Pepe Menéndez:

Seducir con las formas

Ana Lidia García • La Habana, Cuba

Para el diseñador cubano José (Pepe) Menéndez las letras no son solo trazos que conforman una palabra. Las letras, si se utilizan con una intención precisa, tienen el poder de cautivar al lector. Aquello que fue redactado para leerse, debe comunicar con su contenido y también con el espíritu que transmiten sus formas; por eso cuando se ocupa del diseño editorial de una publicación tiende a usar tipografías que destaquen por su simplicidad y limpieza, y que a la vez sean seductoras: “El prospecto de un medicamento o el plegable con la explicación sobre el uso del salvavidas en un avión también muestran siluetas claras y legibles, pero no tienen la intención de conquistar; no poseen elementos que intenten atraerte. En esos casos el diseño es neutro”, concepción alejada de la que pone en práctica cuando intenta que un texto invite, que el usuario se identifique con él, explica a La Jiribilla.

Imagen: La Jiribilla

“Para lograrlo —precisa— existen ciertas reglas que deben ser respetadas como, por ejemplo, la jerarquía. Debo saber qué me interesa que se vea primero, qué quiero reafirmar. Si voy a resaltar un extracto del todo, tengo que tener claro para qué y cómo lo voy a usar, porque no tiene sentido ponerlo en igual o menor tamaño de fuente que el resto del contenido. Todos esos elementos te ayudan a hacer un trabajo atractivo”.

“Además, la manera en que se organiza el contenido en términos visuales, define el perfil y la personalidad de la publicación, que puede ser muy orientada hacia la claridad o generar interacciones en la dirección opuesta. La distinción se consigue articulando elementos para que el público la reconozca y se identifique con ella a través del tiempo. La tipografía es esencial para lograr esa diferenciación”. De igual forma, son importantes la ubicación en la página de cada elemento, el contraste figura-fondo, las particiones, la extensión de los renglones”.

“Hay casos que son puntuales como el cartel de una obra de teatro, que no tiene que fijar pautas temporales. En Cuba, por lo general, se hacen piezas independientes para tales presentaciones; sin embargo, en otros países existen grupos de teatros que buscan la coherencia entre las promociones de sus puestas en escena para que el peatón identifique con rapidez la compañía. Ellos le otorgan mayor relevancia a la coherencia del total, aunque ese sistema vaya en detrimento de la singularidad de cada entrega visual”. 

Algunas de estas concepciones, avaladas por su experiencia en el diseño editorial de revistas como Dédalo, Conjunto y La Siempreviva, también fueron compartidas por Menéndez recientemente en el ciclo de conferencias dirigidas a estudiantes del Instituto Superior de Diseño (ISDi) que organizó la Sexta Bienal de Tipografía Latinoamericana Tipos Latinos 2014 en La Habana el pasado mes de abril. En su opinión, ese intercambio demostró que en la nueva generación de diseñadores cubanos hay personas muy capaces de trabajar con la tipografía de manera actualizada —en términos de tendencias internacionales—, y eficaz en cuanto a objetivos de la selección y el uso de determinadas fuentes. Considera también que ese encuentro evidenció la habilidad de estos profesionales para mirarse a sí mismos, revisar su producción y sistematizar algunas ideas alrededor de ella.

Según apreció en las charlas, “esos mismos creadores tienen conciencia de la intensidad y la intención con que usan el diseño tipográfico” aunque, por otro lado, no cree que en Cuba pueda hablarse de una producción consolidada de fuentes tipográficas. Mientras que en Latinoamérica se divisa un auge en tal sentido: “Si bien todavía no podemos compararnos con los grandes centros de creación que son Europa y EE.UU., se desarrollan proyectos de elevado nivel como se hizo palpable en la reciente exposición de carteles de la Bienal en el Museo Nacional de Bellas Artes”.

El también Director de Diseño de Casa de las Américas piensa que esta generación continúa siendo conocida por la creación de carteles, que es la gran bandera del diseño cubano, tema por el cual Cuba aparece en el mapa de la historia gráfica mundial: “Casi siempre se habla de las obras de los años 60 y 70 del siglo XX y se particulariza en las de cine y en las de perfil político. Estamos lejos de esas glorias del diseño nacional, de acercarnos a ese momento de extrema brillantez, pero sí constatamos con mucha solvencia que el diseño en nuestro país está en franco desarrollo, que cuenta con excelentes profesionales los cuales comienzan a ser reconocidos incluso fuera de la Isla. Con asiduidad enviamos creaciones a las bienales internacionales, nos invitan a dar conferencias y talleres, a fungir como jurados, a escribir artículos para publicaciones de gran prestigio científico. Ya vemos que incluso se hacen sitios web en el extranjero sobre diseño cubano, se publican libros donde esta generación ya no es el capítulo final sino el centro del texto y el pasado está como referencia histórica. Vemos con agrado que se ha invertido el orden”.

Imagen: La Jiribilla

El diseño gráfico se abre paso en Cuba

Como miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y participante en el Concurso Caja Alta, Pepe Menéndez tiene un amplio conocimiento sobre el estado actual del diseño editorial en Cuba, una esfera que en su opinión se hace cada vez más interesante, sobre todo en publicaciones periódicas. “De los libros no podemos decir lo mismo —aclara—; se hacen muy pocos con buenos diseños e impresión. En ese fenómeno influyen mucho las tiradas masivas. Estamos logrando que un mayor número de personas accedan a ellos, pero con esa política renunciamos a la calidad”.

Por otra parte, se refiere al rediseño en los últimos tiempos de periódicos como Granma, que hoy gozan de una visualidad mucho más atractiva. Hace énfasis en revistas como Unión; Opus Habana —“que sigue siendo una referencia”—; OnCuba y Cuba Contemporánea, “la vedette del momento”; Conjunto y La siempreviva y el tabloide Noticias de Arte Cubano “que es un ejemplo de experimentación oportuna”.

Esas posibilidades, asegura, continuarán expandiéndose fundamentalmente en la web, que brinda opciones inimaginables. “En las pantallas desaparece la obligación de leer de principio a fin. Además, el lector no está obligado a seguir un texto estático, todo lo contario, puede estar en movimiento. Dicha interacción implica otros retos y aunque ya se tienen experiencias fantásticas en ese campo del diseño editorial de publicaciones periódicas on line, pienso que solo estamos asomándonos a un mundo que se dinamizará mucho más”.

Asimismo, aprecia que el diseño comienza a consumirse en otros espacios como el sector privado: “Hay ejemplos de negocios asumidos con muy bajo presupuesto, pero a la misma vez resaltan casos que desde su concepción piensan en la visualidad y para ello solicitan los servicios de profesionales graduados de nuestro instituto. Vivimos un periodo de aprendizaje donde se probará que las personas ya no se contentan con la calidad del producto sino que valoran también las otras experiencias que tienen a la hora de consumirlo. Probablemente en un momento de apuro baste con un bocadito sabroso, pero en otras circunstancias las personas buscan el confort y entonces el diseño visual adquiere mayor relevancia. Ello demuestra que en determinadas ocasiones de consumo las expectativas son más elevadas”.

“En la medida en que el diseño se haga más visible y cumpla con su rol social, más la ciudadanía aprenderá a consumirlo. Una cosa lleva a la otra. La cultura para apreciar esta manifestación del arte no se adquiere por decreto, va siendo asimilada poco a poco. Tenemos el talento necesario para mejorar y existen muchos caminos para avanzar. Además, contamos con algunas personas que poseen conciencia de su utilidad, aunque por supuesto siempre haya muchos otros que no tienen ni idea del asunto y toman decisiones fatales que afectan, no solo los espacios privados sino también los públicos. Pienso que el hacer va a ir mostrando la utilidad de este granito que incorpora el diseño de comunicación visual a la imagen de la ciudad y a nuestra cotidianidad”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato