que hace Fabián Muñoz con la tipografía. Hay que ver el tabloide Noticias de Arte Cubano para reconocer un trabajo integral. Esa publicación obtuvo el premio Caja Alta de la UNEAC el año pasado y ahora acaba de ganarlo nuevamente. No solo por los premios puede afirmarse que lo que él produce tiene un alto nivel de calidad; sus diseños reflejan una importante búsqueda ilustrativa y de tipografías. Y aparentemente él tiene una gran apertura ante la tipografía, explora mucho ese mundo, pero, según lo que explicó en su conferencia durante la Bienal de Tipos Latinos, para la mayor parte de sus realizaciones casi siempre se vale solo de dos familias.

¿La televisión tiene alguna exigencia para el trabajo con caracteres?

Que tiene que ser muy claro. Para dar un mensaje textual, uno tiene que tener en cuenta que existe una línea de tiempo, que el texto se va a ver en pantalla durante un lapso determinado, que hay límites.

Últimamente yo me he enfocado en hacer spots con los textos súper claros, en primer lugar porque sé que así no deben mandarlos a rehacer en la televisión, y, además, porque me he dado cuenta de que la gente necesita leer.

¿Qué les ha aportado a los profesionales del diseño que la Bienal de Tipos Latinos tenga una subsede en Cuba?

El simple hecho de dedicar una actividad a la tipografía es ya un aporte. No abundan las acciones enfocadas a este campo en particular. Además, la manera en que se ha organizado también ha sido provechosa, porque no ha sido una cumbre solemne a la que asisten los integrantes del Consejo de Tipos Latinos; sino que, con la coordinación de su representante en Cuba, se ha propuesto llevar a cabo intercambios de experiencias entre profesionales del diseño en general, más que entre tipógrafos.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato